Nicaragua

Pueblo de Nicaragua es el principal garante de la legitimidad del proceso electoral

Las masas participando el 6 de noviembre van a ser las únicas garantes de que su proceso es legítimo

Redacción Central |


Las masas participando el 6 de noviembre van a ser las únicas garantes de que su proceso es legítimo

El pueblo de Nicaragua es el principal garante de la legitimidad del proceso electoral, señaló este martes Roberto Rivas, Magistrado Presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE).

El funcionario, a su vez, hizo un llamado a los partidos políticos y a los medios de comunicación a ser objetivos en la cobertura de dicho proceso.

La democracia habla por la boca de las urnas electorales. El pueblo participando el 6 de noviembre va a ser el único garante de que su proceso es legítimo. Y vas a ver a ese pueblo participando del día de las elecciones, manifestó Rivas durante su comparecencia en el programa Estudio TN8 del periodista Erving Vega.

En este sentido, hizo un llamado a los medios a ser objetivos en la cobertura del proceso electoral, para que ésta sea un ejemplo de democracia.

El magistrado Rivas anunció una vez más que será hasta el 16 de agosto cuando el Consejo Supremo Electoral (CSE) emita un reglamento para el acompañamiento electoral.

El Consejo va a emitir una resolución, un reglamento donde se va a regular todo lo que tenga que ver con el acompañamiento, y dentro de esas cosas tendrá que verse la participación política-partidaria de los organismos, apuntó.

Aclaró que el CSE hará las valoraciones de los acompañantes electorales nacional, pero que en el caso de las organizaciones internacionales, deberá ser el Poder Ejecutivo y el Presidente de la República, quienes los definan.

El magistrado Rivas recordó que los partidos políticos son los principales observadores del proceso electoral, a través de los miembros que conforman las Juntas Receptoras de Votos (JRV).

Además, detalló que para los comicios generales del año 2006, en Nicaragua hubo 22 mil observadores, de los cuales 3 mil eran internacionales, para cubrir 12 mil mesas electorales.

Nicaragua no puede seguir manteniendo esos niveles de intervención, tenemos que aprender a confiar en nuestro propio sistema electoral.

también te puede interesar