Nicaragua

Pide Nicaragua revisar Sistema Interamericano de Defensa

El representante permanente de nuestro país ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Denis Moncada, realizó el planteamiento en la X Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas

Redacción Central |

http://www.lavozdelsandinismo.com/img/info/dennis-moncada-2010-11-13-24174.jpg
El representante permanente de nuestro país ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Denis Moncada, realizó el planteamiento en la X Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas

Revisar los mecanismos del Sistema Interamericano de Defensa, íntimamente relacionado con la Junta Interamericana de Defensa, el Colegio Interamericano de Defensa y el Tratado de Asistencia Recíproca, es una necesidad para el continente, afirmó Denis Moncada, representante permanente de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), durante la X Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, realizada en Uruguay este lunes.

Moncada recordó que el SID data de la segunda guerra mundial, con la creación de la JID en 1942, la firma del TIAR en 1947 y la firma del Pacto de Bogotá en 1948, cuya creación dio al traste en el contexto de la Guerra Fría de principios de los años 90.

“No podemos omitir la naturaleza de los acontecimientos geopolíticos, geoestratégicos y militares que han marcado nuestra historia y la evolución que vivimos en el ámbito de las relaciones internacionales de nuestro mundo globalizado contemporáneo. Esta realidad nos exige una evaluación y revisión de los mecanismos e instrumentos jurídicos que conforman el llamado Sistema Interamericano de Defensa, a partir de la correspondiente definición y decisión política de los Estados y Gobiernos”, explicó Moncada ante el foro Interamericano, según El 19 Digital.

El diplomático explicó que de acuerdo con este pensamiento, Nicaragua anunció junto al ALBA la denuncia del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, en la pasada 42 Asamblea General de la OEA, celebrada en Cochabamba, Bolivia.

Moncada también expuso los esfuerzos de Nicaragua para enfrentar los desastres naturales y las nuevas amenazas como el crimen organizado, el narcotráfico y el cambio climático.

A continuación la exposición íntegra del embajador ante la OEA, Denis Moncada:

Señor Presidente,

Señoras y Señores Ministros de Defensa,

Señoras y Señores Delegados,

Señoras y Señores Observadores.

En nombre del Gobierno y pueblo de Nicaragua, saludamos al Gobierno y Pueblo de la República Oriental del Uruguay, sede de esta X Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, y a los Señores Ministros y Delegados participantes

Este encuentro ministerial es oportuno para promover el debate, el intercambio de ideas y experiencias en el tema de defensa. Es adecuado, para analizar y reflexionar sobre los desafíos de nuestros países y de nuestro hemisferio, frente a las tradicionales y nuevas amenazas, algunas de ellas asociadas al crimen organizado transnacional y a los desastres naturales derivados de los fenómenos climatológicos y el calentamiento global.

Los desastres naturales, cada día son más frecuentes en nuestra América, sus efectos desbastadores afectan el desarrollo económico y social de nuestras naciones, tanto por el daño material que nos dejan a su paso y sobre todo por las sensibles pérdidas de vidas humanas.

La magnitud de los desastres a menudo rebasa la capacidad de actuación y respuesta de las autoridades encargadas de la atención y mitigación, por ello, frente a la necesidad de preservar la vida, la existencia y la seguridad de comunidades enteras, se vuelve necesaria la actuación oportuna de los equipos especializados de las fuerzas armadas y fuerzas de seguridad, bajo la dirección de la autoridad competente.

La cooperación regional e internacional a través de la ayuda y asistencia humanitaria, es también un elemento primordial que debemos continuar mejorando, y haciéndolo más operativos, más eficiente y oportuno, actuando bajo la solicitud y dirección del país afectado.

La seguridad y defensa son conceptos variables y relativos que dependen tanto de las condiciones, circunstancias y características propias de cada uno de nuestros Estados, de su posición geográfica y de las principales amenazas que cada uno y colectivamente enfrenta, como la delincuencia organizada transnacional, la narcoactividad y sus delitos conexos, entre otros factores.

Para enfrentar todas estas amenazas, se requiere la respuesta individual y colectiva de nuestros Estados, lo cual es posible trabajando en el marco de la integración regional y subregional, en un ambiente de confianza mutua, de cooperación horizontal internacional, incondicional y respetuosa de la soberanía y la libre determinación de nuestros pueblos.

Es una realidad que cada Estado tiene su propia constitución política y su ordenamiento jurídico, y es soberano para organizar y estructurar su seguridad y defensa. Nicaragua es respetuosa de la decisión de los gobiernos respecto del rol, papel y misión de sus fuerzas armadas en la lucha contra el crimen organizado.

En Nicaragua, nuestras leyes establecen como una de las funciones del Ejército, coadyuvar en caso de suma necesidad, en el mantenimiento de la paz y el orden público de la Nación, según lo determine el Presidente de la República, dentro de las responsabilidades que le señala la Ley. También el Ejército de Nicaragua coadyuva con la Policía Nacional en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado transnacional.

Señor Presidente, Ministros y Ministras, Jefes de Delegaciones y Observadores, es oportuno referirnos al Sistema Interamericano de Defensa, relacionado con la Junta Interamericana de Defensa, el Colegio Interamericano de Defensa y el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca.

Como es sabido, la configuración del Sistema Interamericano de Defensa, se remonta a la época de la segunda guerra mundial, con la creación de la JID en 1942, la firma del TIAR en 1947 y la firma del Pacto de Bogotá en 1948, mecanismos a los que se le dio vida en la medida que encajaron también dentro del contexto de la Guerra Fría que vivimos hasta principios de los años 90.

No podemos omitir la naturaleza de los acontecimientos geopolíticos, geoestratégicos y militares que han marcado nuestra historia y la evolución que vivimos en el ámbito de las relaciones internacionales de nuestro mundo globalizado contemporáneo. Esta realidad nos exige una evaluación y revisión de los mecanismos e instrumentos jurídicos que conforman el llamado Sistema Interamericano de Defensa, a partir de la correspondiente definición y decisión política de los Estados y Gobiernos.

Debemos valorar lo que es útil, lo que no es útil, lo que es obsoleto y anacrónico. No es acertado ni productivo, mantener instrumentos y mecanismos que no responden al interés colectivo y regional de nuestros Estados. Congruente con esta reflexión, el Gobierno de Nicaragua anunció junto con países del ALBA, la denuncia del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, en la pasada 42 Asamblea General de la OEA, celebrada en Cochabamba, Bolivia.

El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca o Tratado de Río de Janeiro, fue en realidad una política y estrategia diseñada e implementada por los EE.UU., en la época de la llamada “Guerra Fría”, para asegurarse el apoyo de los países de la región ante la supuesta intervención de una potencia extracontinental, argumento utilizado posteriormente para justificar el desarrollo de conflictos intracontinentales y guerras llamadas de baja intensidad, en clara violación al derecho internacional y a las normas de convivencia pacífica entre las naciones.

Los hechos reales nos demuestran, que el TIAR es anacrónico e inoperante para la defensa colectiva de nuestros intereses, y solo ha sido un instrumento al servicio, conveniencia y beneficio de las llamadas grandes potencias, tal como se evidenció en 1982, en ocasión del ataque armado de la potencia extra continental del Reino Unido, en contra de Argentina, un país signatario del Tratado que ha exigido la reivindicación de sus legítimos derechos sobre las Islas Malvinas, Sandwich del Sur y Georgias del Sur y los espacios marítimos circundantes.

Estos hechos ocurrieron sin que se hiciera efectiva la defensa del llamado “interamericanismo hemisférico”, quedando demostrada la inconsistencia de los argumentos que dieron origen a dicho tratado, el cual fue creado con el supuesto objetivo de defender los intereses de los países de la región, lo cual no se ha cumplido.

Nicaragua ha dado inicio a este necesario proceso de evaluación y revisión de los instrumentos y componentes del llamado Sistema Interamericano de Defensa. Por ello, el Presidente de la República de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, firmó el pasado 5 de septiembre el Instrumento de Denuncia del TIAR. Dicho instrumento fue presentado a la Secretaría General de la OEA el pasado 20 de septiembre de 2012, fecha a partir de la cual, conforme el arto. 25 del referido Tratado, ha de contarse el plazo de 2 años, para que el mismo cese sus efectos con relación a Nicaragua.

El proceso de análisis, evaluación y definición de Políticas de Estado, con relación al Sistema Interamericano de Defensa, es parte de lo que ha sido planteado, y es lo que estamos realizando en esta X Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas.

Muchas Gracias.

también te puede interesar