Nicaragua

El respeto y la veneración del Cardenal Miguel Obando ante la tumba y el recuerdo de Su Santidad Juan Pablo II

“… aquí se trata de un gesto sumamente público, que hace valorar la actitud humilde, respetuosa y hasta afectuosa del Cardenal ante el Papa Juan Pablo II.”, señala una destacada doctora en Teología Moral, graduada en la Pontificia Universidad Lateranense de El Vaticano, a analizar, para La Voz del Sandinismo, el emocionante gesto de nuestro Cardenal Miguel.

Redacción Central |

“… aquí se trata de un gesto sumamente público, que hace valorar la actitud humilde, respetuosa y hasta afectuosa del Cardenal ante el Papa Juan Pablo II.”, señala una destacada doctora en Teología Moral, graduada en la Pontificia Universidad Lateranense de El Vaticano, a analizar, para La Voz del Sandinismo, el emocionante gesto de nuestro Cardenal Miguel.

El pasado domingo, luego de la ceremonia de beatificación de Su Santidad Juan Pablo II, los Cardenales le rindieron homenaje.

El Cardenal Miguel Obando y Bravo, despojado de la alta y majestuosa mitra cardenalicia, pero también del pequeño casquete, el solideo, que cubre la coronilla de altos representantes eclesiales, se presentó ante la imagen, el recuerdo y el símbolo que representa Su Santidad Juan Pablo II para todos los católicos y cristianos.

La Voz del Sandinismo solicitó a una destacada doctora en Teología Moral, egresada de la Ponitificia Universidad Lateranense de El Vaticano – y son muy pocas las mujeres, en el mundo, egresadas de este prestigioso lugar – una reflexión sobre el hecho.

Con respeto y emoción nos respondió:

“(foto)…que aparece el Cardenal rezando ante el féretro de Juan Pablo II, lo que se observa diferente a otras fotos en que todos los cardenales están sin mitra es que él ha tenido el gesto de “caballero, respetuoso, humilde ante quien se respeta y se venera” de quitarse hasta el solideo.

En el pasado, en que la mayoría de los varones usaban sombrero, era habitual que hicieran el gesto de descubrirse la cabeza en signo de respeto al saludar, o bien ante las señoras de quitarse el sombrero; en cambio ante los varones sólo lo hacían ante alguien que fuera una autoridad o que sintieran particular respeto.

Hoy la costumbre ha caído en desuso. Sin embargo, el Cardenal frente al féretro del nuevo Beato se descubre totalmente la cabeza como quien lo hace con una muestra de humildad y de respeto total.

La humildad es esa virtud que hace que uno se mida a sí mismo como es, con virtudes que sin duda le vienen de Dios y con defectos propios; pero aquí se trata de un gesto sumamente público, que hace valorar la actitud humilde, respetuosa y hasta afectuosa del Cardenal ante el Papa Juan Pablo II.”.

también te puede interesar