Canal interoceánico de Nicaragua contribuiría a la Nación Latinoamericana

Así lo expresó el General de Hombres Libres, Augusto César Sandino. La posibilidad de realizar este sueño es estudiada hoy por el Gobierno de Reconcialiación y Unidad Nacional

Canal interoceánico
Aunque nadie puede asegurar cuánto tiempo tardará en construirse el canal interoceánico que planea Nicaragua, el sueño se reaviva con las aspiraciones de aprovechar la vastedad de sus aguas para el beneficio de toda la nación. Internet

Así lo expresó el General de Hombres Libres, Augusto César Sandino. La posibilidad de realizar este sueño es estudiada hoy por el Gobierno de Reconcialiación y Unidad Nacional

Aunque nadie puede asegurar cuánto tiempo tardará en construirse el canal interoceánico que planea Nicaragua, el sueño se reaviva con las aspiraciones de aprovechar la vastedad de sus aguas para el beneficio de toda la nación.

Sería la segunda infraestructura con tales propósitos en el continente americano, junto a la existente en Panamá.

Una comisión especial, designada por el presidente Daniel Ortega, coordina las evaluaciones preliminares sobre la factibilidad, cuando se impone determinar cuál sería la mejor ruta para esa carretera fluvial, llamada aquí el canal húmedo.

Tampoco esta nación centroamericana renuncia a la aspiración de tener su ferrocarril desde la costa en el Pacífico hasta el Atlántico (el canal seco), asociado a dos puertos en aguas profundas; un anhelo que remite a la añoranza por el ir y venir de trenes, extinto de la geografía nacional en época del neoliberalismo.

En la reciente XI Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Ortega propuso al bloque apoyar la edificación del canal húmedo, que en su momento defendió el patriota Augusto César Sandino, con visión antiimperialista y pro integración latinoamericana.

Al decir de Sandino, la obra debía ser en beneficio de lo que él llamó la Nacionalidad Latinoamericana, la única capacitada para realizar la apertura del canal, así como toda inversión que implicara utilidad común para los pueblos de la región.

Llevar a vías de hecho el canal nicaragüense no significaría “ir a competir con los hermanos panameños”, aclaró el Comandante Ortega en acto público celebrado en Managua recientemente.

Pese a las ampliaciones en marcha, el Canal panameño sería insuficiente para el incremento previsto del tráfico marítimo comercial que tiende a multiplicarse, observó el estadista.

Por decisión de Ortega, el vicecanciller Manuel Coronel Kautz y el comandante Edén Pastora asumieron la conducción del proyecto.

A juicio de Coronel Kautz, la ejecución demoraría al menos 10 años, aunque al sexto podrían estar pasando los primeros barcos, en una inversión con costo total de 15 mil a 20 mil millones de dólares, según estimaciones groso modo.

Según explicó a la prensa, actualmente confeccionan el marco jurídico para dar basamento a lo que sería la Autoridad del Canal Interoceánico de Nicaragua, lo cual deberá someterse a la aprobación de la Asamblea Nacional, a partir de formalizar una iniciativa de ley por parte del Presidente.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Prensa Latina)