Nicaragua

Comisión Nacional de Salario Mínimo sigue buscando consenso

El nuevo emolumento debe regir a partir del 16 de febrero próximo

Comisión Nacional de Salario Mínimo
En la segunda sesión de trabajo de la Comisión Nacional de Salario Mínimo, el representante del COSEP no presentó ninguna propuesta, mientras sectores como la pequeña y mediana empresa, sindicalistas y trabajadores del campo pusieron sobre la mesa sus respectivas posiciones. | el19digital.com

Redacción Central |

El nuevo emolumento debe regir a partir del 16 de febrero próximo

En la segunda sesión de trabajo de la Comisión Nacional de Salario Mínimo, el representante del COSEP no presentó ninguna propuesta, mientras sectores como la pequeña y mediana empresa, sindicalistas y trabajadores del campo pusieron sobre la mesa sus respectivas posiciones.

Aún no sale humo blanco de las conversaciones del nuevo salario mínimo que debe regir el próximo 16 de febrero, fecha que se cumplen los seis meses de haberse llegado a un acuerdo tripartito entre trabajadores, empresarios y gobierno.

Los representantes de los trabajadores y gobierno coinciden en fortalecer el acuerdo tripartito, que se ha caracterizado en los tres últimos años, cuando los sectores involucrados han logrado ponerse de acuerdo en un nuevo aumento salarial, tal y como lo contempla la ley.

Mientras los pequeños y medianos empresarios proponen un incremento salarial del ocho por ciento para el sector, los sindicalistas aseguran que no se puede aceptar menos del 13 por ciento del año pasado y los miembros de la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC) piden un porcentaje del 30 por ciento, tomando en cuenta que este sector es el que menos salario tiene de todos los grupos económicos.

El presidente del COSEP, José Adán Aguerri, manifestó que el empresariado está dispuesto a aceptar un aumento al salario mínimo que no sobrepase el 10 por ciento, algo que los representantes de los sindicatos rechazan porque consideran que este incremento, no satisface “la deuda histórica de los empleadores con los trabajadores”.

“No estamos en sintonía con las propuestas de los sectores sindicales que andan alrededor del 15 por ciento y tampoco vamos aceptar un pago retroactivo”, dijo Aguerri, quien pide que la próxima convocatoria a la mesa de negociación se haga dos meses antes de cumplirse la fecha que establece la ley.

El año pasado por esa política de alianza y consenso permitió lograr un aumento al salario mínimo del 13 por ciento, el cual fue dividido en un siete por ciento en el primer semestre y el restante seis por ciento se concretó en los últimos seis meses.

Aguerri afirma que está de acuerdo con la propuestas de un ocho por ciento para el sector de pequeñas y medianas empresas, y que en ese sentido se debe trabajar en los otros sectores.

“Nosotros debemos de ver que los otros sectores anden en ese rango, de 8, 9 por ciento, alrededor de esa cifra. Creemos que alrededor de esas cifras debemos de andar y no del 15 que son cifras que nos vienen a distorsionar”, dice Aguerri.

Barbosa rechazó la posición del representante del COSEP y aseveró que seguirán impulsando el tema del pago retroactivo, en caso que no se lleguen a acuerdos antes de la fecha tope.

“Puede ser contundente en sus palabras (la posición de Aguerri) pero de acuerdo a la ley, los trabajadores tenemos derechos y tenemos la razón, el derecho y la fuerza para reclamarlo”, dijo Barbosa.

Recordó que en tiempos de gobiernos neoliberales el salario mínimo se “negociaba” cada dos o tres años, por lo que existe un “rezago histórico” de la deuda que los empleadores tienen con los trabajadores.

El dirigente sindical dijo que ya existe un precedente de pago retroactivo en el sector construcción, por lo que no existe problema legal y jurídico que vuelva a repetirse una situación de esa manera, que venga a beneficiar a los trabajadores.
“Vamos a buscar el acuerdo tripartito, si se puede lo firmamos, sino vamos por el acuerdo bipartito con el gobierno y si no se puede con el gobierno, la señora Ministro tiene la última palabra en la última sesión y decir este es el salario mínimo y estamos obligados a acatarlo todo el mundo y el retroactivo lo vamos a cobrar de cualquier manera, pero lo cobramos”, concluyó Barbosa.

Al asumir su primer periodo de esta segunda etapa de la revolución, el comandante Daniel Ortega Saavedra encontró un salario mínimo que rondaba los mil 400 córdobas y al finalizar el 2011 nos encontramos con uno que promedia los tres mil 100 córdobas, lo que significa que en cinco años se ha incrementado en un 120 por ciento.

(Visited 4 times, 1 visits today)

también te puede interesar