Nicaragua

Crece sector avícola nacional

La producción de carne y huevos en períodos relativamente cortos proporciona alimentos vitales para la población, especialmente la de menos recursos

Redacción Central |

http://www.lavozdelsandinismo.com/img/info/aves-2011-05-05-28611.jpg
La producción de carne y huevos en períodos relativamente cortos proporciona alimentos vitales para la población, especialmente la de menos recursos

El creciente desarrollo de la avicultura de Nicaragua tiene un mercado seguro, tanto en el país como en el extranjero y forma parte de un programa nacional integral, mediante la entrega de aves para que familias pobres también se inicien en la cría y reproducción, que proporciona dos alimentos vitales, buena carne y huevos, con bastante rapidez.

Para facilitar el aumento de la cría avícola con el doble objetivo de que mejorar la alimentación de los más pobres y que estos tengan la posibilidad de iniciar la cría y venta de aves y huevos, las autoridades del país desarrollan el programa social Gallopinto, mediante el cual le entrega esta especie animal, para que con la reproducción puedan efectuar ventas en el mercado y satisfacer otras necesidades.

También existen las pequeñas, medianas y grandes empresas avícolas que están establecidas y crecen a buen ritmo, las cuales cuentan con un creciente mercado nacional y las exportaciones a países de varios continentes, porque esta nació está certificada libre de enfermedades como la fiebre aviaria, que le facilita las ventas.

Analistas nicaragüenses consideran que este sector del país se caracteriza por satisfacer las mayores exigencias del consumidor local y se ha impuesto en mercados tan exquisitos como los de Estados Unidos, Europa y Japón.

En una reciente cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América, ALBA, el comandante Daniel señaló que la carne de ave producida en Nicaragua es bien acogida en el mercado internacional, donde hay países que tienen parámetros de enorme exigencia para poderles exportar ese producto.

Se estima que la avicultura en Nicaragua tiene una inversión de hasta 350 millones de dólares, repartidos en granjas, centros de producción, de incubación, de proceso, así como entrenamiento y capacitación a personal, entre otras actividades.

Además, genera alrededor de 15 mil empleos directos, con tendencia al aumento.

Estadísticas de la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos (ANAPA) señalan que las ventas de carne de pollo el año pasado sumaron unos 185 millones de libras, sin contar las que se consumen de las crías familiares y pequeños empresarios que las venden directamente a la población.

Asimismo señala ANAPA que la producción avícola nica genera un valor agregado de un 2.6 por ciento del Producto Interno Bruto nacional y cerca al 30 por ciento del producto del sector pecuario.

Nicaragua incrementa el consumo per cápita de pollo y huevos, por lo que junto a las exportaciones de estos rubros las empresas avícolas nacionales quieren aumentar sus niveles de producción de estos rubros para equilibrar el mercado local y responder a las demandas externas, para lo cual muchas empresas han invertido en tecnología avanzada, las que ayudan a obtener mayores eficiencias.

Los principales proveedores a la industria avícola nicaragüense se encuentran en Costa Rica, porque hay entidades locales que importan sus pollitos o huevos fértiles de esa hermana nación centroamericana, aunque existe un aumento de desarrollar la reproducción en Nicaragua para abaratar los costos y crear, además, nuevas fuentes de empleo.

Es conveniente precisar que todas las empresas fabrican pelets para caballos y muchas también producen alimentos para animales domésticos, considerados como mascotas, con lo cual incrementan sus ingresos.

En Nicaragua el precio del pollo es bajo, menor entre 20 y 30 por ciento en comparación con otros países centroamericanos y aunque se consume más el pollo blanco congelado, se reconoce que el ave criada en pequeñas empresas y patios son las que proporcionan un mayor deleite al paladar, pero este es un poco más caro.

El incremento de ingresos en cada hogar, debido al aumento de empleos, originó una lógica elevación en el consumo de carne de pollo y huevos en la población, la cual era hace unos años de casi 15 kilogramos y 67 huevos anuales, según estadísticas de ANAPA, en una población de mayor a los cinco millones de personas.

Un informe de esta Asociación señaló que el consumo de huevos tuvo un crecimiento estable hace pocos años, con tasas vegetativas al nivel de la población, o sea del dos al tres por ciento, pero comerciantes que venden sus productos directamente a la población han expresado que estas se incrementaron en los últimos dos años, especialmente en los dos últimos períodos.

En un reciente reportaje transmitido por Multinoticias, del canal cuatro, comerciantes opinaron que estas cifras son muy inferiores al consumo actual, incluso a pesar de la cría por muchas más personas en sus patios y pequeñas empresas y en más cooperativas creadas en el país.

Entre los aspectos de mayor interés para los avicultores del país se encuentran el precio de la electricidad y el de los granos para alimentar las aves, por lo que en la medida que estos dos factores se estabilicen o disminuyan podrán tener mejores condiciones para ampliar más sus posibilidades de producción.

El país importa carne de pollo desde Estados Unidos, mediante el Tratado de Libre Comercio con Centroamérica, pero el gobierno toma medidas adicionales a las de autorizar la importación de carne de pollo con cero arancel, para frenar el alza en el precio, expresó en su oportunidad Verónica Rojas, vicetitular del ministerio de Industria, Fomento y Comercio.

El director del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor, Marvin Pomares, aseguró a fines del año pasado que la importación de las 1152 toneladas de pollo desde Estados Unidos apenas significa el uno por ciento del consumo nacional, por lo que no perjudica el sector avícola nacional, la cual está en franco desarrollo.

también te puede interesar