Nicaragua

Podría producción de miel contribuir más al desarrollo del país

La obtención de este producto y su industrialización tiene mercado seguro dentro y fuera de Nicaragua

Producción apícola
Producción apícola |

Redacción Central |

La obtención de este producto y su industrialización tiene mercado seguro dentro y fuera de Nicaragua

La producción apícola es una posibilidad más que tiene el país para elevar sus exportaciones, fundamentalmente si es la muy solicitada miel orgánica, una fuente de empleo y la creación de un valor agregado, que proporciona mayores ganancias.

Otro aspecto de interés es la superficie del país, de 130 668 kilómetros cuadrados, con grandes potencialidades reales, debido a ricas zonas con fuerte vegetación para producir miel, un rubro que tiene mucha demanda internacional, por el alto número de propiedades curativas que posee, y la posibilidad de no tener que ocuparse en esa labor todo el día, sino en determinado período, podríamos decir que vale la pena ayudar a este sector económico.

Nuestra población es de unos seis millones de habitantes, con mucha tierra para cultivar y donde se pueden crear colmenas, entonces qué falta para desarrollar estas fuentes de empleo y de recursos por sus ventas dentro y fuera del país. Además, con los apiarios en zonas alejadas de la ciudad pueden producir miel orgánica, que es la más cara en el mercado internacional.

Ahora se están creando cooperativas para la producción de diversos rubros y este es uno en el que se podría tener muchas esperanzas, pues hay equipos que pueden servir a dos o tres decenas de apicultores, mientras también se puede crear una pequeña industria para proporcionarle valor agregado y presentarlo de forma directa en el mercado nacional y hasta exportarlo, como ya hacen cooperativas en el país.

Un ejemplo de esto último lo tenemos en la jurisdicción de El Jicaral, departamento de León, donde 25 apicultores crearon una cooperativa, con las colmenas en sus patios, se unieron y juntos obtuvieron cooperación del Instituto de Desarrollo Rural (IDR), que les facilitó un crédito y mejoraron considerablemente sus recursos técnicos, con resultados positivos en la cosecha y comercialización.

Ya ahora prevén aumentar los apiarios y crear su propia marca para presentarse en el mercado interno y foráneo, sin necesidad de vender la miel en barriles a intermediarios, quienes hacen un trabajo para el comercio y ganan mucho más de los que tienen las colmenas y hacen la cosecha del preciado líquido.

Estas familias tenían poca producción de miel hace apenas cinco años, la cual no podían venderla directamente a los consumidores en mercados y supermercados del país, pero al ser organizados por las alcaldías y el IDR, comenzaron a recibir apoyo para mejorar sus formas de producción y de comercialización.

Máximo Leiva Ordoñez, socio de la Cooperativa Avejas de las Mojarras, aseguró que a través del IDR obtuvieron un financiamiento de 13 mil 262 dólares para ampliarse, con lo cual construyeron una casita-bodega para la cooperativa, además compraron trajes para apicultores y un equipo para sacar la miel de las colmenas.

Ya les es más fácil su labor y como no requieren estar todo el tiempo al lado de la colmena compraron algunas vacas y unas manzanas más de tierra, donde tienen más fuentes de ingresos.

también te puede interesar