Nicaragua

Terapeuta confirma denuncia de Rosario sobre persecución de que es objeto por diario La Prensa

Es originaria de la Federación Rusa y trabaja legalmente en nuestro país ejerciendo la medicina alternativa, práctica regulada y autorizada por las leyes nicaragüenses

medicina alternativa, Larisa Maximadzhi
La especialista en medicina alternativa, Larisa Maximadzhi confirmó que desde hace una semana sufre el acoso, persecución y espionaje de personeros que laboran en el derechista diario La Prensa, tal y como lo denunciara la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía. | el19digital

Redacción Central |

Es originaria de la Federación Rusa y trabaja legalmente en nuestro país ejerciendo la medicina alternativa, práctica regulada y autorizada por las leyes nicaragüenses

La especialista en medicina alternativa, Larisa Maximadzhi confirmó que desde hace una semana sufre el acoso, persecución y espionaje de personeros que laboran en el derechista diario La Prensa, tal y como lo denunciara la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

Esta terapeuta, originaria de la Federación Rusa, vive y trabaja legalmente en nuestro país, ejerciendo la medicina alternativa, práctica que está regulada y autorizada por las leyes nicaragüenses.

Maximadzhi es propietaria del Centro de Atención Médica “Manos Milagrosas” que se ubica en el sector del kilómetro 10 y medio de la Carretera Sur.

Aseguró que a su clínica últimamente han llegado personas que dicen estar enfermas, pero cuando están dentro del consultorio comienzan a realizar todo tipo de preguntas, que no tienen ninguna vinculación con la enfermedad que dicen padecer. Igualmente realizaron preguntas sobre los pacientes que llegan buscando la terapia bioenergética, una nueva alternativa médica en nuestro país.

La persecución ha llegado al extremo que vigilaban la vivienda día y noche, la persiguieron al supermercado y otras actividades que normalmente realiza la doctora Larisa Maximadzhi.

“Me di cuenta que venían algunas personas, que venían como pasatiempo, pero realmente me daba cuenta que no era eso (recibir atención médica) lo que les interesaba. Afuera andaba una persona tomando fotos o mirando, averigüando quién sabe qué”, dijo Maximadzhi con la ayuda de una intérprete.

Aseguró que tal situación la puso al tanto de la Policía Nacional, pero subrayó que no tienen nada de qué preocuparse “porque no tengo nada que ocultar”.

“Realmente lo que me preocupa es la salud de mis pacientes (…) a veces venía una persona y yo sé que no tiene la enfermedad que dice, solo pregunta quiénes vienen a esta clínica”, asegura la doctora, al explicar los detalles que le llamaron la atención y le hicieron presentar la denuncia a la Policía.

Maximadzhi reside en el país desde hace un par de años, tiempo que le ha permitido conocer el cariño del pueblo nicaragüense, el que se acerca a su clínica a buscar la sanación de sus problemas de salud, a través de la medicina bioenergética, una terapia muy conocida en países europeos y africanos.

La especialista hizo una breve explicación de este tipo de técnica bioenergética, cuya principal característica es que descubre el padecimiento a través del contacto corporal y en ocasiones no necesita tocar a las personas para conocer el mal que le aqueja.

Esta terapia está muy vinculada con la estructura corporal, la identificación de la mente y del cuerpo, donde hace ver que el pensar y el sentir son iguales y se complementan. Larisa sostiene que detrás de estos procesos conscientes se encuentran los factores energéticos que tienen que ver con las funciones vitales del ser humano.

“Denuncio esta persecución que no tiene ningún sentido, porque la medicina alternativa en todas partes del mundo es una práctica legítima, habemos personas que optamos por ese tipo de medicina porque nos sentimos mejor, es un derecho de las personas”, declaró la compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, al hacer pública la situación que vive Maximadzhi desde hace varios días.

“Yo quiero denunciar esta persecución, este acoso, este hostigamiento, contra una persona que trabaja legítimamente en Nicaragua, solamente porque yo visito esa clínica de terapias alternativas”, expresó Rosario al explicar cuáles serían algunas de las razones de porqué la terapeuta está siendo perseguida por supuestos reporteros de La Prensa.

Lamentó que estos medios de comunicación en su afán de destruir, están ejerciendo prácticas impropias y que no contribuyen a que desarrollen otras formas de atender la salud de las persona, puntualizó.

también te puede interesar