Nicaragua

Podrá Nicaragua convocar al Consejo de Seguridad de la ONU ante conducta desafiante de Colombia

Colombia puede sufrir acciones multinacionales dictadas por el Consejo de Seguridad si mantiene el incumplimiento del fallo de la CIJ

territorio marítimo a Nicaragua
Colombia actúa negativamente tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, Holanda, y de continuar con esa actitud desafiante, incluso militar, puede sufrir acciones multinacionales dictadas por el Consejo de Seguridad de la ONU para hacer cumplir la entrega del territorio marítimo a Nicaragua, afirmó Arturo Gálvez Valega, especialista en derecho internacional, profesor de Uninorte. | aporrea.org

Redacción Central |

Colombia puede sufrir acciones multinacionales dictadas por el Consejo de Seguridad si mantiene el incumplimiento del fallo de la CIJ

Colombia actúa negativamente tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, Holanda, y de continuar con esa actitud desafiante, incluso militar, puede sufrir acciones multinacionales dictadas por el Consejo de Seguridad de la ONU para hacer cumplir la entrega del territorio marítimo a Nicaragua, afirmó Arturo Gálvez Valega, especialista en derecho internacional, profesor de Uninorte.

En declaraciones publicadas este jueves por el Boletín Electrónico, señala que Nicaragua puede convocar al Consejo de Seguridad de la ONU ante el incumplimiento por parte del gobierno de Bogotá, porque las fragatas de Colombia deben salir de las aguas territoriales de la nación centroamericana o podrían enfrentar un contingente multinacional por decisión de esa instancia de la ONU, porque el fallo de la CIJ es inapelable y de obligatorio cumplimiento.

El destacado especialista se extraña del asesoramiento que especialistas colombianos dan al presidente de ese país suramericano, porque es un acto ilegal desconocer decisiones de la CIJ o aceptar una parte del fallo y otra no. Incluso lo único que puede suceder es que la parte afectada presente nuevas pruebas no entregadas antes, siempre que no sea por negligencia. Resulta que ambos países aceptaron la jurisdicción de esa instancia legal de la ONU, que es la máxima expresión jurídica del ente mundial.

El ex presidente colombiano Álvaro Uribe propuso no acatar el fallo de La Haya y sostuvo que la nación suramericana debe seguir ejerciendo su soberanía en las aguas entregadas a Nicaragua, pese a que se presenten tensiones. Indicó que si hay que llegar hasta el Consejo de Seguridad de la ONU a responder por desconocer esa decisión, debe hacerse.

Esta expresión de un ex mandatario se considera inadmisible ante los acuerdos del derecho internacional suscritos por las naciones del planeta, apuntó. Además, es factible que cualquier país que asuma esa posición sufra algún tipo de sanción internacional.

El especialista señaló también que los fallos de la CIJ tienen efecto de cosa juzgada, son definitivos e inapelables. En pocas palabras, esto obliga a las partes litigantes a acatar la decisión, en este caso a Colombia y a Nicaragua.

Precisó que recursos de apelación como tal no hay. La única causa que puede justificar la revisión de una sentencia, y es la posibilidad que podría surgir para el caso colombiano, es el descubrimiento de un hecho nuevo, algo desconocido en el momento de la lectura de la sentencia por parte del presidente de la Corte. En ese caso la parte perjudicada puede pedir una revisión siempre que tal desconocimiento no sea debido a una negligencia de dicha parte.

La Corte de La Haya, subrayó el especialista, es el organismo estrella de las Naciones Unidas, todo el mundo la respeta y a nadie se le ocurre discutir un tema de la Corte, porque los magistrados son escogidos minuciosamente y son juristas de larga experiencia. Discutir sus fallos sería incompatible a sus estatutos y el decoro del tribunal, porque el dictar un fallo cuya validez estuviera supeditada a la aprobación posterior de las partes, eso no tendría sentido. Eso sería caótico y un conflicto eterno.

Es por eso, precisó, que las partes desde el comienzo de un proceso emiten una nota especial aceptando la jurisdicción obligatoria de la Corte, y tanto Colombia como Nicaragua debieron hacerlo.

Sobre la aceptación parcial del fallo, anunciada por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, señaló que no concibe que las personas que están asesorando al mandatario permitan que él diga semejante disparate, porque el discurso fue después de reunirse con una Comisión Asesora de Relaciones Exteriores. Es inadmisible que se acepte una parte del fallo y otra no, alegándose que la parte rechazada está violando la Constitución colombiana. Sobre este aspecto recordó que el derecho interno de los Estados está subordinado al derecho internacional.

Sobre este tema subrayó que ese es un principio fundamental dentro de la convivencia internacional. Los tratados y fallos internacionales son para cumplirlos, por lo que no se puede desconocer esta decisión, porque al hacerlo, en este caso, Nicaragua podría pedir la aplicación del numeral segundo del Artículo 94 de la Carta de las Naciones Unidas que dice que si una de las partes en un litigio deja de cumplir las obligaciones que le impone un fallo de la Corte, la otra parte podrá recurrir al Consejo de Seguridad, el cual podrá recomendar o dictar medidas con el objeto de que se ejecute el fallo, que pudieran ser militares y económicas.

Además, dijo, Colombia se ha jactado de ser un país respetuoso del derecho internacional, entonces empezaría a quedar mal y la comunidad internacional se le puede venir encima. Por eso hay que ser muy cuidadoso en lo que se dice y cómo se dice. La justicia es la justicia y si nosotros no respetamos el derecho internacional, el mundo sería un caos, una guerra constante.

también te puede interesar