Nicaragua

Lavada de la Plata es vivida con fervor y devoción

Asistieron al acto los integrantes de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, quienes junto a miles de feligreses se regocijaron por la llegada del Día de la Gritería

Redacción Central |


Asistieron al acto los integrantes de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, quienes junto a miles de feligreses se regocijaron por la llegada del Día de la Gritería

Miles de feligreses atiborraron la Basílica Menor Inmaculada Concepción de El Viejo, para cantar alabanzas a la Virgen del Trono durante la celebración de la Lavada de la Plata, tradición del novenario que se efectúa en toda Nicaragua.

Asistieron al acto los integrantes de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, guiada por Monseñor Leopoldo José Brenes Solórzano, Arzobispo de Managua, quien ofreció una solemne misa en honor a la Virgen del Trono, festividad con la cual culminó la celebración de los 450 años de la llegada de la imagen a Nicaragua.

“Señora madre nuestra queremos venerar tu santa imagen y te pedimos que nos permitas sudar nuestro amor ante todas las celebraciones que te han bendecido a través de la historia en cumplimiento de tu profecía ‘me llamarán bienaventurada todas las generaciones’, queremos ofrecerte este homenaje los hombres y mujeres de Nicaragua para manifestarte que estamos muy contentos de que hace 450 años pusieras tu trono en este lugar para reinar sobre los corazones de los hombres y mujeres nicaragüenses”, expresó Monseñor César Bosco Vivas Róbelo, Obispo de la Diócesis de León, durante la homilía, según El 19 Digital.

Vivas elevó sus plegarías para agradecer a Jesucristo porque los nicaragüenses tenemos la dicha de ser tan amados por Él que no solo nos hace estar en su casa junto a la Virgen, sino que nos ha colocado bajo el manto de su santísima madre y protectora nuestra.

Luego, el Arzobispo de Managua, Monseñor Brenes, afirmó que la persona de María Santísima está grabada profundamente en el corazón de cada uno de los nicaragüenses y que durante la celebración de la santa misa y de la Lavada de la Plata, la presencia de los obispos de la Conferencia Episcopal, la presencia del pueblo católico que ha venido de toda Nicaragua y de otros países, es una manifestación de cómo María es la madre, que nos protege y nos acompaña.

Brenes argumentó que la Gritería es la gran peregrinación mariana de Nicaragua, donde todo el pueblo se desborda y va por las calles unidos en un solo grito de ¿Quién es la causa de tanta alegría? La Concepción de María.

“Creo que eso es el gran gesto de evangelización porque María es la estrella de la evangelización, ella después de recibir el anuncio de que va a ser la madre del Redentor, sale presurosa a la montaña y lleva alegría a la familia de Juan el Bautista, Isabel la reconoce también como aquella que ha escogido y es dichosa porque ha creído y también que nosotros los nicaragüenses podamos escuchar esa frasecita dichosos porque hemos creído, dichosos porque tenemos a María, dichosos porque llevamos a Cristo en el corazón de cada uno de nosotros”, sentenció Brenes.

también te puede interesar