Nicaragua

Semana Santa: seguridad y tradición van de la mano en Nicaragua

Un repaso a las medidas más importantes asumidas por las autoridades del país que han garantizado un disfrute pleno tanto a nacionales como a extranjeros de las tradiciones propias de Nicaragua en esta semana mayor

Semana Santa
La Semana Santa deviene para las y los nicaragüenses, más allá de cualquier credo, un momento de reencuentro familiar, celebraciones y disfrute de vacaciones veraniegas. | Internet

Redacción Central |

Un repaso a las medidas más importantes asumidas por las autoridades del país que han garantizado un disfrute pleno tanto a nacionales como a extranjeros de las tradiciones propias de Nicaragua en esta semana mayor

La Semana Santa deviene para las y los nicaragüenses, más allá de cualquier credo, un momento de reencuentro familiar, celebraciones y disfrute de vacaciones veraniegas.

Así, miles de nicaragüenses retornan al país para disfrutar con sus familias el tradicional descanso y participar en actos culturales, recreativos, además de los religiosos alusivos a la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

Es por eso que la Policía Nacional ha asegurado la protección de los ciudadanos durante esta semana en unas 20 mil procesiones que se realizan en los 153 municipios de Nicaragua, mientras el Instituto de Turismo (Intur) estimó que al menos unos 2,3 millones de nicaragüenses y extranjeros viajarían a los centros de recreación veraniega.

Por otro lado, previo el inicio de la Semana Mayor personal del Ministerio de Salud verificó los 508 balnearios del país, de los cuales 21 se reportaron contaminados y fueron cerrados para garantizar paz y tranquilidad. Además, el MINSA comprobó el cumplimiento de medidas de higiene en restaurantes, cafeterías, ventas ambulantes y bares.

Para contribuir al disfrute de las vacaciones de Semana Santa, el presidente Daniel Ortega ordenó la suspensión del cobro por ingreso al país de personas nacionales a través de los puestos fronterizos o carreteras en el contexto de la efeméride religiosa.

La Policía Nacional dispuso el ingreso sin ninguna restricción ni pago de aranceles a quienes acudieran a los lugares de descanso, incluido los comerciantes.

También en respuesta a una solicitud del mandatario, el Intur anunció que del 31 de marzo al 8 de abril los ciudadanos nacionales estarían exentos de pago por concepto de entrada en todos los centros turísticos que administra la entidad.

Entre las celebraciones religiosas propias de la temporada sobresale la Judea, consistente en una representación de escenas de la vida de Cristo, que al decir del especialista en tradiciones culturales Salomón Alarcón constituye la expresión viva del teatro popular y religioso de más de un siglo en este país.

Durante la época de la cuaresma se realiza esta puesta en escena por actores populares que no estudian teatro, no conocen las grandes técnicas de actuación, solo tienen una gran fe, un compromiso social con la comunidad y con su religión, comentó.

Los habitantes de las isletas del lago Cocibolca, el mayor del y segundo en amplitud de Latinoamérica, realizan esa ceremonia desde hace 35 años a bordo de pequeñas embarcaciones donde transportan la imagen de Jesús rodeado de ofrendas de flores y frutas.

Otra tradición de más de 70 años es la de las Alfombras Pasionarias que se exponen en León, elaboradas con aserrín de colores y con la intención de mostrar ilustraciones de pasajes bíblicos, mientras las alfombras de Masaya ostentan flores en alusión al epíteto de la ciudad.

Una práctica centenaria de varios pueblos nicaragüenses es la de las Carretas Peregrinas de Jesús del Rescate que se ha transmitido en familias de una generación a la otra.

Según los historiadores, más de 200 carretas desfilan con pinturas alusivas a Jesús, la bandera nacional y otra amarilla como símbolo de devoción religiosa, hasta llegar al Santuario de Popoyuapa donde veneran una antigua imagen de Cristo en ese templo.

Diversas autoridades del Ejecutivo insistieron en que para atraer el turismo, actividad relacionada con una mayor generación de empleo, los nicaragüenses precisan mantener limpias las calles y playas, contribuir a la preservación de los recursos naturales.

Así Nicaragua vive su Semana Santa, entre disímiles tradiciones y la responsabilidad de cultivar el respeto a la identidad y el cuido al medio ambiente que signa desde épocas ancestrales la vida en esta nación centroamericana.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Prensa Latina)

también te puede interesar