Nicaragua

Embellecen Altagracia y mejoran atractivos de ese destino turístico de Ometepe

Turistas nacionales y extranjeros disfrutan y se divierten en las playas de Santo Domingo, coronadas por el paradisíaco lago Cocibolca

camino de ascenso a un volcán
Las fiestas patronales en honor a San Diego de Alcalá se celebran al encontrarse un jardín de variadas y coloridas flores en medio del camino de ascenso a un volcán, bañarse en una piscina de aguas cristalinas que fluyen del centro de una isla, conocer de cerca familias de monos aulladores o ver la puesta del sol, desde la comodidad de una silla a la orilla de la costa, son placeres que están al alcance de todo el que visita la Isla de Ometepe. | laprensa

Redacción Central |

Turistas nacionales y extranjeros disfrutan y se divierten en las playas de Santo Domingo, coronadas por el paradisíaco lago Cocibolca

Las fiestas patronales en honor a San Diego de Alcalá se celebran al encontrarse un jardín de variadas y coloridas flores en medio del camino de ascenso a un volcán, bañarse en una piscina de aguas cristalinas que fluyen del centro de una isla, conocer de cerca familias de monos aulladores o ver la puesta del sol, desde la comodidad de una silla a la orilla de la costa, son placeres que están al alcance de todo el que visita la Isla de Ometepe.

Las fiestas patronales en honor a San Diego de Alcalá, con la tradicional procesión del santo, el “Baile del Zompopo” y repartidera de atol, tibio y platillos típicos, se celebrarán con la presencia de turistas extranjeros bañándose en las frescas aguas de la cascada de San Ramón, Hacienda Mérida, en Altagracia, municipio de Ometepe.

Para conocer los secretos y bellezas naturales de Ometepe hay que llegar a Altagracia (uno de los dos municipios de la isla) y estar dispuesto a la aventura, porque ofrece de todo, incluso para el visitante más exigente: escalar volcanes, kayak en el lago, camping, senderismo, expedición en bicicleta, a caballo, pesca deportiva, observar aves, monos y bellos paisajes en un ambiente natural de exuberante selva tropical.

Se subraya que Altagracia es una pequeña ciudad ubicada al noreste del más alto de los dos volcanes que forman la Isla de Ometepe: el Concepción, unos mil 610 metros, y el Maderas, a unos mil 394 metros.

Ometepa, con sus 276 kilómetros cuadrados, es la isla volcánica más grande de América, asentada en un lago de agua dulce, el Cocibolca, ocho mil 264 kilómetros cuadrados, que alberga en sus aguas especies propias de los mares como peces sierra y tiburones, ahora casi extinguidos.

La región de Altagracia, que es un paraíso de playas y petroglifos, es una ciudad que se caracteriza por su diseño tradicional español, con su iglesia católica estilo colonial frente a un arborizado parque central con bancas de cemento, adornadas sus cuatro esquinas con columnas terminadas en figuras antropomorfas y un kiosco en el centro, que tiene en una esquina la casa cural, en la otra, la Alcaldía y alrededor casas de las familias que fundaron la ciudad.

Es una ciudad apacible, en la que su población se dedica a la producción de plátanos, tabaco, hortalizas, frutas, aguacates, granos básicos y pesca artesanal, pero en los últimos años la belleza natural de la isla atrajo a turistas de todo el mundo, lo que motivó a muchas familias locales a abrir pequeños albergues, comedores, hoteles y restaurantes, para atender la creciente demanda de servicios turísticos.

Es extraño encontrarse por los caminos a pequeños grupos de extranjeros, sudando la gota gorda, ya sea en bicicleta o a pie, otros descansando plácidamente en playeras de los hoteles o en amenas pláticas, mientras consumen alimentos.

Porque las ofertas turísticas en Altagracia abundan y existen muchas alternativas de diversión, pues puede empezar visitando la iglesia parroquial, donde se encuentran petroglifos originales labrados en piedra basáltica, en permanente exhibición. Estos fueron elaborados por tribus que habitaron la isla hace más de tres mil años. Son piezas de gran tamaño que representan a los dioses que los indígenas adoraban antes de la llegada de los conquistadores españoles.

Otro lugar a visitar es el museo municipal, donde existe una vasta colección de utensilios de caza y del hogar empleados por nuestros antepasados, así como también urnas funerarias, cerámica, petroglifos y muestras de trajes típicos del lugar.

Los turistas pueden encontrar en la ciudad lugares donde comer y dormir a precios cómodos; entre estos se encuentra el hotel Kencho.

Asimismo se señala que fuera de la ciudad existen playas con hoteles y restaurantes, senderos a los volcanes, reservas, ríos, fincas ecológicas, albergues y sitios arqueológicos de mucha importancia para los estudiosos de la historia precolombina. Entre estos sitios se encuentran El Tistero, hacienda Magdalena, El Corozal Viejo, Punta Gorda, Mérida y San Ramón, entre otros.

También se proponen muchas playas para bañarse y disfrutar con la familia. A kilómetro y medio de la ciudad se encuentran las costas de Tagüizapa y Paso Real, muy visitadas por su atractivo paisaje frente a la Piedra Grande.

Entre las ofertas que se encuentra el Ojo de Agua, una reserva privada de 12 manzanas, donde nace el río Buen Suceso. Las aguas de este manantial provienen de una falla del volcán Concepción y forman una piscina natural de 66 metros de largo por 23 metros de ancho. Es un ambiente fresco, protegido por frondosos árboles de mango, ceibos y otros de gran altura, donde llegan a comer frutas los monos carablanca, congo, urracas, loros, pijules, chocoyos y otras especies nativas. Estas aguas se asegura que poseen propiedades curativas que revitalizan el cuerpo, ya que contienen sodio, azufre, potasio, magnesio y fósforo, según explica Jairo Cabrera, administrador del local.

Para los que prefieren disfrutar de hoteles, en las playas de Santo Domingo se encuentra la mayor concentración de estas instalaciones de la isla. A pocos metros se encuentra el hotel Villa Paraíso, donde las cabañas para dos o tres personas, con vista al lago, AA, agua caliente, baño, terraza, mini bar, TV satelital e internet, también se encuentra el hotel Villa Aller, con habitaciones triples con AA, TV cable, agua caliente. En la misma calle se encuentra el hotel Costa Azul.

Asimismo se oferta más adelante el hostal El Bosque, una habitación doble con baño. Otros albergues se encuentran en Balgüe, como hacienda Magdalena, desde donde se realizan expediciones a la laguna volcánica que existe en el cráter del Maderas. Al suroeste del mismo Maderas existen otros albergues y hoteles, entre ellos hacienda Mérida y San Ramón, donde se encuentra la estación biológica y una cascada de 56 metros de altura que baja del coloso apagado.

también te puede interesar

Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo

Año 2018 UNIDOS EN VICTORIAS

La Prioridad de este Año, es, precisamente, el fortalecimiento de la Unidad Sandinista, y de la Unidad Nacional, para continuar librando todas las...