Nicaragua

Pide cuerpo diplomático acreditado en Nicaragua acatar fallo de CIJ

El canciller y el embajador de Nicaragua en La Haya hicieron una presentación de la Resolución de la CIJ al cuerpo diplomático acreditado en Managua

Redacción Central |


El canciller y el embajador de Nicaragua en La Haya hicieron una presentación de la Resolución de la CIJ al cuerpo diplomático acreditado en Managua

El Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Samuel Santos, y el embajador en La Haya, Dr. Carlos Argüello, efectuaron una presentación sobre la Sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ante los miembros del cuerpo diplomático acreditado en Managua, quienes expresaron la necesidad de respetar y dar cumplimiento al fallo, el cual es inapelable.

El ministro Santos y el embajador Argüello resaltaron que con la decisión de la CIJ, con sede en La Haya, Nicaragua recuperó la plataforma marítima en el Caribe, la cual usurpaba Colombia, tras un tratado en febrero de 1928, en condiciones oscuras, cuando esta nación centroamericana se encontraba ocupada militarmente por Estados Unidos.

Argüello explicó los alcances de la sentencia, dejando claro que el fallo es inapelable, de obligatorio cumplimiento y que fue una decisión unánime de los jueces del alto tribunal, incluso el que había elegido el gobierno de Nicaragua para que lo representara, como ocurre normalmente en la CIJ.

Por su parte, el Canciller Santos presentó los ejes de trabajo que el gobierno ha delineado en primera instancia para dar cumplimiento al mismo, con el objetivo de defender la soberanía en ese territorio y establecer una estrategia para la explotación de ese territorio marino.

Aseguró que el Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, ha manifestado garantías a las poblaciones del archipiélago de San Andrés para proteger su relación humana y social con las poblaciones caribeñas de Nicaragua.

Asimismo se refirió a la protección y conservación de la biodiversidad marina, lo cual es también una responsabilidad frente a la comunidad internacional para que la explotación no destruya las riquezas naturales que allí se encuentran.

El canciller Santos invitó a los embajadores y representantes de los gobiernos allí presentes a “reafirmar su compromiso con la justicia y el derecho internacional”, expresados en la sentencia de la CIJ.

Los embajadores que participaron en el encuentro expresaron a medios de prensa nacionales y extranjeros que las sentencias dictadas por la CIJ se acatan sin ninguna excusa, porque son inapelables y de obligado cumplimiento.

Antonio D´Andría, embajador de Italia en Nicaragua, estimó que esa es una regla general cuando dos países resuelven ir a una corte internacional que va a resolver sus controversias, después hay que acatar el fallo, porque para eso fueron allí.

Apuntó que los presentes en la cita están conscientes que el derecho internacional tiene su sistema y hay que respetarlo en el interés de todos y de la paz. Opinó que las cosas se van calmando gracias a la actitud constructiva que el Gobierno de Nicaragua ha asumido, sobre todo frente a los intereses de los isleños de la zona.

El Embajador de Honduras, Ledin Orlando Torres, coincidió con que la sentencia de la CIJ es de obligatorio cumplimiento y comentó que en el caso de su país, siempre se han acatado y reconocido los fallos de los tribunales internacionales.

Puntualizó que los fallos sirven para que haya paz entre los pueblos y prosperidad. Indicó que los allí presentes esperan que entre Nicaragua y Colombia haya paz y que se acepten los términos del fallo.

Asimismo se expresó el Embajador de Chile, Hernán Mena Taboada, quien resaltó que los fallos siempre se cumplen.

La embajadora de Venezuela, María Alejandra Ávila, comentó que en la reunión los embajadores conocieron la decisión de la CIJ. Indicó que Nicaragua y Colombia son dos repúblicas que deben conservarse la hermandad en los mejores términos.

Durante el encuentro se reiteró que el pasado 19 de noviembre, la CIJ resolvió que Nicaragua tenía derecho a su plataforma continental en el Mar Caribe, restituyendo de esa manera los derechos soberanos de nuestro país en territorio que estaba siendo usurpado por Colombia.

A pesar de Colombia haber reconocido la jurisdicción de la CIJ, el país suramericano se ha negado a acatar el fallo y denunció el Pacto de Bogotá, que obliga a los Estados miembros a resolver las controversias a través del tribunal internacional. Tras este acto efectuado por el gobierno de Bogotá, esa nación suramericana tiene que esperar un año para poner fin a su presencia en esa Corte, como se estable en esa instancia legal, con sede en La Haya.

también te puede interesar