Costa Rica mantiene en el abandono carretera paralela al río San Juan

Ello evidencia que su edificación sólo tenía la intención de destruir el ecosistema en el afluente nicaragüense

Ello evidencia que su edificación sólo tenía la intención de destruir el ecosistema en el afluente nicaragüense

La carretera de 160 kilómetros que construyó el gobierno de Costa Rica paralela al río San Juan está en total abandono, lo que deja en evidencia que su edificación sólo tenía la intención de destruir el ecosistema en el afluente nicaragüense.

Un equipo del diario tico La Nación recorrió unos 20 kilómetros de los 160 que tiene esa trocha y constató el abandono de la vía y de los pobladores, mientras que los lugareños aseguran que desde hace más de un mes no hay maquinaria por la zona, ni mucho menos avances en el camino.

Según los habitantes del lugar, ellos esperaban que su gobierno terminara la carretera para poder trasladarse en menos tiempo a otros lugares de la zona fronteriza, pero la vía de lastre está llena de hoyos y barro, por lo que se hace muy difícil transitarla.

Las comunidades de Los Chiles por donde pasa esa vía son Medio Queso, Cuatro Esquinas, Isla Chica, La Trocha y Las Delicias, entre otras. Por ejemplo, entre Punta Cortés y Cuatro Esquinas, la ruta está igual que como estaba en octubre.

De este último poblado hasta La Trocha, hay tramos cortos, con una delgada capa de lastre, refiere el rotativo.

Según pobladores ticos, hacia el sector conocido como Isla Chica, partes de la trocha están agrietadas, al punto que hay zanjas en el centro de la vía.

Mientras tanto, en el sector de Las Delicias ya hay charcos en plena ruta y la maleza empezó a crecer a los lados.

Según la publicación, el gobierno de Chinchilla tampoco ha construido los puentes necesarios para transitar la vía y que sólo han puesto estructuras improvisadas sobre algunas quebradas.

Algunos son contenedores viejos cuyas partes metálicas ya están corroídas. Otros tienen piso de madera que se daña rápidamente con las lluvias.

En otras zonas hay grandes alcantarillas de un material similar al plástico, pero algunas ya tienen huecos, dice el diario.

Movimientos ambientalistas, tanto de Nicaragua como de Costa Rica, coinciden en que la construcción de dicha carretera sólo obedeció a los sentimientos de odio del gobierno tico, que como no logró quedarse con el río San Juan, optó por destruirlo.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-La Primerísima)