Nicaragua

Daniel: Cardenal Obando retomó el grito por la paz de Rubén Darío

Junto a la compañera Rosario presidió el acto oficial en el cual se entregó a Su Eminencia la Orden de la Independencia Cultural en ocasión de su 86 cumpleaños

Daniel Ortega y Miguel Obando
El Comadante Daniel Ortega junto al Cardenal Miguel Obando y Bravo. | César Pérez

Redacción Central |

Junto a la compañera Rosario presidió el acto oficial en el cual se entregó a Su Eminencia la Orden de la Independencia Cultural en ocasión de su 86 cumpleaños
»Homenaje a Cardenal Obando con muestras de amor y seguridad de mayor paz y bienestar
»Goza Cardenal Obando de buena salud por su dedicación a la paz

El Presidente de la República, comandante Daniel Ortega Saavedra, otorgó la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío a Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo en ocasión de su cumpleaños número 86, el cual fue celebrado con un acto oficial en la Plaza de la Revolución.

La ceremonia fue presidida por el Presidente Daniel; la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía; el Vicepresidente de la República, General Omar Halleslevens; Su Eminencia Cardenal Miguel; los Monseñores Eddy Montenegro, Bismark Carballo, Monseñor Castrillo, el Padre Eslaquit y Doña Chepita, cercana colaboradora del Cardenal.

Luego de haber entregado la Orden Independencia Cultural Rubén Darío al Cardenal, el Presidente Daniel se dirigió al pueblo nicaragüense y destacó la labor de Su Eminencia cuya vida ha “significado su vocación cristiana de servirle a Dios, sirviéndole al Pueblo”.

El Presidente comentó que Su Eminencia nació en el pueblo de la Libertad, en el departamento de Chontales, lugar de donde también son originarios él y el vicepresidente Halleslevens.

Daniel indicó que los tres deben se sentirse “orgullosamente nicaragüenses, orgullosamente centroamericanos, orgullosamente latinoamericanos y caribeños, orgullosamente hijos de Dios en este planeta”.

El Presidente valoró que la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío es un reconocimiento que se le entrega en nombre del pueblo nicaragüense, en nombre de las familias nicaragüenses y en nombre de la juventud nicaragüense.

Durante su discurso el comandante hizo referencia a Rubén Darío, el Príncipe de las Letras Castellanas, quien no se cansaba de gritar y demandar la Paz a la humanidad entera, ejemplo que fue retomado por el Cardenal Miguel muchos años después.

“Rubén que no se cansó de gritar a la humanidad entera, le gritaba en aquellos tiempos, desde New York, le gritaba a la humanidad entera, decía: yo voy gritando, decía Rubén, Paz, Paz y Paz, alma en el alma, mano en la mano a los países de la aurora!”.

“Y ese grito de Rubén, fíjense hace cuánto tiempo, hace cuántos años, ahora que estamos todavía conmemorando la fecha del nacimiento y del fallecimiento de Rubén, como lo retomó Su Eminencia el Cardenal Miguel, en una Nicaragua donde el pueblo estaba ansioso de Paz, Justicia, Amor, Libertad, los principios que ha resumido Su Eminencia en su mensaje” explicó el comandante.

Según el comandante, el Cardenal Miguel asumió un compromiso con la Paz, “y lo asumió corriendo riesgos, desafiando las balas, sin portar un fusil, solo portando el arma del Amor a la Paz, de la disposición de contribuir a la Paz en esta Nicaragua”.

“Y se logró finalmente alcanzar la Paz, ponerle fin a la guerra, pero había que continuar batallando para poder completar esa Paz con Justicia, que es lo más difícil: Paz con Justicia” aseguró.

El presidente indicó que “los pueblos quieren la Paz de las familias viviendo con Justicia, por eso es que es importante la labor que luego ha asumido el Cardenal Miguel al frente de la Comisión de Reconciliación, Justicia y Paz”.

Recordó cuando en el año 2007 se produjo el nombramiento de Su Eminencia a cargo de la Comisión de Reconciliación, Justicia y Paz.

“Recién habíamos asumido el Gobierno, y había mucha polémica. Finalmente nos reunimos con los señores Obispos, con la Conferencia Episcopal y ahí presente Su Eminencia el Cardenal se logró llegar a un consenso”, relató el comandante y agregó que “el Cardenal bien podía disponer, como así lo había hecho, de continuar sirviéndole a su pueblo, no se iba a jubilar, decidió no jubilarse, sino que decidió seguir trabajando sirviéndole a las familias nicaragüenses”.

No obstante a pesar de todos los esfuerzos que se han realizado, el Comandante precisó que todavía hace falta la Justicia en nuestro país.

“La justicia en términos de vivienda digna, la justicia en términos de un techo para las familias que están expuestas al sol o a la lluvia, la justicia con una escuela digna, la justicia con caminos transitables, con caminos adoquinados o asfaltados, la justicia con trabajo, la justicia con capacidad de servir sin pensar en recompensa alguna”.

“Esos son los valores que venimos cultivando, que venimos desarrollando bajo estos conceptos de Cristianismo, Socialismo y Solidaridad”, indicó.

Daniel dijo sentirse seguro de que llegará el día en que esos principios que no le hacen daño a nadie “los practiquemos todos los nicaragüenses, entonces habremos construido la Paz con Justicia de forma definitiva en nuestra Patria Nicaragua”.

Hoy se conmemora 13 aniversario del fortalecimiento de la unidad Latinoamericana y Caribeña

Durante su mensaje, el comandante Daniel expresó que hoy se celebra el 13 aniversario del ascenso al poder del hermano, compañero, Comandante Presidente Hugo Chávez Frías.

El presidente Daniel se refirió a su homólogo venezolano como “otro hermano latinoamericano, caribeño que practica el principio cristiano de la solidaridad” y que le tiene un gran cariño a Su Eminencia el Cardenal Miguel y al pueblo nicaragüense.

“Hoy están conmemorando el 13 aniversario que fue el inicio de un nuevo proceso de lucha en América Latina, gracias a Dios ya no de lucha armada, porque llegaron al poder a través de los votos y ahí está librando la batalla, ahora por fortalecer la justicia en su país, por fortalecer la unidad Latinoamérica y Caribeña, que son los principios que aquí ha venido promoviendo, cultivando y cosechando Su Eminencia el Cardenal Miguel y que estoy seguro, querido Cardenal, continuará sembrando, cultivando y cosechando en beneficio de todo el pueblo nicaragüense” finalizó el Presidente.

también te puede interesar