Acuerdan acciones conjuntas para enfrentar tala ilegal de árboles

Entidades protectores del medio ambiente, el Inafor y Pymes, entre otras instituciones, unen esfuerzos para proteger zonas forestales y eliminar la tala ilegal. La deforestación controlada y el creciente uso de la certificación de buen manejo de la madera para el uso con fines de producción de muebles es uno de los retos de diversas […]

http://www.lavozdelsandinismo.com/img/info/deforestacion-2012-11-30-52337.jpg

Entidades protectores del medio ambiente, el Inafor y Pymes, entre otras instituciones, unen esfuerzos para proteger zonas forestales y eliminar la tala ilegal.

La deforestación controlada y el creciente uso de la certificación de buen manejo de la madera para el uso con fines de producción de muebles es uno de los retos de diversas instituciones nacionales gubernamentales, protectoras del medio ambiente y pequeños y medianos empresarios para evitar la tala indiscriminada de árboles en el país, gestión en la que se avanza progresivamente.

Cifras dadas a conocer este lunes en Managua señalan que cada año se pierden unas 70 mil hectáreas de bosques, indica un informe de técnicos del programa de Manejo Sostenible de Recursos Naturales y Fomento de Competencias Empresariales (Masrenace), tomando como base el inventario forestal, de 2008.

El documento señala existen dos razones fundamentales en la pérdida de esas áreas de bosques, una de las cuales es el desarrollo de la ganadería extensiva y la explotación inadecuada de los recursos maderables del país, a lo que se debe agregar la tala ilegal, por delincuentes que cargan camiones y con documentación falsa viajan a otros países del área, donde venden los palos a buen precio.

No obstante, el programa de certificación de buen manejo de esos recursos maderables tiene buen éxito y los fabricantes de muebles exigen en la compra de esa materia prima el documento que les garantiza la calidad de esos palos procesados y convertidos en madera utilizable por la pequeña y mediana empresa.

Técnicos consideran que la pérdida es de unas 70 mil hectáreas anuales, aunque se considera que con el uso de este método de certificación y una mayor vigilancia en las áreas forestales, así como mayor exigencia en los puntos fronterizos, esa cifra se ha logrado disminuir en 10 mil hectáreas.

El Consejo Nicaragüense de Certificación Forestal Voluntaria (Conicefv), una organización que promueve la certificación y es oficina nacional del Consejo de Administración Forestal, es el organismo internacional que legitima el buen manejo de los bosques, las plantaciones y las empresas, una herramienta de mercado que ayuda a la conservación de los recursos.

Pandora Martínez, Coordinadora del Conicefy, señaló que la Certificación Forestal es un proceso de evaluación ambiental y económica efectuado en bosques, plantaciones, Pymes o industrias, para constatar que se está haciendo un buen manejo, tomando como base estándares internacionales. En el caso de Nicaragua la certificación es voluntaria y la parte interesada debe solicitarla. La certificación, apuntó, garantiza que los muebles vengan de un bosque bien manejado.