Nicaragua

Rosario: la Solidaridad es fortaleza fundamental de nuestra Campaña del Bien Común

Los sandinistas hemos sido formados en valores y tenemos que practicarlos, dijo en reunión con el Gabinete Ampliado, Secretarios Políticos del FSLN y Alcaldes (as)

Redacción Central |


Los sandinistas hemos sido formados en valores y tenemos que practicarlos, dijo en  reunión con  el Gabinete Ampliado, Secretarios Políticos del FSLN y  Alcaldes (as)

La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación  y Ciudadanía, afirmó que  la Solidaridad es la fortaleza fundamental de la Campaña del Bien Común que desarrollará  el FSLN en el año del 50 aniversario de su fundación.

A continuación, La Voz del Sandinismo reproduce textualmente las palabras pronunciadas por la compañera Rosario en la reunión efectuada con  el Gabinete Ampliado, SecretariosPolíticos del FSLN y  Alcaldes (as) :

Era y es importante este Encuentro, compañ[email protected], porque estamos iniciando la segunda fase de nuestra Campaña del Bien Común; estamos en el segundo momento, en este año de la Unidad por el Bien Común, con lo que hemos llamado, la Campaña Solidaria del 50 Aniversario, que además se mantiene a lo largo del año, y que representa para nosotros un Camino de Valores que nos lleva al Reencuentro con nuestros Principios, con nuestra Ética, con nuestra Mística, con nuestros Ideales, y con nuestro Compromiso Sandinista.

El día de ayer hicimos llegar nuestra “Carta de Valores”, y vamos a distribuirles el documento también en físico, para que se lo lleven. Es un documento interno del Frente Sandinista. Confiamos en cada uno de ustedes, que sabrá guardar celosamente, como documento interno, estas Notas Comunicacionales hacia el 19 de Julio, 50 años de Fundación del Frente Sandinista y 32 años del Triunfo de la Revolución.

Dijimos que es una Carta de Valores, porque no se trata de un documento clásico de Estrategia Electoral. Hicimos un documento basado en Valores para ese Reencuentro de nosotros mismos con nosotros mismos, y para, desde el Reencuentro con los Valores, trabajar la Solidaridad como herramienta fundamental, fortaleza fundamental de la Campaña del Bien Común… Ganar las Elecciones, porque nosotros hayamos trabajado desde nuestra Conciencia crecida, y porque logremos el Voto de la Conciencia de las familias nicaragüenses.

A lo largo de las últimas semanas hemos venido replanteándonos el trabajo que hacemos en los Municipios, Comunidades, Poblados, Departamentos de todo el país, como Sandinistas. ¿Por qué hablamos de un replanteo? Porque hemos encontrado, compañ[email protected], que hasta cierto punto hemos venido haciendo a un lado el sentido personal de Solidaridad; nos hemos reclinado en la acción de Gobierno y, hemos perdido el hilo que es el que nos va a sacar del laberinto… el hilo de la Solidaridad Personal Militante, de quienes perte-necemos honrosamente al Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Ese hilo queremos reencontrarlo, esa actitud queremos reactivarla, queremos una dinámica de Campaña cualitativamente distinta a las prácticas de Campaña de la política tradicional en Nicaragua y de las otras fuerzas políticas; queremos una Campaña desarrollada desde la práctica de los Ideales y Valores Cristianos, Socialistas y Solidarios, que son Patrimonio y Guía del Frente Sandinista de Liberación Nacional; pero, sobre todo, de cada Militante del Frente Sandinista.

Con frecuencia sabemos que hay muchos casos dramáticos de compañ[email protected] en situación de desconsuelo personal o familiar, que desgraciadamente, no atendemos. Nos parece que la primera obligación de un Sandinista es practicar el Amor al Prójimo, es llevar consuelo al que está afligido, es transitar por la ruta del Cristianismo, en ese sentido básico, primario, fundamental. Porque nosotros hemos sido formados en Valores, en nuestras familias, en todo el país, nos formamos, nos educamos en Valores Cristianos, ¡tenemos que practicarlos!

Con nuestra Militancia Sandinista, dimensionamos todavía más esos Valores Cristianos, porque le agregamos el compromiso político, la práctica política, que hiciese posible en nuestro país, la Justicia. Tenemos que retomar esa manera de pen-sar y de vivir como personas, que no es lo mismo que solamente sentirnos orgullosos o dignificados por lo que haga nuestro Gobierno Nacional o Local, sino que también incorporar nuestra responsabilidad personal, nuestro sentido del deber, y dignificarnos y sentirnos orgullosos porque cada uno de nosotros sea ajeno a la indeferencia. Nosotros queremos una Nicaragua libre de indiferencia, y tenemos que practicar lo que pregonamos.

Por lo tanto, vemos como principal eslabón de esta cadena hacia la Victoria del Bien Común la práctica Solidaria personal de cada Militante Sandinista, independientemente de dónde estemos. Podemos estar trabajando como funcionarios en el Gobierno, en Instituciones del Estado; podemos estar en las Alcaldías, podemos ser compañeros de las Unidades Territoriales del Frente Sandinista; podemos ser también compañeros de las Unidades de Base del Tendido Político, el Tendido Electoral, pero todos somos Militantes. Y todos, por lo tanto, estamos obligados… y obligados por nosotros mismos, por nuestro compromiso moral, a desarrollar esa Práctica Solidaria que va a distinguir nuestra Campaña del 50 Aniversario.

¡Qué mejor forma de celebrar el 50 Aniversario, que realizar una gigantesca jornada de Solidaridad en todo el país, a lo largo del año! Y comunicarnos, relacionarnos entre nosotros y, con los que no son parte de nuestra familia sandinista, también como familia nicaragüense, y sobre todo como Seres Humanos. Muchas veces, las responsabilidades políticas o institucionales que podamos tener cada uno de nosotros, nos alejan de nuestra condición fundamental, primaria, de Seres Humanos; y cuando nos comunicamos, cuando nos reunimos, nos olvidamos que estamos reunidos Seres Humanos con alegrías, dolores, sufrimien-tos, enfermedades, y que lo primero que debería establecerse es un vínculo humano de convivencia, de compartir, de trasladarnos unos a otros el apoyo, que es, precisamente, la Solidaridad.

No hay persona en el Mundo que pueda afirmar categóricamente que es independiente… todos nos necesitamos y nos complementamos unos a otros, en la familia, en la comunidad, en la sociedad, en el país. Entonces, cuando nos reunimos a trabajar por el Bien Común, tenemos que saber y vivir la realidad de un conglomerado de Seres Humanos que estamos en distintos períodos o etapas de nuestra vida; etapas en términos de edad, períodos en términos de lo que pueden ser problemas o éxitos, procesos en la Vida de las personas, pero en tanto somos una comunidad, compartimos y aprende-mos unos de otros.

Esa manera de encontrarnos se ha venido perdiendo en el camino. Nos reunimos para trabajar  políti-camente, pero entendemos como Trabajo Político otra cosa, más típica de quienes no pertenecen a un Movimiento Revolucionario como el nuestro. El Trabajo Político para nosotros, está totalmente signado por nuestra condición humana, la nuestra y de [email protected] [email protected] compañ[email protected], [email protected], que viven en nuestra Comunidad, con quienes tenemos que trabajar, a quienes tenemos que acompañar y con quienes tenemos que construir presente y futuro; con quienes tenemos además, que llegar a alcanzar la Victoria inmensa que el pueblo merece.

Por eso creemos que este Encuentro es indispensable, porque queremos apelar al corazón de cada uno de nosotros. Alguien me decía el otro día, que para ser Alcalde Sandinista, lo primero que se necesita es tener un buen corazón. Porque cuando hay un buen corazón, vos no ves la Alcaldía como una inversión personal, donde invertís en tu Campaña y después querés sacar lo que invertiste en ella, pero además, ir haciendo tu buchaquita por si acaso dejás de ser Alcalde… Esa no es la conducta sandinista.

La conducta sandinista nos llama a querer desem-peñar una responsabilidad para servirle a la Comunidad, y lograr persuadirla de elegirnos para esa responsabilidad, porque sabe, sepa, que le vamos a servir; y luego, confirmar que le estamos sirviendo, ratificar la confianza que la Comunidad ha depositado en nosotros.

Les decía a algunos compañeros, que tenemos que estar pendientes de que los Alcaldes, Alcaldesas, Vicealcaldes, Vicealcaldesas [email protected], por lo menos el 75% de sus promesas de Campaña las hayan cumplido, como una norma para aspirar a la reelección. Porque lo único que puede garanti-zarnos la reelección, es la satisfacción de la gente. ¿Por qué desde el Gobierno Central, el Comandante Daniel puede plantearse la reelección? Porque hay un pueblo que, en medio de las grandes dificultades, ve que se ha ido abriendo un camino de porvenir. Eso se llama satisfacción.

Por supuesto que no es la satisfacción de todo alcanzado, porque, naturalmente, en este momento no podemos, no hemos podido, pero vamos a llegar a eso, Dios mediante; pero mientras tanto, la gente ve mejoría, poquito a poco. Siempre hay discusión, siempre hay insatisfacción, eso es natural, siempre la gente quiere más y tiene derecho a querer más. Pero en general, hay un sentimiento de aprobación por lo que se ha venido haciendo, aún en un mundo en crisis económica, para tratar de que vivamos mejor los nicaragüenses, y que tengamos garantía de un futuro todavía mejor, desde un presente, donde lo primero que hay es Tranquillidad, Paz, que es lo que más valora nuestro pueblo; Estabilidad, Gobernabilidad, y entonces, se crean también las oportunidades para seguir cambiando la Vida.

Nosotros creemos que el esfuerzo que se hizo para ganar las Alcaldías en el 2008, tiene que estar ahora sustentando esta Campaña por la Victoria en las Elecciones Nacionales. ¿Qué quiere decir eso? Quiere decir que tenemos que haber cumplido con quienes nos eligieron en cada Municipio. Quiere decir que la gente tiene que estar medianamente satisfecha con lo que ofrecimos, y estamos cum-pliendo. Quiere decir que tiene que haber mejoría en las calles, en los andenes, en los caminos; mejoría en los mercados, en los cementerios, mejoría en los servicios. Eso quiere decir.

Ese sería el sustento, el respaldo de las Alcaldías que el pueblo ganó con el Frente en el 2008, y el mejor aporte de esas Alcaldías a la Victoria del pueblo, este año 2011. Para eso tenemos que trabajar.

Cuando hablamos de la responsabilidad personal de los Militantes, desde los Principios Cristianos, Socialistas y Solidarios de los Sandinistas, nos referimos a que, en primer lugar, como Seres Humanos Revolucionarios, tenemos la obligación, el deber de la sensibilidad y del compromiso social, pero además, la tenemos también como funcionarios. Es doble responsabilidad, y más si hemos sido electos por nuestras Comunidades.

Tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance, por mostrar ese corazón Solidario y Cristiano, desde los Gobiernos Locales, desde el Gobierno Nacional y desde todas las Instituciones que brindan servicio a la población. Y ahí es donde la Militancia Sandinista también tiene que jugar el rol de auditoría; quienes no somos parte de esa Institucionalidad, estamos obligados a estar vigilantes de que los Ministerios cumplan, las Instituciones cumplan, la Policía cumpla, las Alcaldías cumplan.

Que los Programas Sociales lleguen en la medida de que hay recursos para esos Programas, porque es lógico, todas las mujeres del campo quisieran tener el Bono Productivo Alimentario, estoy segura, las mujeres que cumplen los requisitos. Pero bueno, ahí vamos… 16 mil este año, más 10 mil que son Bonos de Patio, para formar 26 mil mujeres más, produciendo en condiciones distintas a las que podían haber tenido hace uno o dos años.

No tenemos para 100 mil, quisiéramos, pero no tenemos, pero si sabemos que son 16 mil o van a ser 26 mil con los Bonos de Patio, tenemos que garantizar, los sandinistas, que les llegue a esas 16 mil mujeres, y que la selección sea lógica y justa, que de ninguna manera estemos beneficiando a círculos de amistad o familiares, porque eso resiente a otra gente en la Comunidad. No hay secretos, todo se sabe y perdemos credi-bilidad, perdemos confianza. Lo más importante es la confianza, la credibilidad, porque es lo que a la gente le da seguridad de que puede seguir con este Proyecto y va a ir alcanzando más Derechos, más beneficios, porque para nosotros todo esto es un asunto de Derechos.

Cuando se habla de los Programas Sociales, tenemos que estar claros que no son Programas asistencialistas, ¡nunca los hemos concebido así! Se piensan como Programas que contribuyan a dignificar a los Seres Humanos a través del trabajo; es la recuperación de la capacidad, del Derecho de las personas a trabajar. Tenemos que asegurar que lo que va asignándose para ese objetivo, llegue, y llegue con Justicia. Mucho nos critica la derecha, y nos critican porque es fuerte el impacto por el Plan Techo, por ejemplo, nosotros sabemos que tiene un impacto en la familia. Pero también sabemos que en algunas partes no se distribuye con Justicia. Eso contrarresta el esfuerzo tremendo que hace el Gobierno para llegar y tener algún tipo de solución. Ya quisiéramos estar construyendo casas dignas por miles de miles en todo el país, pero en este momento no podemos tanto. Más adelante, Dios mediante, vamos a poder.

Ayer, por ejemplo, en una reunión del Gabinete de Género, una compañera de los mercados nos decía que en los mercados hay muchas compañeras que han perdido sus casas por deudas y que están viviendo en los  mismos mercados con los niños. Hablamos con el Comandante, porque las compañeras pueden pagar algo, entonces, de las casas que están para los damnificados, que el Comandante había dejado una cuota para casos de necesidad o urgencia social, se les va a asignar a las compañeras de los mercados. O sea, los Programas hay que irlos asignando según la necesidad, y no porque es mi amiga o porque quiero quedar bien, o porque el año que viene voy a Elecciones, y estoy haciendo determinado clientelismo.

Este año, el esfuerzo de cada sandinista tiene que estar en garantizar la Victoria Nacional; pero además, cada sandinista sabe que venimos de una historia larga… ¡50 años de luchas, de heroísmo, de mística, de desprendimiento! Cada vez que nos reunimos hablamos de eso, del des-prendimiento de nuestros Héroes, de nuestros Mártires, de la gente que dejó todo para asumir el desafío, el compromiso de la lucha.

Vamos a 50 años de la Fundación del Frente, nosotros tenemos un conjunto de Valores que no lo tienen las otras fuerzas políticas… valores humanos, ¡no los tienen! Ese capital moral del Frente Sandinista de Liberación Nacional, no lo tiene ninguna otra fuerza política en Nicaragua, y nosotros tenemos que ser consecuentes con ese capital, no dilapidarlo. Porque cuando cometemos errores, cuando nos conducimos de forma incorrecta o en contradicción con esa lógica del Sandinismo, de desprendimiento, de entrega, de servicio, estamos golpeando el capital moral del Frente Sandinista, y es el capital moral del pueblo de Nicaragua. Nadie dice: “fulanito,” todo el mundo dice: “los sandinistas”, y eso lo sabemos. Enton-ces, es doblemente injusto que cometamos errores que vayan a incidir en ese capital moral que tiene el Frente Sandinista, y que es su principal herramienta para continuar librando las batallas, y alcanzando Victorias para nuestro pueblo.

Cuando nos sentamos a preparar estas Notas Comunicacionales, nos sentamos con la perspectiva de elaborar un documento como los otros que hemos hecho… políticos, análisis políticos, pero salió esto, y creo que es fruto de la conexión que tenemos en el trabajo cotidiano, con la emoción, el sentimiento, el corazón, el alma colectiva de la familia sandinista.

Yo siempre oigo hablar a los compañeros en la televisión, cuando se dan las coberturas de las actividades, en las reuniones. Ahora estaba una muchacha joven de la Promotoría Solidaria, entregando una casa de las Viviendas Solidarias que se están haciendo para personas en desamparo, aquí en Managua, y decía: “damos gracias primero a Dios, y después al Comandante Daniel, que nos ha permitido entregarle a esta familia, esta Vivienda Digna”.

Para nosotros, todo está atravesado por nuestra Fé, por nuestra manera de ser Cristianos, y por lo tanto, ese factor emocional profundo tiene que ser también el elemento emocional profundo que nos active, nos movilice, que nos dinamice para librar, con el mayor éxito, la batalla por el Triunfo este Noviembre.

Si vamos de casa en casa con el güiri-güiri, hay gente que dice: “bueno, pero vienen con lo mismo, ya viene otra vez, ya se acordaron de nosotros porque están en Elecciones”. Recordemos que los pueblos tienen una cultura, saben que en los años electorales son dueños de su poder, porque son dueños de su voto. Entonces, lo más inteligente y lo más sensible es hacer una Campaña de impacto Solidario en la Comunidad, porque eso tiene mucha más fuerza que un discurso; es mucho más efectivo que un mensaje político tradicional. Es el mensaje desde la verdad, con la verdad y en la realidad. Estamos incidiendo en la realidad.

Sabemos que los recursos materiales no son numerosos, pero la realidad nos ha enseñado que la gente reconoce y valora el apoyo, el acompaña-miento con Cariño, Solidaridad y Consuelo.

Tenemos que organizarnos en los Grupos Solidarios Comunitarios del 50 Aniversario, para impactar desde nuestra Conciencia, en la Conciencia de las familias de cada Comunidad. Somos centenares de miles de sandinistas en todo el país, y cada uno de nosotros, por su cuenta, algo, no sólo puede, ¡debe hacer!

Ayer que intercambiábamos con las compañeras en el Gabinete de Género, decíamos: antes nos reu-níamos, hacíamos actividades para recoger, para contribuir unos con otros en la Comunidad, con quienes estaban pasando situaciones difíciles; ahora hemos perdido eso, y lo que hacemos es escribir una carta para pedir apoyo al Gobierno para ese compañero. Y ¿dónde está nuestra responsabilidad como Seres Humanos, como personas, como individuos, como hombres, mujeres, jóvenes, adónde? O sea, nos reclinamos y nos olvidamos.

Además, la indiferencia se va convirtiendo en una norma de vida… uno circula por las calles y les dicen: ahí va a llegar un Programa alguna vez; ¡Ah! la Alcaldía tiene que hacerse cargo, dicen otros; hay que llamar al Ministerio de la Familia, dice otro. Pero aquella Comunidad Soli-daria en la que nosotros crecimos, incluso, mucho antes de que el Frente llegara al Gobierno, muchos antes que triunfara la Revolución… casi como una práctica propia de la identidad nicaragüense, la gente en Nicaragua, en nuestro país, en nuestro campo, es Solidaria. Si se muere un vecino, y no tenían los familiares para la caja, la gente hacía una colecta, compraba la caja, y uno ponía el café, el otro el azúcar… y se atendía, y aquella familia se sentía apoyada, respaldada, acuerpada, acompañada. ¿Por qué vamos a perder esa manera de ser?

Estamos luchando contra un sistema global de Capitalismo Salvaje que nos enseña a ser individualistas, a velar sólo por nosotros mismos, a sálvese quien pueda; nos aísla, además. Como es un sistema que promueve tanta pobreza, cada uno de nosotros, el que puede, se encierra en su casa, se llena de barrotes, aunque la casa sea chiquita, lo primero que se hace es la cárcel para “protegernos”, pero también para aislarnos.

Convertimos cada hogar en una celda también, donde nos aislamos del contacto humano con el resto de la Comunidad… porque la realidad es que hay delincuencia, la realidad es que hay peligro, pero tampoco nos reunimos entre nosotros mismos, para ver que el miedo nos está separando; el miedo al riesgo en la Comunidad, a la delincuencia, a los problemas que, aquí en Nicaragua, son mucho menores que en cualquier otro país. Aquí tenemos seguridad, en comparación con otros países ¡aquí vivimos tranquilos! Y eso lo valora más quien viene de afuera, que nosotros mismos que estamos aquí.

O sea, comparada con otros países del Mundo, la realidad de Nicaragua es cualitativamente su-perior, en términos de Seguridad Ciudadana. Nosotros tendríamos que redescubrir todas esas herramientas, esos instrumentos, esas capacidades que son propias de nuestra identidad, para volver a vivir en comunidad. Cuando decimos que estamos batallando contra un modelo de Capitalismo Salvaje, eso incluye un Modelo cultural que borra nuestra manera de ser, que nos impone una manera de ser que no es la nuestra, y perdemos nuestras culturas locales, que son las más importantes, para preservar la Identidad y la Cultura nacional.

Por eso, todo esto que estamos hablando tiene gran importancia, no sólo desde la perspectiva de la Militancia Revolucionaria, sino también desde la perspectiva del Proyecto Revolucionario que lucha para preservar Cultura e Identidad propias, porque son las banderas de los pueblos, los símbolos de la profunda Identidad de los pueblos, que es lo que nos quieren arrebatar. Todos esos Proyectos y Programas de Cooperación, en todas partes, presuponen que los modelos nacionales tienen que subordinarse al modelo capitalista global.

Cada uno de esos Programas de Cooperación, tiene su diseño ajeno a nuestros diseños naturales, y ahí tenemos que estar en la batalla. Nosotros, ahora que estamos en el Gobierno, Dios mediante, siguiendo en el Gobierno, para cuidar esos de-talles; necesitamos la Cooperación, pero también necesitamos defender nuestra Identidad y nuestra Cultura, nuestra manera de ser. Por eso vivimos haciendo de tripas, corazón, para asegurar que no nos hagan daño esos Programas de Cooperación, que más bien ayuden a que desarrollemos nuestra capacidad productiva en el campo y la ciudad, sin destruirnos cultural o humanamente.

Ayer también hablábamos con las compañeras del tema de las Cadenas Solidarias, y mencionábamos los Programas que desarrolla el Gobierno para asegurar producción, Precio Justo, Comercio Justo; Precio Justo al productor, Precio Justo al con-sumidor. Hablábamos de los Puestos de ENABAS, hablábamos de que por lo pronto, los Puestos de ENABAS no son suficientes para cubrir toda la demanda, que lo sabemos, pero que cumplen un rol importantísimo que es mantener indirecta y directamente los precios Justos de los alimentos, para defender la economía familiar.

Hablábamos de cómo nosotros hemos desarrollado este Modelo, sin afectar las cadenas de trabajo que hay en el país. No hemos instalado puestos, hemos tejido una red con las pulperías, para que ganen, porque es una manera de ganarse la vida, de trabajo. No hemos desarrollado flotillas de transporte para que vayan a comprar las hortalizas, los productos y luego comercializarlos nosotros también… ¡no! Hay transportistas que se ganan la vida en eso, y luego, en los mercados llegan los productos y hay centenares de miles de comerciantes en el país que se ganan la vida así.

Esas son cadenas de producción, de comercio, y Cadenas de Consumo Solidario. Dentro del modelo capitalista global amenazan con verse interrum-pidas porque proliferan los grandes supermercados que acaban con las pulperías, con los pequeños negocios de vecindario, y decíamos que es importante tomar conciencia de que donde compro puede ser la diferencia para una familia. El que compra en la pulpería, le está ayudando a una familia a que los niños se eduquen, a tener salud, a mante-nerse, a sobrevivir.

Casi siempre, la gente que compra en el supermer-cado no compra en pulpería; ese es un público, un tipo de consumidor, que tiene derecho a existir y a comprar en Supermercados, pero si empezamos a cambiar las normas del consumo [email protected], y [email protected] nos vamos a los supermercados, estamos enriqueciendo a las cadenas transnacionales, y estamos despo-jando a centenares de miles de su manera de vivir, de su modo de vida, de su trabajo. Eso no lo vemos, ¡y hay que verlo, hay que trabajarlo como parte de la concepción Solidaria! Y de la Cultura, de la Identidad nacional. Es decir, tenemos que hacernos, nosotros mismos, compro-misos con un Modelo que es sensible, que es Cristiano y Solidario, pero debemos tomarlo en cuenta y practicarlo hasta en los más pequeños actos de la vida cotidiana.

Cuando hablamos, por ejemplo, de la higiene y la salud, tenemos que tomar en cuenta la basura… cómo afectamos a la Comunidad si tiramos la basura. Ahora, que porque los otros hacen eso, ¿lo tenemos que hacer? Ahí es donde viene, otra vez, el elemento que nos ha hecho falta, esas reuniones de la Comunidad para ponernos de acuerdo, para incidir en el resto de familias que no estén cumpliendo con el deber Solidario de velar por la salud de toda la Comunidad, para que vayamos transformando los hábitos.

Todo está interrelacionado, no se mueve una hoja sin que afecte otros árboles, incluso, en lugares lejanos, por eso decíamos… recuperemos nuestras prácticas tradicionales, recuperemos nuestra ma-nera de ser, recuperemos nuestra Historia, en términos revolucionarios, la Historia Sandinista; en términos de Nación, nuestra Historia, nuestras Culturas, nuestras Tradiciones. A mucha gente le parece innecesario trabajar desde el Arte y la Cultura, por ejemplo; o  cuando se llega a hacer, se hace para exhibir destrezas o habilidades, pero no se piensa que eso es parte del orgullo de la Comunidad. Nosotros también tenemos que ser responsables de ese sentimiento de Dignidad y Orgullo, que deja en cada nicaragüense su Cultura, su Arte, su Tradición, eso tenemos que recuperarlo.

En los años 80 hicimos un enorme esfuerzo para recuperar tradiciones, cuentos, leyendas, mitos, todo eso se perdió cuando llegaron los Gobiernos de derecha, ¡se perdió! Ni siquiera los archivos nos dejaron. Hicimos un esfuerzo para recuperar también la Historia de la Revolución, todo eso también se perdió. Pero lo más importante es que las historias que han circulado no las han escrito los revolucionarios… y cuánto podemos hacer, incluso por la Unidad Sandinista, si estas convivencias comunitarias las dispusiéramos para recoger las experiencias revolucionarias de las personas que habitan en la comunidad. Esa es una tarea que desde los Municipios debemos de-sarrollar. El problema es que hemos sido total-mente atravesados por el Modelo, vemos la Alcal-día nada más, como tecnocracia, eficacia.

Otra cosa, ese asunto del Municipalismo. Aquí todo el mundo anda con el Municipalismo, ¡pero nosotros nunca hemos sido así! Nunca hemos querido irnos a graduar de Municipalistas, eso es para las ONGs; nosotros somos sandinistas, revo-lucionarios, servidores. Hay cosas elementales que hay que saber, porque tenés que rendir cuentas, tenés que manejar Presupuestos Municipales, eso es lo elemental. Pero de ahí a toda una filo-sofía que ha invadido las Alcaldías, que nos ha llenado de palabras complicadas que nadie en-tiende, y que además no tenemos para qué usar, porque ¿a quién vamos a impresionar? Más bien alejamos a la gente.

Cuando empezamos a hablar en ese léxico incom-prensible, ajeno a nuestra Identidad, ¡nadie nos entiende! Y todo el mundo sospecha que lo que queremos es ocultar algo, porque si hablamos enredado es porque no queremos que nos entiendan, y porque no queremos decir cosas. Pero si habla-mos normal, con nuestro idioma de todos los días, el idioma que habla la gente, la gente lo aprecia mucho, lo reconoce, lo valora y, si además de hablar como hablamos, hacemos lo que tenemos que hacer como Sandinistas que estamos al frente de una Alcaldía Municipal, donde la gente nos eligió para servirle mejor que los otros… ¡lo valora y aprecia mucho más!

¡Cuánto no podemos hacer desde las Alcaldías! Ayer les decía a las compañeras, hagamos los Museos Comunitarios, por ejemplo; entonces dice la compañera que estaba ahí, del Instituto de Cultura, “eso es patrimonio intangible.” Le digo: andá primero a elaborar un documento con palabras llanas… ¿qué es un Museo Comunitario? Un Museo Comunitario es una iniciativa de la Comunidad que se reúne… porque como hemos estado tan amena-zados, y estamos tan amenazados con perder nuestra Historia, nuestra Cultura y nuestra Identidad, la gente más interesada de la comuni-dad se reúne, y empieza a pensar, ¿cómo hago para salvar mi patrimonio cultural?

¿Qué quiere decir eso? Bueno… ¿cuál es la historia en mi Comunidad, quiénes son los per-sonajes, cuáles son las tradiciones, cuáles son las artesanías, si las hay? ¿Cuáles son las prác-ticas culturales en el campo, qué se cultiva; cómo se vende, cuáles son las prácticas cul-turales en la ciudad? ¿Cuáles son los dichos, los refranes, los cuentos, las leyendas, los mitos, las canciones, los bailes? Y la gente se empieza a entusiasmar alrededor de sí mismos y a verse en ese espejo.

Después se hace un diseño con estudiantes, ju-ventud, que se entusiasman rápidamente, si nos disponemos, se empieza a indagar sobre todos estos temas; luego las Alcaldías pueden ayudar a construir una casita humilde, no tiene que ser una mansión, en un predio de la Municipalidad, para empezar a poner ahí objetos que representen todas esas expresiones de la vida de la comu-nidad, incluyendo la vida cotidiana actual. Luego, ese espacio se abre, y si hay un lugar que se puede ocupar para eso, mejor, no hay necesidad de construir otro, luego eso se abre, y los estudiantes llegan, y estudian cómo somos en ese lugar, cómo vivimos, de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Eso es un Museo Comunitario, eso no cuesta más que poner el corazón, empeñarse, y saber que eso nos acerca, nos reúne. Ahí podemos empezar a hacer actividades para contar los cuentos, las historias, recogerlas, escribirlas, la gente que escribe. Y ojalá, después nosotros aquí, publicarlas y hacer colección de libros; cada Muni-cipio su Historia, su Vivencia, su Cultura, su Identidad, porque la suma de todo eso somos los nicaragüenses, somos Nicaragua.

Son iniciativas que no tomamos en cuenta, porque estamos dedicados a ser gerentes y administra-dores, a sumar dos más dos… ¡cinco! para que rinda más, o para ver dónde se va ese uno… todos sabemos cómo es el asunto. El problema es que el Modelo permite que todo eso sea así. Nosotros tenemos que trabajar desde el corazón, para saber que el modelo capitalista es una cosa, pero tenemos la obligación de conectar con el Modelo nuestro, Cristiano, Socialista y Solidario, y romper con esa cadena de injusticia, que es el modelo capitalista, y no ser contaminados, atravesados por él, no cometer los pecados capi-tales que se cometen en ese modelo. Porque el pecado capital es tomar los recursos que son del pueblo, y distribuirlos personalmente en otros menesteres, y bien digo distribuirlos…

Entonces, en un Año Electoral, pensamos que el mejor espejo, son los ojos del prójimo, el que la gente refleje en su mirada un sentimiento de Bienestar, porque esté acompañado, aunque esté en la pobreza, porque al menos puede mandar a los hijos a la escuela, porque va a haber Sexto Grado, con las grandes dificultades que tenemos, en lugares donde antes no había. Porque estamos reabriendo los mil y pico de CICO que al final contabilizamos, porque decían que eran 2 mil y pico, y son mil y pico; reabriéndolos, y buscando cómo repararlos con el apoyo de la Militancia y las Alcaldías de cada lugar, que tienen que ocuparse de eso. El Ministerio de la Familia, sin supuesto presupuesto, estamos esperando que llegue el Gobierno, y la pared se va a caer, y le va a caer a los niños, y nosotros hemos estado ahí… ¡muy bien, gracias!

Trabajar en eso… el espejo, son los ojos de la gente, las sonrisas de la gente, cuando algo, cariño o material llega a incidir en sus vidas. El cariño y el aliento es lo que dignifica incluso más, muchas veces, que el mismo aspecto material.

Ayer en la reunión, una compañera mencionaba que hay compañeras trabajadoras de instituciones de Gobierno, a quienes los esposos les quitan el Bono Cristiano, y si no se lo entregan, les pegan. Entonces han hecho Comisiones, grupos de trabajo, para explicarles a las compañeras que no se dejen maltratar. Pero algunas compañeras decían… ¿qué es eso de empoderamiento, no entiendo, cómo voy a estar empoderada yo si gano nada más tres mil pesos, o cuatro mil pesos? Y es que ahí está el problema, porque la Dignidad personal es afectada por la pobreza… pero ahí está precisamente el acompañamiento solidario de la comunidad, que ayuda a elevar la dignidad y la autoestima, independientemente de lo que ganés.

Porque el gran problema es que nosotros hemos interiorizado, y si no veámoslo en la televisión todos los días… cuánto ganás, cuánto valés; cuánto tenés, cuánto valés, en vez de, cuánto sos, cuánto valés. Tenemos que saber que la persona vale por lo que és, en tanto Ser Humano; que lo que se afecta con la pobreza, es esa con-dición humana, pero ese potencial, esa dignidad y esa estimación, ¡están ahí! Y si nos unimos para fortalecerla, independientemente de que vayamos poquito a poco, mejorando la vida, vamos a ser potentes. Pero cuando estamos esperando a ganar 20 mil, 30 mil, 40 mil pesos para sentirnos dignos, no estamos viendo la película como es.

Hay gente que, en edad avanzada, conozco gente que se ha ido a estudiar, y ganando salarios muy bajos, a estudiar para saber y para trabajar mejor… Esa persona tiene su dignidad intacta. Tenemos que aprender, juntos, que la dignidad está dentro de nosotros, no nos la da nece-sariamente, un salario alto, ¡pero el trabajo sí! Por eso, tenemos que apuntar a impulsar todo tipo de proyectos que hagan que la gente se ponga de pie a trabajar, porque lo peor es el asisten-cialismo, lo peor es que la gente esté con la mano extendida. Lo peor son esos programas que son como remesas que traen pereza, que le dan a la gente diez dólares mensuales para que esté llegando a retirar, no trabajen y con eso se engañen. Lo mejor es promover programas que hagan que la gente mueva su capacidad y se dignifique más por el trabajo.

Pero de todas maneras, la dignidad está ahí en las personas. Y el gran problema del Capitalismo es que cuando la gente está empobrecida, no les conceden el Derecho a la Dignidad y maltratan a la gente por pobre o por razas. Eso es así. Noso-tros tenemos que luchar contra eso, no ser parte de eso; tenemos que ser parte de la Propuesta Revolucionaria de Vida, reconocer la dignidad de las personas en todas partes y en toda circuns-tancia.

A estas compañeras, la persona que expuso dijo, vamos a buscar una psicóloga. Psicóloga sí, siempre y cuando esa psicóloga llegue a trabajar para contribuir a que se vea y recupere la Dig-nidad y la Autoestima, no para generar depen-dencia. Porque conocemos gente, que va donde psicólogos para que el psicólogo le dé permiso de vivir… Eso no es apoyar a la persona para que recupere su Dignidad. Tenemos que trabajar con la gente que esté en situación de espiritualidad golpeada, su espíritu golpeado, su conciencia afectada, su dignidad disminuida, pero asegurando que trabajemos para que su espíritu se levante, no para cambiar una dependencia por otra. O para generar más controles sobre su vida.

Hacíamos el llamado a incorporarnos también a ver a la gente que está en desgracia anímica en los diferentes lugares, sobre todo, muchas mujeres; hay muchas mujeres con depresión, hay muchas mujeres que, al ser maltratadas, también caen en depresión y confusión. Y cuando teníamos los en-cuentros en comunidad, la gente hablaba, se desahogaba y sentía que estaba acompañada, pero ahora las reuniones son nada más para ver agenda… puntos, cero, cero, cero, cinco, cinco, cinco, ¡y nada más! No son reuniones de Seres Humanos.

Incluso, yo le decía a los compañeros, cada uno de nosotros anda con su máscara… la máscara de Alcalde, la de Secretario Político, la máscara de Diputado, la de [email protected]… ¿y cuándo somos personas, que hablamos con otras personas que sabemos que pueden estar sufriendo o pueden estar disfrutando una alegría, que también se celebra y se felicita, cuando alguien ha alcanzado un logro? El problema es que no nos reunimos a eso, nos reunimos nada más a hacer cálculos. Eso, no nos lleva al Bien Común.

El Bien Común está hecho de una redistribución de la riqueza, ¡claro que sí! el Bien Común está hecho de compartir y no competir, ¡claro que sí! Pero el Bien Común también está hecho de corazón, de alma, porque no sólo de pan vive el hombre… y nos olvidamos. Eso lo hemos aprendido en la escuela, en la familia, en la escuela de la vida, ¡recuperemos ese sentido trascendente y humanista de la vida! Sería una fortaleza invencible en una Campaña Electoral, y además, sería congruente con nosotros, con nuestra historia, con lo que somos, con lo que decimos ser, con lo que queremos ser y hacer.

Quisiera compañeros, compañeras, que nos convo-quemos a trabajar como Seres Humanos. [email protected] san-dinistas, en primer lugar, somos Seres Humanos, no podemos desvincular nuestra condición mili-tante de nuestra condición humana; no creamos que ser Militantes, es únicamente tener el carnet e ir a las movilizaciones. Ser Militantes es estar donde está el afligido, y socorrer, consolar, apoyar. Reunirnos para ver cómo podemos, juntos, apoyar más, socorrer más, consolar más.

Eso es, en mi concepto, la mejor Estrategia de Campaña. Y no porque uno sea oportunista, es porque no tendríamos por qué haber roto con ese hilo de la Solidaridad, no tendríamos por qué haber interrumpido nuestra ruta Solidaria. Tene-mos cuatro años de estar en el Gobierno y como que no la acabamos de reencontrar. Además, lo que les decía… el creer que, como somos parte de ese Gobierno Nacional o Local, no tenemos obli-gación personal con la comunidad, es otro grave error que tenemos que corregir.

Si somos Alcaldes, Alcaldesas, Vicealcaldes, Vicealcaldesas, lo primero que tenemos que hacer, es saber escuchar a la gente. Talvez no tenemos para resolver todos los problemas, pero la gente se va feliz si la escuchamos. Y nos desentendemos muchas veces… no queremos saber de los casos de desgracia que tenemos en nuestro municipio, en nuestra comunidad… ¿cómo va a ser posible?

Yo les compartía a los compañeros con los que nos hemos estado reuniendo, que el Comandante Daniel, cada recorrido que hace, dura una hora a veces para llegar a un lugar, porque se va parando en cada casa que ve, golpea, y platica con la gente, toma nota y contribuye a que esos casos se atiendan. Es una práctica, una enseñanza también; uno aprende de esa vocación de servicio.

Yo les ponía el ejemplo también de Su Eminencia, el Cardenal Miguel, 85 años va a cumplir este año, y anda de arriba para abajo, porque ha sabido identificar en este Proyecto, el Proyecto que opta preferencialmente por los pobres. Nosotros tenemos que estar agradecidos y reconocidos, pero además, verlo como un ejemplo vi-viente. A su edad, no escatima esfuerzo físico, está tres veces a la semana en los lugares más recónditos, inaugurando escuelas, inaugurando centros de salud; entregando zinc. El viernes vamos a estar en la Graduación de los Médicos nicaragüenses que vinieron de Cuba, de la ELAM, 26 nuevos Médicos que están haciendo su Especialidad, es decir, no descansa, sirviendo a la gente todo el tiempo.

Entonces, digo yo, una persona a los 84 años, todavía no estamos ahí ninguno de nosotros, vamos para allá, algún día llegaremos, si llegamos, pero qué lindo es servirle a su pueblo, hasta el último día, hasta el último aliento, y qué ejemplo. Por eso decimos, nosotros como sandi-nistas, el Sandinismo es un Proyecto de Vida, un Proyecto de Vida de todos los días, de buscar adónde puedo servir mejor, de no desentenderse, de no negarse, más bien de reafirmarse en ese Apostolado, esa Misión, que no se acaba hasta que muramos. Hacer de la Vida el Mensaje, además.

Una vez el Comandante Fidel me decía que a él le preguntaban que cuando va a descansar… “uno sólo descansa cuando está muerto, mientras yo tenga vida, voy a seguir trabajando.” Otro ejemplo de Vida, tenemos tantos ejemplos luminosos y, no podemos hacer, o ser menos, si tenemos convicción revolucionaria, si tenemos Principios, si tenemos Valores y si tenemos Visión. Porque todos que-remos que este Proyecto vaya para largo, y la única manera de que este Proyecto vaya para largo, es que todos seamos parte de él, personal y colectivamente, que todos hagamos, que todos seamos.

Yo, compañ[email protected], los invito a asumir esta gigan-tesca tarea… 50 Años de Lucha y de Victorias, en cumplimiento del Principio Solidario del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Noso-tros tenemos ahí en el documento está el listado de todas las tareas, pero en general, son las que ya hablamos… auditar, verificar, apoyar, no es sólo llegar y decir: no hay tal cosa; hay que ver cómo se resuelve. La Alfabetización, la Educación de Adultos, el Bono Productivo, Usura Cero, los Centros Infantiles Comunitarios, los CDI, las clínicas, los hospitales, los servicios que le brindamos a la población, que sean servicios con cariño y calidad.

Hoy lanzamos y relanzamos el Programa Amor, y el Programa Amor para los Más Chiquitos, hay que darle seguimiento y apoyar. También vamos a llamarnos a hacer verdaderas fiestas locales cuando llegue Su Eminencia, a rendirle homenaje y entregarle las Llaves de la Ciudad. Es una per-sonalidad mundial, y llega a los Municipios, y es un lujo, un honor, un privilegio, que un Cardenal de la Iglesia Católica visite un Municipio, desde la Opción Preferencial por los Pobres.

Vamos a retomar los casos de la Brigada Todos con Voz; vamos a hacer un diagnóstico, cada Secretario Político Departamental y los Alcaldes de Cabecera están elaborando la propuesta; vamos a auditar la Merienda Escolar, a pedirles que garanticemos que llegue a los niños, y que no quede en la cadena que no es precisamente de Solidaridad.

Vamos a incrementar los puestos de ENABAS en esta lógica, y por lo tanto hay que explicarle a la gente, que los puestos de ENABAS no son para abastecer a toda la comunidad, desgraciadamente, sino hasta donde se pueda llegar, pero que cumple el objetivo de ayudar a que los precios se man-tengan accesibles para la población trabajadora, para la población desempleada.

Las Alcaldías tienen que garantizar, como de-cíamos, el cumplimiento de su oferta electoral y, asegurar que el ornato, en cada uno de los Municipios sea lo mejor posible, de acuerdo a sus realidades; asegurar los mercados, que son centros vitales de comunicación política y de Campaña; asegurar los hospitales, contribuir, no sólo las Alcaldías, todos [email protected] compañ[email protected], a que estén limpios, haciendo con los compañeros del SILAIS, los señalamientos necesarios cuando no sea así.

Tenemos que avanzar también en la reparación de las aulas de clases, que según el Ministerio de Educación puede ser que totalicemos mil aulas para fin de año, y si hay apoyo de todos ustedes, va a ser así, pero sin estar nosotros queriendo determinar lo que más nos convenga personalmente, sino más bien, yendo dentro de la lógica del Programa Nacional que tiene el Ministerio de Educación.

El tema de la basura sobre el cual la población tiene alta sensibilidad, involucrarnos, asegurar que haya higiene y limpieza; y asegurar también la mejor comunicación política, tanto la que logramos directamente cuando nos involucramos en las tareas solidarias, como la que logramos y debemos lograr, hablando desde los medios locales, sobre todo lo que estamos haciendo, mante-niendo la comunicación; y manteniendo, los Alcaldes, el apoyo a los Delegados del Poder Ciudadano, para trasladar al Canal 4, la informa-ción sobre las actividades que ustedes de-sarrollen.

No tenemos nosotros una Campaña confrontativa,

no es ese el diseño. Ayer salieron algunas per-sonas muy airadas, como es casi característico en las derechas, sin embargo, nosotros no respon-demos; y en este Documento citamos la Biblia cuando dice: “la blanda respuesta quita la ira”. Si no hay respuesta, no hay con quién jugar, para todo juego… de mesa, estoy hablando de esos juegos de tenis, ping pong, son dos, si vos no respondés, se cae.

Y el trabajo político, Cristiano de verdad, que hagamos nosotros; el trabajo social, Cristiano de verdad, y nuestra conducta personal, Cristiana de verdad, es mucho más respuesta y es mucho mejor respuesta, que entrar en conflictos verbales improductivos. Un conflicto de batalla verbal, de intercambio de ofensas, ¡nosotros no estamos por ofender a nadie!

El otro día dejamos claro, en reuniones de Secretarios Políticos, en esta Campaña no hay insultos, no hay burlas, no hay ofensas. No necesitamos eso, hemos hecho un Buen Gobierno, la gente lo sabe, en medio de inmensas dificultades; lo único que tenemos que hacer es, ratificar en el nivel personal, comunitario, municipal, ese Buen Gobierno con nuestras acciones, personales, de Alcaldías, y de las instituciones locales. Personales, en primer lugar, ese es el colchón de credibilidad para la oferta electoral del Frente Sandinista, este año hay que seguir cambiando Nicaragua, seguir haciendo ese Buen Gobierno, o uno todavía mejor.

Porque, Dios mediante, tendremos mejores condi-ciones, estos cuatro años han sido de apren-dizaje, hemos logrado identificar dónde están todas las minas, en las instituciones del Estado, las minas que estallan, las minas que a nosotros mismos nos contaminan. Eso lo tenemos ya identi-ficado, y tenemos, entonces, la posibilidad de hacer mucho más con lo mismo o con el poquito más que tenemos que ir generando con el trabajo de todos. Si se incrementa el crecimiento económico, tiene que haber más para hacer más. A eso estamos apostando.

Y como ya demostramos que podemos ser eficientes, que somos eficientes, que somos eficaces, que creemos en la Justicia Social, que nos planteamos un Modelo Solidario, donde todo el mundo se beneficie un poco, la gente con nuestro ejemplo, en la comunidad, donde no se vean pleitos entre nosotros mismos, donde no estemos desde ahora, compitiendo por lo que va a pasar el año que viene… lo que va a pasar el año que viene, va a pasar el año que viene. Anticipar discusiones, pleitos, competencias, es debilitar el esfuerzo de todo este pueblo para una Victoria Electoral Nacional significativa.

En este momento estamos en 50% de aprobación a nivel nacional, gracias a Dios. Tenemos que seguir construyendo aprobación, no nos contentamos con eso, y eso se va a lograr, estoy segura, con esa presencia nuestra en la comunidad, transformando las relaciones cotidianas, incidiendo en formas distintas para mostrar las cualidades de nuestro Modelo, y sobre todo, mostrar las cualidades personales de los sandinistas. Tiene que marcarse la diferencia.

Mientras otras estrategias electorales, proba-blemente estén diseñando el enfoque clásico de “mi” oferta, luego, cómo ataco a mi adversario, nosotros estamos concentrados en consolidar la oferta, y luego ser ejemplo para que la gente compare entre nuestra manera de vivir el San-dinismo, el Cristianismo y la Solidaridad, el Socialismo; y lo que son meramente palabras, discusiones, ambiciones de los políticos de las derechas en Nicaragua.

Quisiera pedirles, de todo corazón, de parte del Comandante como Secretario General del Frente, su disposición a cumplir en esta Campaña, pensando en todos los que dieron la vida para que hoy estemos aquí construyendo presente y porvenir mejor para todas las familias nicaragüenses.

El compromiso con los caídos, el compromiso con el pueblo, el compromiso con el Programa Histórico del Frente Sandinista, con esa Ética, esa Mística, sus Principios, el compromiso Cristiano, están sobre la mesa, y nosotros optamos, podemos optar todos los días en ser como los Santos, como decía Leonel Rugama, o conducirnos como Militan-tes de un Partido de Derecha.

La mayoría de los sandinistas, queremos trabajar hoy en esta realidad compleja, difícil, atrave-sada de mecanismos incorrectos, de tentaciones de todo tipo, ser ejemplo de trabajo, de servicio, de honradez, de honestidad y de búsqueda del Bien Común, de creación del Bien Común, por todos los medios posibles.

Nuestra Campaña no está hecha de palabras, está hecha de acciones y de compromisos, hechos son Amores, en eso creemos; eso es lo que vamos a demostrar y, estoy segura, compañ[email protected], que vamos a ganar, con esa energía, con ese entusiasmo, con esa voluntad, sobre todo con el compromiso mili-tante del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Quiero recordar la importancia del compromiso personal, porque está bien que las Alcaldías asignen una partida, pero, ¿y los sandinistas…? ¿qué vamos a hacer nosotros, aparte de la ejecución del dinero? Talvez no me expliqué bien. Esa es una mínima parte, nosotros tenemos que tener acciones personales de Solidaridad. Está muy bien eso, pero si no logramos mover nuestros propios corazones y mover a nuestras compañeras y compañeros al cumplimiento del deber Solidario, vamos a seguirnos reclinando en las institu-ciones, vamos a seguirnos alejando del Ideal

Solidario, vamos a seguirnos acomodando, y a seguir viviendo en la indiferencia personal.

Estoy clara que para todo se necesita recursos, y me parece muy bueno que las Alcaldías dispongan de recursos, pero esa es una parte. En todas partes del Mundo se hace un esfuerzo por lo que llaman trabajo comunitario, la gente va y trabaja en la comunidad. Incluso, hay países como Estados Unidos donde el modelo es tan insolidario, que para algunas personas que cometen delitos, la pena es trabajo comunitario obligado. En vez de ir a la cárcel, la pena es… 180 días de trabajo comunitario, ¡porque la gente es insolidaria!

Nosotros tenemos que trabajar en la comunidad, y eso es lo que tenemos que saber descubrir, mejor dicho, redescubrir la vocación de servicio a la comunidad y luego, todas las acciones que podemos hacer en conjunto.

Profesora, talvez usted nos cuente brevemente lo que ayer estuvimos compartiendo, cómo las iniciativas de recuperación cultural sirven para el encuentro de generaciones, sobre todo, en la comunidad.

Palabras de María Elena Guerra

Sí, Compañera, con el mayor gusto. Muy buenas noches a todos y todas, hermanos y hermanas, Alcaldes y Alcaldesas, Concejales, Concejalas que nos acompañan, Secretarias del Concejo. Real-mente, es un tema muy lindo, en el que cada uno de nosotros va a poder echar a andar su imagina-ción para, cómo trabajar con el corazón y desde el corazón, todas las tareas de Campaña, que no es una Campaña tradicional, sino una Campaña nunca vista. Una Campaña de Humanos, entre Humanos, y para personas, para compartir como Seres Humanos. Esta Campaña nos debe llevar a trabajar por el rescate de nuestros Valores Culturales, por el rescate de las Tradiciones y por la Identidad de nuestros pueblos.

Nosotros ya hemos estado haciendo una serie de acciones que considero, de algo pueden servirle a alguien, no sólo, a lo mejor habrá Alcaldes o Alcaldesas que estén haciendo cosas más lindas y podamos aprender de ellos. Por ejemplo, nosotros estamos planificando, con esto de la celebración del mes de las Madres ¡que fue una campaña tan linda! Se nos ocurrió la tarea de buscar cómo accionar, cuando estuvimos con las abuelas, que ellas podían contarles cuentos a los niños y a los adolescentes de las comunidades, y también los abuelos.

Precisamente, en los barrios se andan haciendo actividades, y el 10 de junio nos reunimos para, podríamos decir, la final. Cada escuela, desde los diferentes barrios, va a llevar a un abuelo a contarle cuentos a los estudiantes; cuentos rela-cionados con el Medio Ambiente, cómo era la comunidad antes, cómo vivían los jóvenes, cómo jugaban los adolescentes, cómo era el río que pasa cerca de la ciudad y cómo es ahora. Hasta dónde llegaba el pueblo, cuáles eran las acciones más importantes que se hacían a nivel de economía, a nivel de comercio; cuáles eran las principales acciones de los jóvenes.

Eso es bien bonito porque los señores se han sentido bien importantes, y ellos comienzan a contarles a los jóvenes. El diez de junio, tenemos ese encuentro final de lo que vamos a hacer en relación al  Medio Ambiente. Pero no sólo eso, a través de la Biblioteca Municipal que recién inauguramos el año pasado, nuestra Biblio-teca sale a los barrios y hace diferentes ac-ciones con los niños y niñas… hacemos concursos de lectura, los niños de primer grado concur-sando, los niños de mayor nivel también. Además, se llevan cajas móviles con niños para fomentar el hábito de la lectura entre los adultos, entre los jóvenes, los adolescentes. Hábito que se está perdiendo.

Nosotros estamos haciendo un rescate de los juegos tradicionales, que todos nosotros jugamos en un momento, y que ahora los muchachos ni los conocen, porque ahora pasan tres, cuatro horas sentados frente a un televisor o un nintendo, o con el celular, jugando. Eso que se ha perdido, esa convivencia de que la familia conversaba, platicaba, que contaba cómo le había ido, eso se ha perdido, y nosotros necesitamos rescatarlo, porque ahí se van formando los valores, incluso, rescatar todos nuestros juegos: los trompos, aprender a elevar los barriletes y las palometas como se les llama en los diferentes lugares; jugar con las chibolas. Los chavalos ya no juegan con eso.

Estamos haciendo también un rescate de la historia de cada comarca, de nuestro municipio. No es fácil rescatarla, pero a veces nos tenemos que sentar horas con las personas mayores de la comunidad para que nos cuenten cómo comenzó esa comunidad, cuál es la tradición, y comenzar después a escribirla para que esté dentro de nuestros museos o dentro de nuestras bibliotecas, la historia de cada barrio, de cada comarca.

Además, hay cosas que no cuestan mucho, por ejemplo, comprar unas cincuenta flautas y ense-ñarles a tocar flautas a los chavalos. Los padres se sienten felices cuando después los escuchan y se presentan en los parques, en los diferentes lugares; e ir haciendo también una tradición de encuentros en parques y lugares públicos de la comunidad, ponerlo bonito. Ahorita, nosotros estamos en la construcción de dos parques en dos barrios, uno en la Loma de Tamanes vamos a hacer un parque mirador, y otro en el Barrio Padre Miguel, dos barrios grandes donde los muchachos no tienen dónde jugar.

Y los jóvenes que están con los deportes extremos de patinetas y bicicletas, nos están pidiendo un parque tan lindo como el que tiene Masaya; ya lo fuimos a conocer y estamos buscando cómo cons-truirles uno, porque los chavalos lo piden, lo vieron en la televisión y nos lo están pidiendo.

Hay tantas cosas que podemos hacer y el padre de familia se siente contento de ver que sus hijos ya tocan guitarra o tocan flauta, y estamos soñando con dar clases de marimba, comprar unas doce marimbas para que los chavalos aprendan a tocarlas. Además, que aprendamos los cantos que nosotros entonábamos, que nos trasmitían valores, y los bailes tradicionales, que los muchachos no anden sólo gozando con la música de otros países que no tiene nada que ver con la nuestra, sino que aprendan la nuestra.

Estamos tratando de hacer, que los estudiantes de quinto año, que tienen que hacer su monografía, estamos coordinando con el Ministerio de Educa-ción que sea sobre tradiciones del pueblo, y los vamos a apoyar con transporte a las comarcas, o con material para elaborar su monografía. Son tantas las cosas que podemos hacer y podemos ir inventando cada día más… pero para eso, lo único que tenemos que poseer es la voluntad de hacer un trabajo de Amor, con Amor, para que nuestro pueblo se vaya sintiendo cada vez más identificado. Decirle… tal cosa vamos a hacer, vamos a irlos llevando poquito a poco y que ellos se den cuenta que este no es un Gobierno común y corriente, que es un Gobierno especial que piensa sobre todo, en nosotros como personas.

Palabras de Laura María Olivas

Vicealcaldesa de Condega

Buenas tardes Compañera Rosario, compañeros todos. Creo que con la reflexión que se ha hecho en esta tarde, todos llevamos un gran reto, un compromiso muy grande, de ir a nuestros pueblos, a nuestros municipios, a poder llevar ese mensaje de Solidaridad, de Comunidad, no tanto como Autoridades, sino como Humanos. Muchas gracias.

Palabras de Rosario

Yo insisto mucho en las reuniones que sostengo, que nadie puede confiarse por el hecho de que se entregue una vivienda o por el hecho de que se entregue un Plan Techo, de que esa familia va a votar por nosotros. Eso es arrogancia, compañeros, eso es creer que podemos comprar los votos, lo digo con todas las palabras. Lo único que va a garantizar que la gente vote por noso-tros, es nuestro ejemplo personal y el acer-camiento permanente a esa familia, con Cariño, Responsabilidad y Solidaridad.

Muchos compañeros, en distintos encuentros me han dicho: ya sabemos que esa gente va a votar por nosotros, porque como ahora ya llegaron los chanchos, las gallinas, las vacas, a las mujeres. Compañeros, ¡no es así! Nadie tiene garantizados o matriculados los votos, por eso es que estamos reunidos aquí. Si fuera así, con todo lo que el Gobierno ha distribuido en cuatro años, podríamos perfectamente prescindir de la Campaña Electoral, nos sentamos, y esperamos el resultado. Con lo que han hecho las Alcaldías y las Instituciones de Gobierno, podríamos dar por sentado que toda la gente a quienes algo les ha llegado, empezando por la energía y el subsidio… ¡que todavía no se entiende la dimensión que tiene ese subsidio a la energía!

Primero, no se entiende, y segundo, la gente ya lo da por hecho, ya no se acuerdan, más con los problemas de Unión Fenosa en estas semanas, que se van a seguir dando, porque no tienen inversión en reparaciones, mantenimiento o unidades para mantenimiento. Con todo eso, nadie nos garantiza que con todo el esfuerzo y la inversión que ha hecho este Gobierno en restaurar las fuentes de energía, en generar energía, represente seguridad de los votos. La única certeza de que un voto va para el Frente, es que la gente se sienta bene-ficiada por el cariño, la atención, el acompa-ñamiento, el apoyo, y el respaldo Humano. Por eso es que el enfoque de esta Campaña es éste.

No creamos que por una lámina de zinc van a votar por nosotros. Vámonos de aquí con esa se-guridad… ¡no es así! Para que la gente vote por nosotros, hay que conquistar ese voto con cariño, con corazón solidario; por eso decimos voto de Conciencia… desde la Conciencia nuestra hasta la Conciencia del compañero o compañera nicaragüense.

Palabras de Samuel Mejía Peña

Municipio del Rama

He escuchado atentamente lo que usted ha estado diciendo, y quiero sustentar sus palabras en los Hechos de los Apóstoles, debemos leerlos conti-nuamente. Yo soy Delegado de la Palabra de Dios y los Cristianos crecieron en persecución, precisa-mente porque fueron capaces de ser Solidarios con las viudas, con los más pobres. De ahí hay que leer la Carta a los Efesios, cómo San Pablo les escribe para que empecemos con la familia, luego con la comunidad, y luego con la sociedad.

Los Hechos de los Apóstoles, es exactamente lo que usted ha estado diciendo, es la única forma de que vayamos creciendo, no en vano hemos pasado más de 2,000 años, y los Cristianos nos vamos multiplicando, que así mismo nos multipliquemos los Sandinistas, a través del trabajo del Servicio. Gracias.

Palabras de Rosario

Muchas gracias compañero. Creo que con el mensaje del Pastor, vamos a cerrar el encuentro, porque me parece que se captó perfectamente la idea. Lo que él describe es lo que nosotros somos, pero a veces nos alejamos de lo que somos, y nos convertimos en algo más, o en otra cosa. Recuperémonos, reconvirtámonos, porque eso es lo que nos va a dar la Fuerza de Espíritu para salir a construir el Bien Común en el corazón de la gente.

Repito que el Bien Común no está hecho sólo de cosas materiales, está hecho sobre todo, de alma Solidaria, alma Comunitaria, espíritu de Unidad, Amabilidad, Generosidad, que es lo que nosotros tenemos que ser. Menos cálculo, menos números, menos arrogancia.

Los números son importantes, todos lo sabemos, si no hacemos nuestras sumas y restas, no comemos; si no ahorramos, si gastamos, nos quedamos sin nada, y no podemos comprar la comida de la familia, o lo que se necesita. Esa es la impor-tancia del dinero, que nos permita vivir, y que nos permita vivir con Dignidad. Lo que pasa es que este Mundo trastornado, pretende hacernos creer que mientras más tengamos, más somos, o más felices somos, que es peor.

¡Cuánta gente millonaria no es feliz! Porque la felicidad no está hecha de dinero. Lo primero para la felicidad, es tener Salud, tener aliento, ánimo, levantarse todos los días con ganas de hacer cosas. En el caso nuestro, construir un país mejor, además de tener en nuestras vidas, en nuestras familias, armonía; construir armonía, eso es felicidad. El problema es que todo se ha trastornado y nos ha trastornado, y siempre estamos pensando en ceros, ceros a la derecha, no a la izquierda, ¡capitales!

Para luchar efectivamente contra la pobreza, hay que crear riqueza y compartirla, y sólo se comparte si uno está claro también, vuelvo a decir, claro de que para ser felices, para ser País, para ser Sociedad, para ser Comunidad, lo que necesitamos es en nuestras vidas, Dignidad, Cariño, Estimación, Afecto. ¿De qué te sirven los millones si no tenés afecto, si no tenés salud? ¿Cuánta gente con enfermedades terribles, y con millones, no puede hacer nada?

Entonces, sobre todo Salud, y después Fortalezas Espirituales, Armonía, Tranquilidad, que uno pueda pensar, dedicarse precisamente al Bien Común, al Bienestar, en el sentido amplio de la palabra, no sólo en el sentido material. A edu-carnos, a aprender, porque todos los días aprendemos, y aprendemos en la convivencia, cuando estamos juntos.

Del aprendizaje de nuestros [email protected] también apren-demos… cuán importante es construir valores en la familia, dar ejemplo a nuestros [email protected], para que sean ciudadanos de Bien en el futuro. No sólo la escuela, la escuela está en la casa; es otro tema ese de reclinar las responsabilidades, ya el padre y la madre no son responsables de sus hijos, sino que en la escuela, que los maestros les enseñen… no, ¡el aprendizaje está en la casa!

Y el ejemplo es lo que se vuelve fundamental, porque los hijos repiten todo lo que oyen, y ¿dónde permanecen más tiempo? En la casa. Ahí es donde se van construyendo Valores, Democracia, Ciudadanía… ¡en la familia! Todos estos as-pectos de nuestra vida, juntos, nos hacen sen-tirnos contentos, optimistas, saludables. Y creo que, a uno que está comprometido con la gente, lo que más le da felicidad, es ver a la gente contenta. Eso, de verdad, que es el principal estímulo y aliciente para quienes trabajamos desde la gente y con la gente… Ver a la gente feliz, porque entonces uno dice: ¡vamos bien!

Cuando vos sentís a la gente agresiva, inquieta, insatisfecha, sabés que falta mucho, y ahí es donde viene el trabajo humanista, para que la gente mantenga la Esperanza, porque todo lo que tiene que ver con la injusticia económica, no depende de nosotros. Si fuera por nosotros, tendríamos otro país, pero estamos insertos en un Sistema y Modelo Global que más bien decapita los Poderes locales, hablo de los países. Nosotros somos esclavos de los Organismos Internacionales, o de los Organismos Financieros, que son los verdaderos gobiernos… los Fondos Monetarios, los Bancos Mundiales. Esa es la verdad.

Por eso tenemos que estar sujetos a un Programa, porque no tenemos recursos propios, todavía; pero a cómo va el Mundo, el tesoro del futuro son los alimentos, y aquí tenemos tierra, agua, tenemos Seres Humanos trabajadores, laboriosos. Nosotros tenemos un gran potencial para desarrollarnos con Justicia, siempre y cuando mantengamos este Pro-yecto, y no vengan otra vez a gobernarnos las transnacionales, pongan a los campesinos a pro-ducir fresas, y traigan el arroz, los frijoles, de lejos; el maíz, de los Estados Unidos… Des-pojen a los pequeños productores, y pongan las grandes pilas de granos y alimentos extranjeros  contaminados de químicos y preservantes tóxicos… ¡y carísimos! Y la gente muriéndose de hambre, los campos áridos, sin cultivar, y muchos pe-queños productores endeudados y suicidándose, como en la India. Suicidándose porque no le pueden pagar a los Bancos, o porque les despojaron de su manera de vivir; porque la gente ya no compra lo que producen.

Aquí era increíble hace unos años, mantequilla de Australia, y los productores de lácteos, sin financiamiento y sin poder producir. Y mucha gente se sentía muy importante porque había mantequilla de Australia… ¡pero qué bien, estamos desarrollados! Y los supermercados llenos de exóticos, yo no voy a decir alimentos, porque con sólo que leás las etiquetas, podés decir, ¿éste es un alimento? Tiene tanto químico que más bien parece un tóxico de laboratorio no apto para consumo humano.

Sin embargo la gente dice… ¡hay de todo! Claro, los que van a los supermercados. Mientras que el que compra el arroz, los frijoles, el aceite y el azúcar, no podía comprarlos porque no había producción nacional, ¡había desesperación! A ese modelo no podemos regresar.

Hablar de estas cosas en la comunidad es muy importante, esa es Campaña; que la gente sepa que de llegar un Gobierno de derecha, volvería la desesperación, el desconsuelo, el abandono, la desesperanza, porque no entra dentro de su mo-delo, la lógica de las mayorías. El interés de las minorías y de los capitales transnacionales es el que prevalece en esos Gobiernos. Nosotros ya conocimos esa desgracia durante 16 años.

Recordarle un poco a la gente, es suficiente Campaña; no se necesita insultar a nadie, sino comparar los tiempos, y hacerles ver cómo, en medio del Mundo en crisis, aquí se ha venido conduciendo desde el Alba, Alianza única en el Mundo, un Proyecto que se plantea un Porvenir Mejor a partir del Desarrollo Sostenible y Sostenido con Justicia Social, desde lo que es nuestro principal recurso, la Tierra; producir la tierra, producir alimentos, y convertirnos en exportadores incluso de alimentos, una vez que hayamos logrado Seguridad Alimentaria para todas las familias nicaragüenses.

Yo les aseguro que tenemos un Porvenir luminoso, brillante, porque tenemos tierra, tenemos gente que ama la tierra, ese es otro gran valor; y desarrollar en el campesino y en los hijos de los campesinos, el amor por la tierra, que no emigren a las ciudades; que si estudian, estudien cualquier especialidad que tenga que ver con el campo, para que tengamos tecnologías amigables que no destruyan, que nos ayuden a producir más. Todo eso es parte de nuestro futuro, y es lo que tenemos que contar.

Tenemos tantas cosas nuevas y buenas que contar, que no vamos a malgastar nuestro tiempo, ni a intoxicar nuestros corazones, burlándonos de los que no son como nosotros, todavía. A lo mejor, algún día llegan a comprender que el Bien Común es el estado natural de los Seres Humanos, pero lejos, cada vez más lejos estarían ellos, si nosotros atacamos, ofendemos, injuriamos… ¡no se gana nada! Es injusto e innecesario.

Tenemos mucho de qué hablar, mucho que ofrecer, y sobre todo, ofrecernos nosotros, como servidores de ese pueblo que tanto necesita Cariño, Aliento, Solidaridad; y nosotros mismos, vernos necesitados de cariño, aliento, solidaridad, porque así es; no somos de hierro, tenemos nuestros sufri-mientos, nuestros dolores, nuestras alegrías también. Reconocerlos, así como reconocemos cuando no sabemos algo, es inteligencia; lo peor es creer que uno sabe todo, es ignorancia. Tam-bién cuando uno no reconoce que es Humano y tiene sufrimientos, dolores, alegrías, debilidades, y sólo querérselos ver al otro, no es ni inteli-gente, ni Humano, ni racional, mucho menos Revo-lucionario.

Vamos a rabajar entonces compañ[email protected] Le infor-maré al Comandante, porque me parece que en esta reunión hemos fijado puntos importantes, hemos logrado captar el mensaje, lo fundamental de nuestra experiencia revolucionaria en este país, y [email protected] vamos a seguir avanzando hacia muchas Más Victorias, Dios mediante. Gracias compañ[email protected]  

también te puede interesar