Nicaragua

Pasó a Nicaragua barrera de coral más larga de América

El fallo de la Corte Internacional de Justicia otorgó a nuestro país un área considerada como la gran fuente de biodiversidad del Caribe occidental

Barrera de coral
Un área considerada como la gran fuente de biodiversidad del Caribe occidental, que estaba en poder de Colombia, e incluye la barrera de coral más larga de América y cientos de especies, quedó ahora en manos de Nicaragua, luego de la nueva frontera trazada por la Corte Internacional de Justicia |

Redacción Central |

El fallo de la Corte Internacional de Justicia otorgó a nuestro país un área considerada como la gran fuente de biodiversidad del Caribe occidental

Un área considerada como la gran fuente de biodiversidad del Caribe occidental, que estaba en poder de Colombia, e incluye la barrera de coral más larga de América y cientos de especies, quedó ahora en manos de Nicaragua, luego de la nueva frontera trazada por la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Aunque el territorio que Colombia pierde por el fallo de la CIJ no ha sido aún contabilizado en millas, la directora de Mares y Costas del Ministerio de Medio Ambiente, Elizabeth Taylor, adelantó que este país se queda sin un componente de biodiversidad importante.

Ese espacio contribuía a que Colombia fuera considerada el segundo lugar más megadiverso del mundo, apuntó Taylor.

Estas aguas, ricas en pesca y otros recursos naturales, circundan el archipiélago colombiano de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, ubicado a tan solo 190 km de las costas nicaragüenses y a 775 de la Colombia continental.

Taylor, quien es sanandresana, expresó su preocupación porque la Reserva de la Biosfera Seaflower, declarada así por la Unesco en 2000, y que con 250,000 km2 de mar supone el 10 por ciento del Caribe, quede ahora dividida.

Allí se concentran más de 407 especies de peces, 48 corales duros, 54 corales blandos, tres hidrocorales, dos anémonas, tres medusas, 130 especies de esponjas, siete moluscos, 37 crustáceos, 38 equinodermos, cuatro tortugas marinas, cinco cetáceos, 157 especies de aves, tres de pastos marinos y cuatro mangles.

La porción que queda en manos de Nicaragua tras la decisión de la CIJ corresponde al 54 por ciento de la reserva Seaflower, e incluye el 76 por ciento de sus arrecifes coralinos, según la directora de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del archipiélago, Opal Bent Zapata, citada en un reporte del boletín Cuarto Poder.

Además del valor ecológico, Nicaragua también gana con su nuevo territorio marítimo un importante caladero de caracol pala, pargo, mero, cherna, y, sobre todo, de langosta espinosa.

Precisamente, el 70 por ciento de la langosta que exporta Colombia sale de ese banco de pesca, lo que anualmente se ha traducido en un ingreso de 6 millones de dólares.

Si las pérdidas por la pesca y la protección de la reserva son un motivo de preocupación para Taylor, lo es todavía más el interés del Gobierno nicaragüense en el potencial petrolero de esta rica área, como dejó claro Carlos José Argüello, embajador de ese país en Holanda, tras conocer el fallo.

también te puede interesar