Nicaragua

Programas Sociales sandinistas cambian la vida a mujeres de zonas rurales

Los Bonos Productivos Alimentarios y de Adaptación al Cambio Climático trajeron una mejor vida a familias residentes en el campo

Redacción Central |


Los Bonos Productivos Alimentarios y de Adaptación al Cambio Climático trajeron una mejor vida a familias residentes en el campo
» Hambre Cero hizo a nicaragüenses sujetos productivos para la economía

La calidad de vida de muchas familias y especialmente de mujeres que las encabezan en las zonas rurales del país ha aumentado sustancialmente con la vigencia de diversos Programas Sociales Sandinistas.

Ello sucede, or ejemplo, con los Bonos de Adaptación al Cambio Climático, los Bonos Productivos Alimentarios que ocupan un lugar preferente en la política impulsada personalmente por el Presidente de la República, Daniel Ortega, para beneficiar  a los y las nicaragüenses residentes  en comunidades rurales.

Se trata con ellos de beneficiarles con el proceso de reducción de la pobreza y la extrema pobreza, así como en la lucha contra el hambre, empeños fundamentales del Gobierno.

Un ejemplo trascendente puede verse en el municipio de San José de Cusmapa, una de las zonas secas del país y que está ubicada a 217 kilómetros de Managua

Allí,  un total de 510 mujeres se han convertido en socias del Bono Productivo Alimentario y otras 802 familias del Bono de Adaptación al Cambio Climático, consistiendo este último en la entrega de un paquete de semillas de granos, hortalizas, urea y completo para apoyar la producción en las diferentes comunidades del municipio, el cual  es entregado a través del Ministerio Agropecuario y Forestal (MAGFOR).

Armando Hernández Lago, delegado departamental del MAGFOR en Madriz, explica que tras la entrega de los BPA en el departamento, se han organizado núcleos de mujeres, quienes, fruto de la productividad alcanzada en estos últimos años, han logrado ahorrar cerca de 6.5 millones de córdobas.

De esta manera, se están organizando en cooperativas, de las cuales 17 se han constituido legalmente hasta el momento y con los ahorros obtenidos se están financiando entre ellas mismas en búsqueda de continuar apoyando la producción agrícola.

Doña María Galo Hernández, se convirtió en social del BPA en noviembre de 2008 y actualmente su vaca ha tenido dos partos, le ha proporcionado la leche y cuajada para el consumo familiar y para la venta a sus vecinos, además de que las gallinas le han proporcionado huevos y pollos que han sido destinados de la misma manera.

“La familia ha prosperado porque con este Bono hemos logrado salir adelante, nos han dado semilla para sembrar y nos está sacando de la pobreza, porque tenemos más fortaleza para trabajar”, expresa Galo Hernández.

Juana Maradiaga también recibió el BPA hace dos años y a esta fecha ha logrado multiplicar sus animales y por ende tener una mayor producción de leche, cuajadas y huevos para su propia alimentación y comercialización.

“Mi vida ha cambiado mucho después de recibir el Bono Productivo, principalmente en lo económico, porque antes tenía que comprar la leche, ahora si lo buscan más bien lo vendo, al igual que los huevos, a veces les vendo a mis vecinos. Le damos gracias al Gobierno, al Presidente Daniel Ortega, porque es el único que se ha preocupado porque las mujeres salgamos adelante con nuestras familias, que nos ha restituido nuestros derechos como mujeres, porque hasta ahora con este Gobierno es que soy tomada en cuenta”, dice Maradiaga.

Auxiliadora del Carmen Báez es una joven productora de la comunidad Los Llanitos, y desde hace cuatro años, junto a su familia está trabajando en el desarrollo productivo de su parcela con el respaldo del Gobierno del Frente Sandinista, ha recibido un BPA, que más allá de garantizarle la alimentación en su hogar, le está permitiendo comercializar a pequeña escala parte de su producción y de esa forma asegurar la cobertura de algunas necesidades familiares.

Báez ahora también está cultivando frijoles, maíz y algunas hortalizas, gracias al paquete de semillas y fertilizantes que se le entregó como parte del Bono de Adaptación al Cambio Climático, con el cual espera sacar una buena producción, suplir de alimentos a su familia y comercializar el excedente.

“Este cultivo es para la familia, porque el respaldo que recibimos para que produzcamos y de esa forma aseguremos la alimentación de la familia, que tengamos para que consumamos en la familia, pero también para que vendamos. […] Habemos alrededor de 80 mujeres que comercializamos leche, huevos y en las casas tenemos gallinas para consumir la carne”, señala Báez.

Marfanda Ramírez, otra productora de Los Llanitos, afirma que las mujeres han recibido una dote de semillas y abono para mejorar sus cosechas, algo que no se había logrado con los gobiernos neoliberales y con el Bono Productivo, que fue entregado principalmente a las mujeres, les está permitiendo trabajar a la familia completa.

“Nos sentimos muy alegres porque hoy las mujeres somos tomadas en cuenta, donde a nosotras, como buenas administradoras de los bienes, recibimos un Bono Productivo con una vaca, cerda y gallinas que nos están permitiendo alimentar a nuestros hijos y si también podemos vender para comprar algunos otros objetos del hogar que no tenemos”, comenta Ramírez.

Según Ramírez, tras cuatro años de Gobierno Sandinista, se les ha brindado la oportunidad de trabajar desde sus parcelas con toda la familia, con la entrega de semillas y otros implementos para mejorar la producción. “Estamos mejorando la alimentación de nuestra familia y vendiendo productos para comprar otras cosas que nos hacen falta en la casa como el jabón, la azúcar y el café que tantos nos gusta acá en San José de Cusmapa”.

José Aquileo Zambrana, asevera que solamente con el Gobierno del Comandante Daniel Ortega, los productores de la zona han recibido respaldo para desarrollar sus cultivos con el financiamiento de semillas, abono y asistencia técnica para cultivar sus frijoles y maíz.

“Gracias a Dios y al Gobierno que nos ha apoyado, estamos bien, estamos cultivando con la semilla, urea y completo que nos ha facilitado el gobierno y ya estamos en el proceso de fumigación para evitar que las plagas dañen nuestros sembríos”, expresa Dionisio López Rodríguez.Cabe señalar que una vez que finalice la cosecha de Primera, los productores de las comunidades de San José de Cusmapa, constituirán un banco de semillas, a través del cual asegurar el grano para los demás productores en las siembras de Postrera.

también te puede interesar