Nicaragua

Importante conseguir la paz en Libia, dijo Cardenal Obando

Su Eminencia cumplio este jueves 43 años de ser obispo

Su Eminencia, el Cardenal Miguel Obando y Bravo
Su Eminencia, el Cardenal Miguel Obando y Bravo resaltó hoy la necesidad de conseguir la paz en Libia al referirse al nombramiento del padre Miguel D'Escoto como reprsentante del Gobierno de ese país norafricano ante la Organización de Naciones Unidas | César Pérez

Redacción Central |

Su Eminencia cumplio este jueves 43 años de ser obispo

Su Eminencia, el Cardenal Miguel Obando y Bravo resaltó hoy la necesidad de conseguir la paz en Libia al referirse al nombramiento del padre Miguel D Escoto como reprsentante del Gobierno de ese país norafricano ante la Organización de Naciones Unidas

“Supongo que han considerado al padre Miguel D Escoto un experto en el arte de dialogar. Fue Ministro de Relaciones Exteriores y supongo que lo escogieron para ver si él puede mediar para conseguir la paz en Libia porque lo importante es conseguir la paz que todo el mundo está deseando”, concluyó.

El Cardenal  Obando y Bravo cumplio este jueves 31 de marzo un nuevo aniversario de haber sido ordenado obispo de la Catedral de Matagalpa y aún mantiene viva en su memoria todos los momentos que le tocó vivir en esa nueva etapa de su vida pastoral.

“Estoy cumpliendo 43 años de ser obispo y le doy gracias a Dios por todas las gracias que me ha concedido durante este tiempo y seguiremos trabajando hasta que el Señor no los permita. Yo nunca busqué ser obispo pero le doy gracias a Dios por la ayuda que me prestó”, dijo, al recordar sus primeros años como obispo de Matagalpa.

“Durante los dos años que estuve en Matagalpa tuve la oportunidad de recorrer con Monseñor Vílchez y con Monseñor Baltodano, que estaba en Jinotega, una parte de las montañas de Matagalpa trabajando también en la ciudad con mucho entusiasmo”, rememoró.

Agradeció a Dios estar aún con vida ya que en muchas ocasiones tuvo que interceder ante situaciones difíciles para que haya paz en Nicaragua, una labor que hoy continúa a través de la Comisión de Verificación, Paz y Reconciliación la cual ha contribuido a mejorar la vida de los sectores más pobres y avanzar en la reconciliación entre los nicaragüenses.

“Hemos tenido muchas dificultades: sufrimos un terremoto, sufrimos dos guerras y en esas guerras me tocó hacer de mediador y le doy gracias al Seños que no perdí la vida porque en muchas ocasiones estuve en peligro”, indicó.

Su Eminencia fue nombrado Obispo Auxiliar de Matagalpa en 1968 por el Papa Pablo VI y este lo nombró Arzobispo de Managua en 1970. En 1985 fue nombrado Cardenal por el Papa Juan Pablo II.

“Si Dios me lo permite el próximo Primero de Mayo estaré en la beatificación porque el Papa Juan Pablo II fue mi gran amigo y lo demostró muchas veces. Yo creo que es un Santo”, subrayó.

Asimismo, instó a los nicaragüenses a celebrar la Cuaresma en paz y armonía y a pedir perdón por los pecados cometidos.

“La Cuaresma nos invita a la penitencia y ojalá que en esta Cuaresma amemos al prójimo. Nos invita a la conversión, al cambio de vida, porque todos somos pecadores. Uno de los medios es la confesión, otro medio es el perdón de nuestros enemigos, la oración, la limosna y la humildad”, manifestó.

Aprovechó la ocasión para pedirles a los nicaragüenses que este sábado primero de abril hagan sus manifestaciones en paz.

“A las personas que van a hacer las manifestaciones demostremos que somos personas maduras, que podemos hacer una manifestación respetando al otro porque tienen derechos, tienen deberes y debemos respetarlos. Somos criados a imagen de Dios y ojalá que sea una manifestación de altura”, expresó.

también te puede interesar