Nicaragua

Las elecciones han sido un ejemplo de patriotismo y vocación democrática

El padre Naguib Eslaquit valoró de esa manera los comicios del domingo y felicitó a Daniel y a la compañera Rosario por el extraordinario esfuerzo que durante 5 años han realizado con los nicaragüenses

Redacción Central |


El padre Naguib Eslaquit valoró de esa manera los comicios del domingo y felicitó a Daniel y a la compañera Rosario por el extraordinario esfuerzo que durante 5 años han realizado con los nicaragüenses

El padre Naguib Eslaquit felicitó al presidente Daniel y a la compañera Rosario Murillo por el extraordinario esfuerzo que durante 5 años han realizado con los nicaragüenses y opinó que las elecciones han sido un ejemplo de patriotismo y vocación democrática para todo el mundo.

El padre Eslaquit inició bendiciendo y alabando el nombre de Jesús, porque Jesús es el Señor y el Rey de Nicaragua.

Expresó que estamos Bendecidos, Prosperados y en Victoria, ya que hoy es un día en que los nicaragüenses seguimos celebrando la fiesta cívica y en victoria que vivimos al depositar nuestro voto el pasado domingo.

Eslaquit destacó que las elecciones fueron un ejemplo de patriotismo y democracia para todo el mundo y por eso es que los países de todo el mundo nos están felicitando por las elecciones que se desarrollaron con transparencia y Paz.

Respecto a los resultados, Eslaquit dijo que aquí no existen vencedores ni vencidos, sólo existimos ganadores que somos todos los millones de hermanos nicas, hijos de esta tierra.

Por eso debemos unirnos tomándonos de las manos para hacer de nuestra nación, que es pródiga en recursos naturales y humanos, una tierra más próspera con mejores oportunidades para todos, continuando los proyectos sociales que se han venido realizando en estos 5 años de gobiernos, indicó.

Eslaquit estimó que Nicaragua es la gran ganadora, porque ha sido una votación con porcentajes altísimos de contundente apoyo al trabajo del gobierno, que muestran al mundo entero, nuestro deseo y anhelo del deseo de consolidación de la democracia, que tanto nos ha costado.

Sin embargo dijo que independientemente de los resultados de las elecciones todos somos hermanos y de esa manera debemos vernos con ternura, solidaridad, desprendimiento y con sacrificio para ayudarnos unos a otros.

Nicaragua es de todos, este triunfo no es de un determinado partido político, este triunfo es de todos los nicaragüenses, continuemos en Paz trabajando, continuando ese proceso, precisó Eslaquit.

El sacerdote agradeció el trabajo del comandante Daniel y de la compañera Rosario Murillo y luego exaltó el trabajo sacrificado, amoroso y entregado que durante décadas nuestro amado Cardenal Miguel Obando ha venido desarrollando por el Bien de Todos.

Que sigan adelante en este nuevo periodo de gobierno, que Dios le ha concedido por la voluntad del pueblo que es la misma voz de Dios. Señaló que es una enorme responsabilidad, pero también es una enorme alegría porque cuando se trabaja por el Amor no hay cansancio.

Gracias Presidente Daniel Ortega, gracias doña Rosario Murillo… usted lo ha dicho, esto es un signo de madurez, de espiritualidad, de inversión desde lo más profundo del corazón para que nos veamos y son sintamos siempre como hermanos.

Así mismo dijo que pueden contar con sus oraciones y con su firme voluntad de seguir aportando, como todos los hermanos nicaragüenses debemos de hacer, desde nuestros lugares, desde nuestros trabajos, desde nuestras respectivas vocaciones, para seguir aportando nuestro granito de arena por el bien de Nicaragua.

Ante los constantes llamados a la violencia que la Alianza PLI realiza a través de los medios derechistas para desconocer los resultados de las elecciones, el padre Eslaquit dijo que vamos a pedirle al Señor Jesucristo que ilumine la mentalidad de las personas que quieran todo lo contrario a la Paz.

Advirtió a todos los hermanos nicaragüenses, que no presten atención a los llamados de violencia.

Todos los nicas nos debemos de amarrar a los pies de la Cruz de Cristo para rechazar todo llamado de violencia, Jesucristo es un príncipe de paz, recordó Eslaquit.

también te puede interesar