Nicaragua

En esta lucha se conjugan Cristianismo, Socialismo y Solidaridad, dijo Daniel

Habló al pueblo de Masaya al culminar El Repliegue

Rosario y Daniel en El Repliegue a Masaya
Acompañado de Rosario y de miles de nicaragüenses, el comandante Daniel Ortega participó en el acto de clausura de El Repliegue a Masaya. | César Pérez

Redacción Central |

Habló al pueblo de Masaya al culminar El Repliegue

Al culminar El Repliegue, tras llegar a Masaya acompañado de Rosario y de miles de nicaragüenses, el comandante Daniel Ortega participó en el acto de clausura de la celebración y señaló que en la presente lucha se conjugan Cristianismo, Socialismo y Solidaridad.

El Presidente de la República afirmó que, a pesar de encontrarse el país en un año electoral, lo más importante es continuar atendiendo los programas sociales, los programas de la Revolución.

La Voz del Sandinismo reproduce el texto completo de las intervenciones realizadas en el acto donde también usó de la palabra el alcalde de Masaya, Felix Trejos:

Palabras de Félix Trejos

Alcalde del Municipio de Masaya

¡Viva el Comandante Daniel Ortega! ¡Viva la Chayo, jodido! ¿¿A dónde vamos a votar? ¿Qué fecha vamos a votar? Entonces… ¡el 6 en la 2! ¡el 6 en la 2!

Estimados hermanos, el Comandante Ortega nos solicitó que construyéramos escuelas en el campo; nos dijo que construyéramos escuelas en la peri-feria de Masaya, y hoy, hay ocho Centros de Com-putación nuevos, para el pueblo de Masaya, ¡gra-tuitos! Eso es Amor. Y los muchachos están estu-diando y tienen un compromiso con la Patria… ¡estamos compartiendo el Amor!

Y éste es nuestro próximo Presidente, ¡y seguirá siendo Presidente porque así lo pide la gente! Bienvenido a Masaya, Comandante. Hemos cumplido con su Mandato y ahí tiene detrás, una prueba… ahí está el nuevo Tiangue… ¡ahí lo tiene! Tiene también en Los Sabogales, 60 casas construidas para la gente de Las Torres; y está adoquinado todo el pueblo, y vamos a seguir adoquinando, porque el pueblo es del Frente Sandinista de Liberación Nacional, representado en la Esperanza, en la Fé y en el Amor del Comandante Ortega y la Compañera Chayo. ¡Viva el Comandante Daniel! ¡Viva la Compañera Chayo! Gracias.

Palabras de Daniel

¡Cuánto pueblo… cuánto pueblo! Pero en este pueblo ¡cuántos muchachos, cuántas muchachas, cuánta juventud! Yo diría que el 99.9% son jóvenes. De los que hemos marchado hoy, de los que hemos hecho este recorrido, esta caravana de Managua a Nindirí y de Nindirí a Masaya, este inmenso torrente de almas, este inmenso torrente de pueblo, es un inmenso torrente de jóvenes llenos de Esperanzas, llenos de Alegría, llenos de Futuro, llenos de Dignidad.

Estamos en Masaya, y en Masaya, estamos en el corazón de Masaya, que es Monimbó. Aquí está el Consejo de Monimbó, aquí están presentes, el Consejo de Ancianos, el Consejo de Notables, con la Vara de mando, el Alcalde de Vara, levantando su vara, el Alcalde de Monimbó.

Este es el 32 Aniversario del Repliegue, que solamente ha sido posible en la medida que torrentes de juventud, torrentes de pueblo, le han dado continuidad a ese Histórico Repliegue, de hace 32 años. Muchísimos de ustedes, la gran mayoría, diría yo con sólo observarlos ¡ni siquiera habían nacido! y son los que hoy multi-plican esa lucha patriótica, multiplican esa lucha heroica, que hace 32 años se libró en nuestra Nicaragua.

Hoy, aquí, desde Masaya, desde Monimbó Heroico, saludamos al Consejo, a su Alcalde; al Alcalde de todos los masayas, compañero Félix, que acaba de darnos unas ardorosas palabras, pero llenas de contenido… unas palabras llenas de escuelas, llenas de viviendas, ¿para quién? Para el pueblo. ¿Para quién? Para los pobres. ¿Para quién? Para los trabajadores, para las mujeres, para las familias, que es lo que más están necesitando las familias.

Igual las calles… Por primera vez, recorremos la calle de entrada al Repliegue ya pavimentada; todavía el año pasado, cuando el Repliegue, esa calle estaba lodosa, ustedes recordarán, porque llovía fuerte y estaba llena de lodo. Ahora no, ¡está pavimentada! ya se ven las construcciones sobre esa calle. Pero además, nos decía el Alcalde que se han construido más de 200 calles adoquinadas aquí en Masaya; Calles para el Pueblo, calles para las familias trabajadoras, calles para los artesanos, que son alma y corazón de este pueblo; el Tiangue para los artesanos también, para las comidas, que están en la gran cultura de Monimbó, en la gran cultura de Masaya, en la gran cultura nicaragüense.

¡32 años! En estos momentos, son ya las 11:30 de la noche… bueno, 11:30 de la noche aquí en Nicaragua; ya en Europa, en Holanda, estaríamos hablando que son aquí las 11:30, allá serán como las 7:30, 8:30 de la mañana. Aquí son las 11:30 de la noche del día 25 de Junio todavía… allá son ya las 7:30 de la mañana del 26 de Junio, ¡el día en que se dio el Fallo Histórico en favor de Nicaragua, condenando la agresión del Imperio norteamericano!

¡25 años…! Podemos conmemorarlo ya, porque fue allá, no fue en Nicaragua, fue allá, en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que es la máxima autoridad que tiene el Mundo para dictar Justicia, fue allí en esa Corte, donde, a esta hora, este día, ya día 26 allá en la Corte, se estaría dando el Fallo Histórico que le dijo a los gobernantes norteamericanos: dejen de hacerle daño a Nicaragua, dejen de matar nicaragüenses, dejen de destruir escuelas, dejen de minar los puertos, suspendan esa guerra sucia, pero además, ¡indemnicen a Nicaragua con 17 mil millones de dólares! De esos dólares que, hace 25 años te-nían un valor mucho mayor del que tienen los dólares hoy; porque ustedes saben, la moneda se devalúa, y así como se devalúa el córdoba, tam-bién se devalúa el dólar. Y el dólar se ha deva-luado de tal manera, que si los Estados Unidos honrasen esa deuda con Nicaragua, seguramente que tendrían que pagarnos ahora el triple de lo que la Corte dictó. ¡Y ese es un derecho que tenemos los nicaragüenses!

Y yo les diría, en este día, a los Congresistas norteamericanos, la mayoría Republicanos, del mismo Gobierno, del mismo Presidente que cometió ese delito internacional que fue condenado por la Corte Internacional de Justicia, que condenó a los Estados Unidos, ¡al Estado norteamericano lo condenó! entonces con un Presidente Republicano, el Presidente Ronald Reagan, que en paz descanse.

Y ahora, en el Congreso de los Estados Unidos, resulta que Congresistas Republicanos están tro-nando en contra del Presidente Barack Obama, pidiéndole que lance acciones en contra de los países del ALBA; pidiéndole que no mande de Emba-jador a Nicaragua, a un Embajador que él ha propuesto ante el Senado, que antes estuvo de Representante de los Estados Unidos en Cuba, y que ahora vendría aquí a Nicaragua porque nosotros les damos la autorización para ser Embajadores en nuestro país.

¿Pero qué dicen esos que se quedaron anclados en el pasado? Esos malos norteamericanos, ¿qué es lo que dicen? Que ese Embajador no es lo suficientemente malo como para venir a Nicaragua a hacerle daño a los nicaragüenses, ¡imagínense! Yo les diría a esos Congresistas Republicanos, y a algunos Congresistas Demócratas que actúan peor que los Republicanos, son pocos, pero actúan peor que los Republicanos porque tienen el mismo mensaje, el mismo discurso, yo les diría que empiecen ¡con dar el ejemplo…! si ellos dicen que Nicaragua debe respetar la Ley, ellos deben de respetar la Ley.

Nosotros, por ejemplo, estamos cumpliendo con las leyes internacionales, porque hemos venido indemnizando a norteamericanos, ciudadanos norteamericanos que fueron afectados al Triunfo de la Revolución, en sus propiedades… Pero incluso, también hemos venido indemnizando a ciudadanos nicaragüenses, que fueron miembros de la genocida Guardia somocista, pero que en la época del Gobierno Republicano, en aquellos años, les dieron la nacionalidad norteamericana… entonces, ellos reclaman como norteamericanos.

Y Nicaragua, en ese sentido, puede decir, con la frente en alto Nicaragua dice: “somos pobres, pero honrados”, porque le estamos pagando a los yanquis esa deuda. Pero ellos no pueden decir con la frente en alto, que son ricos y honrados, ¿por qué? porque la verdad es que, en la práctica, ellos demuestran que son ricos, pero no son honrados y no están cumpliendo con lo que manda la Ley Internacional.

Por eso yo les digo a los Congresistas norte-americanos… si quieren hablar de Democracia, den el ejemplo, y cumplan con lo que manda la Sentencia de la Corte de La Haya. Si quieren darnos lecciones a los nicaragüenses, primero que den el ejemplo ellos, prediquen con el ejemplo. Y no que, como les decía, continúan con políticas que ya no tienen sentido en estos tiempos, cuando más bien tenemos que buscar el entendimiento entre todos los pueblos, el entendimiento entre todas las naciones, el respeto en las relaciones entre todas las naciones y entre todos los pueblos, incluyendo, lógicamente, las relaciones entre Estados Unidos y Nicaragua.

Nosotros lo hemos dicho, y se lo dijimos al Presidente Barack Obama, cuando tuvimos la oportunidad de reunirnos con él, que Nicaragua quiere, con los Estados Unidos, relaciones respetuosas… y él dijo en esa ocasión, que Estados Unidos también quería relaciones respetuosas, un nuevo tipo de relaciones con Nicaragua y con las Naciones latinoamericanas.

Entonces, ¿qué le decimos a esos Congresistas, que no están ayudando a que Estados Unidos salga del pasado? Cambien de actitud… ¡cambien de actitud! Y si quieren que sus palabras tengan sentido, pronúnciense en el 25 Aniversario de la Sentencia de la Corte Internacional de Justicia, y digan con la frente en alto, que Estados Unidos le va a pagar a Nicaragua lo que le debe a Nica-ragua.

Queridos hermanos, querida juventud… ¡cómo corrían estos muchachos, estas muchachas! incan-sables, con toda la energía que tiene la juven-tud, venían corriendo, algunos hasta como a 9 kilómetros, 10 kilómetros; venían corriendo bien rápido, de repente aceleraban el paso, y todavía iban más allá de los 10 kilómetros por hora, luego bajaban el paso. Y pensábamos todos que después del aluvión de la mañana, de la tarde, nos venía un aluvión ahora en El Repliegue. In-cluso, se decía que el aluvión iba a ser tan fuerte que iba a paralizar el Repliegue.

Porque, imagínense, ya un aluvión con esos gran-des torrentes, esos ríos que se forman por las calles hacen prácticamente, materialmente imposible avanzar, caminar. En ese momento hay que pensar más bien en cómo ir a proteger, a auxiliar a la gente que se ve afectada cuando se producen grandes inundaciones. Pero fíjense lo que es Dios… ya a eso de las 4 de la tarde, en Managua dejó de llover. Y cuando iniciamos el Acto en la Plaza Ana María, en el mercado, ya había dejado de llover… ¡una bendición de Dios!

Seguramente, los que tienen en su corazón y en sus palabras, solamente odio y confrontación, seguramente que ellos estaban frotándose las manos, esperando que nos cayera el aluvión, que continuara el aluvión. ¡Y cómo les debe de haber dolido cuando nos vieron en la plaza, y el agua ya no estaba! ¡Gracias a Dios! ¿Y a quién más? ¡Gracias a Dios! ¿Y a quién más? ¡Gracias a Dios! ¡Claro que gracias a Dios! ¿Y a quién más?

Pero incluso, yo les dije allá… mejor hagamos una caravana vehicular, porque seguramente que nos va a llover fuerte, va a llover demasiado fuerte. Y me decían que no, allá en la Plaza. Entonces les dije, bueno, busquemos una inter-media, nos vamos caminando hasta la Carretera a Masaya, y luego hacemos la Caravana vehicular, pensando siempre en que, bueno… Dios se está portando muy bien, porque nos ha permitido realizar el Acto sin lluvia. ¡Qué bien se está portando Dios con nosotros! Se lo agradecemos, ¡Bendito sea Dios! Pero dije: seguramente vendrá agua después, porque además, estamos en período de lluvia, en período de invierno, el país necesita lluvia, los agricultores necesitan agua para producir los alimentos, ya lo sabemos…

Entonces, dije, seguramente nos va a caer un aluvión, un aguacero tan fuerte como el que estaba cayendo en Managua, y que cayó aquí en Nindirí. Por la tarde, me decían que en Nindirí y aquí en Masaya estaba lloviendo a cántaros, como se dice, todo el día, y en la tarde. ¿Hasta que hora llovía en Masaya? Todavía a las 6:30 de la tarde, fíjense, estaba lloviendo fuerte aquí en Masaya. Y cuando nosotros llegamos a Nindirí, ya no estaba lloviendo; y cuando marchamos de Nindirí hacia Masaya, no estaba lloviendo; y estamos aquí en esta Plaza Pedro Joaquín Chamorro, en el Barrio de Monimbó en Masaya, y no está lloviendo, ¡gracias a Dios! Claro que le damos gracias a Dios.

Cada vez que estoy aquí en esta Plaza, en este sitio, traigo los recuerdos de este Colegio, el Colegio Salesiano, Don Bosco, porque aquí es-tudié; aquí estudió también Orlando Noguera, y aquí estudió mi hermano Camilo también. Y me recordaba Orlando que ellos jugaban básquetbol aquí en el Colegio. Yo ahí practicaba un poco de básquetbol; practicaba fútbol también, me gustaba el fútbol; no había béisbol, no había campo para béisbol allí. Aunque me gusta el béisbol también, y cuando muchacho me gustaba practicar, desde el béisbol a mano, hasta el béisbol con bate y todo lo demás.

Entonces, me recuerdo de este Colegio, que en una ocasión, hace ya unos buenos años, fíjense, yo era un muchacho que estaba empezando la Secundaria. Para un 23 de Julio, que se conmemoraba la Masacre Estudiantil, le rendíamos homenaje en Nicaragua, a los estudiantes que la tiranía somo-cista impuesta por los yanquis, había asesinado allá en León, un 23 de Julio del año 1959, después quedó, como El Repliegue, el compromiso de los estudiantes de todo el país, de secun-daria, universitarios, de hacer marchas todos los años el 23 de Julio, para condenar la muerte, y recordar a los Héroes, que no habían caído en vano.

Y de este colegio, salimos en manifestación, y sacamos a todas las aulas, a todos los muchachos; y los Padres, el Director estaba muy molesto porque habíamos sacado a todos los estudiantes, y nos fuimos a juntar con los estudiantes del Instituto. Ahí estaba estudiando Oscar Turcios, en el Instituto; nos juntamos, e hicimos una marcha por todo Masaya. Una gran marcha de estu-diantes protestando, y la Guardia siguiéndonos con los fusiles, a culatazos, lanzando bombas lacrimógenas… ¡era terrible la Guardia, persiguiendo!

Nosotros, al final, terminamos regresando a refu-giarnos aquí al colegio. El Director estaba muy enojado, y dijimos: nos van a expulsar. Era un Padre de origen alemán, de apellido Bayinski, y fuimos donde él; nos llamó a todos los que habíamos dirigido la salida de todos los estu-diantes. Y él, en lugar de decirnos que nos habíamos portado mal, nos dijo que… “cuando la protesta era justa, era un derecho de los estu-diantes, pero que tuviéramos cuidado”. Es decir, no nos castigó el Padre, no nos expulsó, sino que más bien, ¡nos dio ánimo para seguir luchando!

En ese Catolicismo, en ese Cristianismo fue que nos formamos nosotros… creyendo en un Cristo al lado de los pobres, al lado de los campesinos, al lado de los trabajadores, al lado de la Juventud, al lado de las mujeres. Y por eso es que hoy decimos que, en Nicaragua, estamos en una lucha donde se conjugan… Cristianismo, Socialismo y Solidaridad. Y que a esta lucha le vamos a dar continuidad con el pueblo ¡cuántas veces lo decida el pueblo, con su voto! que es donde el pueblo dice quién debe gobernar… si debe seguir gobernando el pueblo, o vendrán a gobernarlo aquellos que, cuando llegaron a gobernar, ¡se olvidaron del pueblo!

El pueblo es sabio, y es el pueblo el que va a decidir en esas elecciones. Por eso es que en este 32 Aniversario del Repliegue, nuestro mensaje es… que sigamos atendiendo todas las labores. Es cierto que este es un Año Electoral, pero no vamos a atender todas las labores para ir nada más a las tareas electorales; tenemos que atender las tareas sociales, la Educación, la Salud, las Viviendas, las Calles para el Pueblo, las Casas para el Pueblo, el Programa Hambre Cero; todos los Programas… el Programa Usura Cero, las Becas para los jóvenes, el finan-ciamiento para los productores, para los trabaja-dores. Es decir, todos aquellos Programas que le dan contenido a este Proceso, profundamente Cristiano, profundamente Socialista, profundamente Solidario.

¡Que viva el 32 Aniversario del Repliegue!

¡Que viva la Juventud nicaragüense!

¡Que viva el Pueblo de Nicaragua!

¡Que vivan nuestros Héroes y Mártires!

¡Qué viva Monimbó! ¡Que viva Masaya!

¡Que viva Nindirí! ¡Que viva Managua!

¡Que viva Nicaragua, bendita y siempre Libre!

¡Sandino vive, la lucha sigue!

¡Patria Libre o Morir!

también te puede interesar

Nicaragua va por el oro en boxeo

Pugilistas profesionales apoyarán a los nuestros, quienes buscarán ocho títulos. La final se realizará este domingo en el Polideportivo Alexis...