Nicaragua

Iglesia coincide con el gobierno en luchar a favor de los pobres, dijo Monseñor Bismarck Carballo

Se pronunció por un dialogo para trabajar unidos por el Bien Común y consideró legítima la candidatura presidencial del Comandante Daniel Ortega para los comicios de noviembre

Redacción Central |


Se pronunció por un dialogo para trabajar unidos por el Bien Común y consideró legítima la candidatura presidencial del Comandante Daniel Ortega para los comicios de noviembre

Las declaraciones hechas por Monseñor Bismarck Carballo, Cura Párroco de la Iglesia Espíritu Santo de Managua, señalan que la Iglesia es todo el pueblo de Dios y no solamente los laicos, los sacerdotes y obispos.

Entrevistado por Pedro David González para INFORME PASTRAN, Carballo sostiene que, evidentemente, la Conferencia Episcopal no ha tenido una relación dinámica con el gobierno como se hubiese querido.

El religioso dijo que los sacerdotes y los obispos son personas que deben estar en permanente disposición de dialogar y de poner en alto los valores evangélicos, como la capacidad del perdón y la reconciliación de respeto con todas las instituciones, con lo cual el gobierno que preside Daniel Ortega se ha reconciliado y además porque desde el Papa Juan Pablo II se invitó a la Iglesia a la reconciliación y el perdón

Agregó que los sacerdotes y los obispos son personas que deben estar en permanente disposición de dialogar y de poner en alto los valores evangélicos, como la capacidad del perdón y la reconciliación de respeto con todas las instituciones.

“Independientemente de lo que pase en Nicaragua, pero en todas parte del mundo siempre hay un diálogo entre la Iglesia y el Estado, la Iglesia y las autoridades, así es que yo no me asustaría que éste diálogo se dé a algunos niveles y no porque precisamente estemos de aliados (con el gobierno) sino en una actitud de buscar el bien común y de trabajar unidos por lograr el bien común de los nicaragüenses”, expresó.

Valoró positivo el hecho que el Frente Sandinista manifestara públicamente que no desea hacer una campaña electoral que denigre a los adversarios, “lo cual es un valor porque lamentablemente otros partidos políticos en sus campañas electorales están utilizando siempre el tema de la acusación, los errores del pasado”.

“Yo siento que a estas alturas del siglo XXI ya no hay que ver la vista hacia atrás como la mujer de Lot en Sodoma y Gomorra que se quedó hecho una estatua de sal. Hoy, los hombres y mujeres que están en la política y los nicaragüenses en general, y los cristianos, debemos tener la capacidad de ver hacia adelante y no hacia atrás”, dijo el religioso.

Monseñor Bismarck Carballo dijo que la Iglesia coincide con el actual gobierno sandinista en cuanto a la lucha a favor de los pobres.

“Porque cuando se habla de hambre cero, usura cero, de promover techo digno, todos estos son temas que la doctrina social de la Iglesia lo promueve, de tal manera que yo diría que antiguamente había critica porque no había esa sintonía en cuanto a la posición de la Iglesia en cuanto al tema de lo social”, apuntó.

Observó que “la Iglesia nunca va a renunciar a su capacidad profética que es anunciar la buena noticia y denunciar todo aquello que se oponga a esta buena noticia”.

Sobre el actual CSE, preguntó qué pasaría si los opositores liberales ganan las elecciones y son estos magistrados los que les den el reconocimiento.

“A mí me parece que ha sido una campaña de ataques para desacreditar al Poder Electoral en la medida en que esto repercute en contra del gobierno, pero yo creo que a estas alturas y viendo el juego electoral donde todos los partidos están participando, me parece que ha quedado atrás la crítica y más bien esto es la dinámica de una sociedad democrática, es aceptar las reglas del juego, participar y no dejar espacios vacíos”, dijo Carballo, en una posición totalmente contraria a lo que dicen algunos obispos de que el proceso está viciado y que hay irregularidades.

Las principales figuras de la Iglesia Católica de Nicaragua no escapan a la división que sufren diversos sectores de la vida nacional y tienen opiniones divergentes sobre las elecciones del próximo 6 de Noviembre y acerca de por quién deben votar las elecciones.

Desde hace varias semanas que los Obispos de la Conferencia Episcopal de Managua en conjunto y luego algunos jerarcas por separado, vienen insistiendo en que los nicaragüenses no deben abstenerse, que debe ir a las urnas y que incluso deben decidirse por el mal menor.

Algunos obispos, como el Obispo Auxiliar de Managua, Monseñor Silvio Báez insisten constantemente en que la candidatura a la reelección del Presidente Daniel Ortega es ilegal e inconstitucional, pero Monseñor Bismarck Carballo tiene otras consideraciones.

“Yo no soy abogado para juzgar eso, pero me parece a mí que si están participando todos los partidos políticos en el proceso electoral es legitima la candidatura del Presidente Ortega. Además, que entiendo que hay algunos decretos de otros poderes del estado, como es el poder judicial que ha legitimado esta candidatura del Presidente Ortega”, manifestó.

El religioso dijo considerar que el mandatario emitió el polémico decreto 3-2010 mediante el cual prorrogó en sus cargos a 24 funcionarios de alto rango, “para evitar un vacío que hubiera sido más caótico y luego en la Constitución hay un artículo que en realidad no se reformó totalmente y que da la posibilidad de que los actuales continúen hasta que se nombren unos nuevos magistrados o representantes.

“Yo creo que en la Asamblea Nacional ha faltado negociación para subsanar ese vacío que pudo haberse presentado”, precisó.

Monseñor Bismarck Carballo dijo esperar que la próxima Carta Pastoral de los Obispos del país sobre las elecciones contenga palabras iluminadoras para que los nicaragüenses puedan escoger a los mejores candidatos.

“Yo creo que el pueblo es inteligente y va a saber escoger”, sostuvo.

Agregó que las elecciones han estado tranquilas y se debe entender que la comunidad católica y el pueblo en general ha tenido madurez y puede discernir, sobre todo aquellos que han encontrado respuestas a sus necesidades básicas.

Sobre las demandas del sector privado, donantes, partidos políticos y hasta obispos que exigen observación nacional e internacional para las elecciones, Monseñor Carballo dijo que siempre existe ese argumento de buscar arbitraje u observación electoral, pero consideró que “lo importante es dejar claro de que los nicaragüenses somos los que vamos a decidir a quién vamos a elegir y quien va a ser el futuro presidente”.

Carballo manifestó que aunque su voto será secreto, él se inclinará “por aquel candidato que dé respuesta y haya dado respuestas sociales, sobre todo a los más pobres de Nicaragua”.

( Redacción Central La Voz del Sandinismo- Informe Pastrán)

también te puede interesar