Nicaragua

Especialista sugiere áreas pequeñas para el cultivo del algodón

Así se pueden implemntar nuevas técnicas de control de plagas, destacó el también Asesor de la Presidencia de la República para políticas ambientales.

doctor Jaime Incer Barquero
El doctor Jaime Incer Barquero dijo que para producir nuevamente algodón en Nicaragua, se debe planificar muy bien y cultivar en áreas pequeñas donde se puedan implementar nuevas técnicas de control de plagas. | el19digital

Redacción Central |

Así se pueden implemntar nuevas técnicas de control de plagas, destacó el también Asesor de la Presidencia de la República para políticas ambientales.

El doctor Jaime Incer Barquero dijo que para producir nuevamente algodón en Nicaragua, se debe planificar muy bien y cultivar en áreas pequeñas donde se puedan implementar nuevas técnicas de control de plagas.

Incer, quien es asesor presidencial de políticas ambientales, añadió que lo primero que se tiene que hacer es conocer en qué estado quedaron los suelos en el occidente del país,  por el excesivo uso de pesticidas e insecticidas para el control de plagas.

Afirmó que es importante que al iniciar nuevamente la producción de algodón, la actividad no sea tan extensiva y tan despaladora “como fue en los años 50”.

Incer explicó que el despale de extensas áreas para cultivar algodón, cambió el clima de los departamentos de León y Chinandega.

“Esto tendría que hacerse muy bien planificado, en áreas pequeñas, no tan extensas como (como se hizo en décadas pasadas para evitar esos problemas de erosión eólica que se produjeron  aquellos años que era terrible ver como León se llenaba de polvo”, recordó.

Además, recomendó construir nuevamente las llamadas cortinas rompevientos y al menos hacerlas cada 100 metros para evitar la contaminación por polvo.

El especialista en temas ambientales dijo que es importante conocer la variedad de algodón que se cultivará en Nicaragua, esto para conocer las técnicas de control de plagas.

“Habría que cambiar la variedad de algodón para hacer una producción más rápida y menos atractiva a los insectos”, sugirió.

Recomendó que para controlar las plagas no se deben utilizar dosis de insecticidas tan fuertes y dañinos como las que se aplicaron durante la época de los años 50, 60 y 70, lo que contaminó los suelos y las aguas.

“Habría que descartar el uso de insecticidas, pues al final lo que se logró es que los insectos depredadores crecieran en resistencias y los costos de la fumigaciones y de los productos llegó a ser tan alto que el algodón ya no pudo ser competitivo”.

“Yo creo que el cultivo no es dañino en sí, si sabemos manejarlo en pequeñas parcelas con cortinas rompevientos más seguidas, excluyendo los insecticidas”, indicó.

Además insistió en buscar formas de controlar las plagas, de manera que sean menos dañinas a las que se usaban hace 40 o 50 años.

A finales de este mes se iniciará la siembra de algodón en un plan piloto en el occidente del país, lo que ha despertado el interés de productores e inversionistas.

también te puede interesar