Nicaragua

Crean centros para mejorar primera infancia mediante trabajo de forma integral

La ministra Marta Ramírez reafirmó que el programa Amor a los más chicos tiene como objetivo principal garantizar la mejor educación desde la primera infancia

Redacción Central |


La ministra Marta Ramírez reafirmó que el programa Amor a los más chicos tiene como objetivo principal garantizar la mejor educación desde la primera infancia

La ministra de la Familia, Adolescencia y Niñez, Marta Ramírez, subrayó este miércoles el trabajo que realiza mediante el programa Amor a los más chicos, con beneficios, porque se ha logrado que los padres atiendan con mucho amor a sus hijos desde la etapa del embarazo y después de incorporarse físicamente a la familia, con los cuidados que se les aconsejan a la madre.

La titular señaló durante la entrevista que no solo se les hacen visitas integrales a mujeres embarazadas, mediante personal de la salud, educación, trabajadores sociales y del ministerio de la familia, entre otros, sino que se le deja una cartilla a cada madre, que explica con amplitud lo que se realiza en cada etapa de la vida.

Para el mejor trabajo con los niños se planteó la división de la niñez en dos fases, una de cero a tres años, en que es la familia, especialmente los padres, quienes tienen la responsabilidad directa de los niños, con la cooperación mediante el programa Amor a los más chicos, que incluye la atención pediátrica, porque una deficiencia detectada a temprana edad hay mejores condiciones para eliminarla o hacer que el menor se adapte a vivir con ciertas limitaciones físicas o mentales.

En una segunda etapa los niños de más de tres años tendrán en los centros de pre-escolar y hasta finalizar la primaria un equipo de especialistas les enseñan las letras, números y otros elementos propios de esa etapa, donde reciben una enseñanza adecuada, apropiada a esas edades. En estas instalaciones se preparan para pasar a la primaria, donde ya existe un rigor docente superior. También aquí se le da atención integral, porque es necesaria mantener su salud y condiciones físicas y mentales correctas.

Ramírez apuntó que en los centros pre-escolares los educadores tendrán una sesión matutina en esas instalaciones con los alumnos, mientras que por la tarde visitarán a los que se encuentran ausentes o se incorporan a labores de captación para eliminar finalmente los niños de semáforos.

Hay niños de semáforos que ayudan al sustento diario de su familia, indicó, y sus progenitores que pueden estar impedidos, se oponen a la incorporación de su menor en estos centros, los cuales inician sus labores diarias en horas tempranas, se les da desayuno, merienda, almuerzo y merienda a los alumnos.

Diversos medios, indicó la titular, calculan que en Managua existen unos 192 niños de semáforos, que con un alto riesgo de sus vidas hacen pequeñas labores a los vehículos, tomando algún dinero. En esos casos se está trabajando para eliminarlos, mediante una labor de persuasión con ellos y la familia. En la medida que se incrementan las ofertas de empleo, que las madres solteras se integren a los programas Hambre cero y Usura cero, subrayó, estos niños y jóvenes saldrán de los semáforos y podrán incorporarse a los estudios, como siempre debió ser.

La ministra apuntó que realmente existe una disminución progresiva de los niños y jóvenes de semáforos y esperamos que cada vez más se incorporen a escuelas para aprender oficios o niños en los centros especiales.

En estos momentos se están desarrollando Centros de Desarrollo Integral para la formación de jóvenes, porque en la medida que el país se desarrollo necesitaremos más fuerza laboral calificada y esta labor de búsqueda de niños de semáforo será cuestión del pasado, cada vez más lejano.

también te puede interesar