Priorizará el país generación de energía eléctrica con fuentes renovables

Ello contribuirá a disminuir los costos de producción y hacer más competitiva nuestras mercaderías en el comercio nacional e internacional

Energía renovable
Energía renovable

Ello contribuirá a disminuir los costos de producción y hacer más competitiva nuestras mercaderías en el comercio nacional e internacional

El uso de la energía eléctrica es determinante en la sociedad moderna y su producción es vital tanto para la sociedad, que la necesita en el hogar, como la agricultura y la industria, incluyendo en esta última el turismo, la cual debe ser barata para bajar costos y hacer más competitiva nuestras mercaderías en el comercio nacional e internacional.

En los últimos cinco años el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha trabajado duro en la producción de energía eléctrica, primero para eliminar hasta 14 horas de apagones diarios heredados del gobierno anterior y ahora por hacerla más limpia al medio ambiente y barata, sin dependencia del diesel que tiene una tendencia a encarecerse más por guerras que han existido y podrán suceder en países productores.

El presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad, ingeniero Ernesto Martínez Tiffer, señaló recientemente la transformación positiva de la matriz energética del país, la cual paso de 75 por ciento térmica, o sea con uso de diésel, y 25 renovable, en el año 2007 a 66 por ciento térmica y 34 por ciento renovable en el 2011.

Si bien ese es un salto positivo, lo cierto es que existen varios proyectos en ejecución y este año continuará con la transformación de la matriz energética, a favor de la energía renovable, previéndose para los próximos cinco años llegar a generar de 85 al 90 por ciento de energía eléctrica mediante fuentes renovables y apenas un 10 por ciento con el uso del diesel, señaló Martínez Tiffer.

El funcionario destacó que la generación eléctrica por medios renovables aumentó con la puesta en funcionamiento de dos campos eólicos y una planta geotérmica y que el aporte se elevará aun más cuando la nueva instalación geotérmica de San Jacinto Tizate trabaje a plenitud, la cual entregará cerca de 400 gigavatios, equivalentes a un 13 por ciento de la generación total del sistema.

Inversionistas nacionales y extranjeros se dan cuenta que el desarrollo económico en marcha de Nicaragua requiere de un rápido crecimiento de generación eléctrica limpia y barata, para hacer más viable la vida con un medio ambiente sano y que a la vez resulten competitivos las producciones y servicios del país.

La agencia ProNicaragua informó recientemente que en el año 2011 las inversiones extranjeras directas en el sector energético totalizaron unos 217 millones de dólares, para un crecimiento de 37 por ciento en relación con 2010, de los cuales casi el 70 por ciento de esas inversiones fueron en proyectos a partir de recursos renovables.

Uno de los proyectos de mayor envergadura es el firmado con la empresa brasileña Electrobras para la construcción de la Central Hidroeléctrica de Tumarín, a un costo de mil 100 millones de dólares, la cual aportará 253 megavatios, confirmó el presidente de ENEL.

Y avanza la producción con energía renovable este año, pues el ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, confirmó que para mayo de este año entran en operaciones 40 megavatios del parque eólico La Fe, que desarrolla Blue Power Energy, en el departamento de Rivas, la segunda compañía que invierte en el país para el uso de este tipo de tecnología renovable.

Nicaragua podría contar para el 2012 con un 40 por ciento de la energía producida con recursos renovables y para 2013 ampliar esa capacidad a más del 60 por ciento del total de energía que se genere.

Además, esta nación cubre cada vez más el territorio con energía eléctrica y prevé tener casi el 87 por ciento de la población disfrutando de sus beneficios. Quizás mucho más, porque ya se plantea instalar pequeñas plantas de energía renovable en los lugares más aislados, para lo cual se trabaja fuerte en la ENEL.

En recientes reuniones, directivos de varios sectores, entre ellos avícolas, ganadero y lácteos, señalaron la necesidad de ampliar el consumo eléctrico ante el aumento de producciones y que ésta sea competitiva, porque le encarece el costo y les hace menos competitiva sus producciones, para lo cual ya se hace necesario hacer análisis del costo de la energía eléctrica, porque si disminuye el uso de diesel es lógico que sea más barata.

Así también ocurre con el sector del Turismo, porque las ofertas son cada vez más amplias e incluyen sectores rurales, donde después de largas travesías por lugares alejados de la ciudad, debe existir un centro de descanso. Además, en las mismas ciudades, mientras más turistas ocupen habitaciones en los hoteles, mayor es el consumo de electricidad, lo cual no se puede limitar.

Por ejemplo, a pesar de que el precio promedio del combustible utilizado en la generación con plantas térmicas, promedió hace unos días los 103 dólares por barril, y el costo promedio de generación en esas plantas alcanzó los 240 dólares por megavatio, los precios promedios analizados con el uso de una matriz mixta fue de 165.7 dólares por megavatio, señaló el Centro Nacional de Despacho de Carga, del Ministerio de Energía.

El aumento de la producción de energía eléctrica con fuentes renovables de los últimos cinco años es un elemento más que beneficia al proceso inversionista, porque los empresarios reciben seguridad para la producción y prestación de servicios, pero además se aleja cada vez más de los vaivenes del mercado internacional del petróleo, sujeto en los últimos años a conflictos bélicos, que encarece el producto y se hace más difícil la seguridad de un suministro estable, además de la contaminación del medio ambiente y, como consecuencia, del cambio climático que ha provocado.

En Nicaragua ocurre un uso creciente de la matriz renovable y por tanto disminuirá el costo de la producción de energía eléctrica, para beneficio de todos, tanto de la ciudadanía, que podrá bajar su pago mensual, como de los sectores productivos y de servicio, que podrán brindar precios más competitivos. Además, el país también gana, porque usa una energía más limpia, sin afectar el medio ambiente.