Listo Cacique Mayor para honrar a Santo Domingo de Guzmán

El compromiso de Oscar Ruiz Rivera es mantener viva su tradición hasta el último momento de su vida y dejar un legado cultural muy enriquecedor para las generaciones venideras

Listo Cacique Mayor para honrar a Santo Domingo de Guzmán
Listo Cacique Mayor para honrar a Santo Domingo de Guzmán. Internet

El compromiso de Oscar Ruiz Rivera es mantener viva su tradición hasta el último momento de su vida y dejar un legado cultural muy enriquecedor para las generaciones venideras

Uno de los personajes más emblemáticos de las celebraciones de Santo Domingo de Guzmán, prestas a realizarse próximamente en Managua, es Oscar Ruiz Rivera, el Cacique Mayor, quien desde hace 47 años baila al ritmo de los tambores en las festividades de la imagen milagrosa.

Ruiz inició esta popular tradición guiado por un sentimiento de agradecimiento a los milagros que esta imagen le había concedido a él y a sus familiares, quienes también le heredaron esta popular tradición.

“Yo era apenas un jovencito cuando me vestí por primera vez de indio y lo hice porque fue una promesa a Santo Domingo de Guzmán por un milagro concedido, ahora todos los años voy a traerlo el primero de agosto y luego lo voy a dejar a las Sierritas el diez”, añadió el Cacique.

Su vestimenta está compuesta por plumas, piedras de colores, colmillos de animales y el tradicional arete en la nariz, lo que lo diferencia de los demás indios que participan en la tradicional celebración.

“Mi traje lo elaboro con muchos meses de anticipación, yo le coloco plumas de pavo real. El collar está hecho con colmillos de animales silvestres y siempre me hago acompañar de mi grupo de músicos con los que recorro todo el trayecto por donde pasa el santo” destacó Ruiz.

Al igual que en años anteriores, el Cacique Mayor recibió de manos de la Mayordoma de las Fiestas, Daysi Torres, alcaldesa de Managua, un apoyo económico que le permitirá participar de esta festividad religiosa.

El compromiso del Cacique Mayor es mantener viva su tradición hasta el último momento de su vida y dejar un legado cultural muy enriquecedor para las generaciones venideras, así como lo hizo su amigo y compañero Lisímaco Chávez, el popular torólogo de Managua.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-El 19 Digital)