Nicaragua

Civismo y voluntad de paz en proceso electoral comprueban observadores

Así lo declararon dos de ellos procedentes de Suecia

Redacción Central |

Así lo declararon dos de ellos procedentes de Suecia

Dos observadores de Suecia comentaron para Radio La Primerísima el clima de civismo y la voluntad de paz que han percibido en numerosas conversaciones con nicaragüenses de todos los estratos sociales en los últimos días.

Pablo Briceño y Alberto Muñoz, del Comité de Solidaridad Carlos Fonseca Amador de Suecia, participan como observadores electorales y han estado en el país por más de una semana, durante la cual han podido preguntar a muchos habitantes de Managua acerca del clima electoral que se vive en el país.

No parece que fuera un acto eleccionario con las pasiones desbordadas, dice Briceño, que tiene larga experiencia en el trabajo sindical.

Hay un alto civismo. La gente se prepara para ir temprano a votar el domingo, lo que nos llama la atención, porque en las elecciones que hemos visto en Chile y en Suecia, la gente no acude a los locales, no les interesa. Pero aquí sí, agregó.

Los observadores han preguntado a muchas personas si tienen toda la documentación para votar, y la mayoría de la gente ha dicho que sí.

Además, la gente conoce sus locales de votación, por eso decimos que lo que nos impresiona es el civismo de los nicaragüenses, añadió Alberto Muñoz.

Lo que la gran mayoría de las personas nos ha dicho es “queremos mantener la paz en la que vivimos, porque nosotros podemos tener algunas necesidades pero lo que queremos mantener es la paz”, agregó.

Según los observadores, tanto las mujeres como los hombres han expresado opiniones parecidas, como la importancia de preservar la paz y desarrollar el país, ya que esas son cuestiones sumamente importantes para todos los nicaragüenses.

Esperaba encontrar el conflicto político. Aquí hay una lucha política que tiene que desarrollarse y los distintos bandos tienen que luchar por hacer valer su política, su opinión y triunfar en la elección. Pero no vemos eso, sino que el enfrentamiento político que hay es civilizado, lo que impresiona, dice Muñoz.

Otra cosa que llamó la atención de los observadores es que los jóvenes nicaragüenses tienen derecho a votar a los 16 años, lo que les pareció “sorprendente”.

también te puede interesar