Producción de frijoles garantiza abastecimiento nacional y deja margen para las exportaciones

Autoridades confirmaron que la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos mantendrá estable los precios de este alimento


Autoridades confirmaron que la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos mantendrá estable los precios de este alimento

El presidente del Instituto de Desarrollo Rural (IDR), Pedro Haslam aseguró que la producción de frijoles en Nicaragua de tres millones 100 mil quintales hasta este momento garantiza el abastecimiento nacional y deja un margen para las exportaciones.

Esa cantidad se consiguió solo en dos de las tres épocas de cosecha y según los cálculos de las instituciones especializadas el país consume un promedio de dos millones 400 mil quintales al año, dijo el funcionario.

Frente a los rumores difundidos por algunos medios de prensa de que la producción sería insuficiente y escasearían los granos, llamó a los productores, comerciantes y distribuidores a no caer en la especulación y confirmó que la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos mantendrá estable los precios.

El tema de la producción de alimentos en Nicaragua había sido relegado durante años, sin embargo, el actual gobierno planteó y realiza un esfuerzo por alcanzar la soberanía alimentaria desde la producción de nuestros campesinos para poder abastecer el consumo interno y exportar excedentes, comentó.

Nuestra economía estaba antes más volcada en la producción hacia las exportaciones, ahora esto ha cambiado y en los últimos años tratamos de garantizar las condiciones para que la producción nacional pueda cumplir con ese objetivo, sostuvo.

Haslam reafirmó que en rublos como el fríjol y el maíz el país es autosuficiente y además produce para exportar a otros países, sobre todo del área centroamericana.

También explicó que en los últimos años los productores debieron enfrentar las consecuencias del cambio climático, que provoca serias alteraciones en los regimenes de lluvias y eso afecta luego el rendimiento de los terrenos.

Abundantes precipitaciones en momentos en que no lo requieren los cultivos o insuficientes cuando más necesitan el agua producen situaciones inesperadas y ajenas a cualquier voluntad de gobierno o productor, explicó.

En la primera etapa de cosecha de frijoles los productores alcanzaron un rendimiento ya promedio en Nicaragua de 15 quintales por manzana, resultado que según Haslam brinda una pauta del crecimiento de la productividad por área, pues históricamente ha sido de 10 a 12 quintales por manzana.

Luego en la etapa de postrera descendió a nueve debido al fenómeno de las lluvias pero la disminución de las áreas sembradas no es del 40 por ciento como quieren hacer ver grupos opositores al gobierno, advirtió.

De acuerdo con el director del IDR, el abastecimiento nacional está garantizado, sin incluir lo que saldrá en la cosecha de apante que podría sumar al menos un millón de quintales, y Nicaragua sigue exportando a Honduras, El Salvador y Costa Rica, entre otros mercados.