Nicaragua

Entregan viviendas solidarias a familias de Managua

Doña Blanca Fidelia Zelaya Larios, del barrio Villa Reconciliación Norte y la señora Carla Isabel Aragón, del barrio La Primavera, son las dos madres beneficiadas

Recibe vivienda
Gracias a la Promotoría Solidaria y al Gobierno Sandinista que preside el Comandante Daniel, dos familias de Managua están felices con la entrega de sus viviendas solidarias. | el19digital.com

Redacción Central |

Doña Blanca Fidelia Zelaya Larios, del barrio Villa Reconciliación Norte y la señora Carla Isabel Aragón, del barrio La Primavera, son las dos madres beneficiadas

Gracias a la Promotoría Solidaria y al Gobierno Sandinista que preside el Comandante Daniel, dos familias de Managua están felices con la entrega de sus viviendas solidarias.

Doña Blanca Fidelia Zelaya Larios, del barrio Villa Reconciliación Norte y la señora Carla Isabel Aragón, del barrio La Primavera, son las dos madres de familia que recibieron cada una su nueva casa.

Las dos ciudadanas de Managua, no pudieron contener las lágrimas que rodaron sobre sus rostros al manifestar que estaban ahora más felices porque el Gobierno y el Comandante Daniel se acordaron de ellas.

Nunca me imaginaba tener una casa como esta… Mi casa era de plástico y de cartón, pero gracias a Dios ahora soy muy feliz. También agradezco al presidente Daniel Ortega y a su esposa Rosario Murillo que me ayudaron, dijo doña Blanca, quien vive con su esposo, sus cuatro hijos, entre ellos uno adoptado y su mamá.

Aseguró que todos vivían muy incómodos y que la pasaban mucho más difícil durante el invierno, porque no soportaban las goteras del techo y la humedad, así mismo el incesante calor, en el verano.

En el barrio la Primavera, doña Carla Isabel Aragón, su esposo y sus tres hijos también fueron beneficiados con una Vivienda Solidaria.

Con la voz entrecortada dijo que estaba muy feliz, porque ahora sí tiene una casa digna donde vivir. Recordó con tristeza y lágrimas en sus ojos, cómo durante el invierno el techo de su casa parecía un colador y cómo las fuertes corrientes de agua de la calle invadían su vivienda.

Para colmo hace poco la casa nos cayó encima. Me acuerdo que fue un viernes a la seis de la tarde, cuando ya todos estábamos en la cama, que un fuerte viento derribó la casa hacia donde mi vecina. Todos inmediatamente nos asustamos, incluso mis vecinos.

Con gran satisfacción doña Carla dijo que nadie salió lastimado, pero que por varios días durmió a la intemperie y con la angustia de toda la incomodidad que causó a sus vecinos, mientras le construían su vivienda. Gracias a Dios y a la organización del Poder Ciudadano del barrio que inmediatamente tuve respuesta del presidente Daniel Ortega, eso lo agradezco con el alma.

también te puede interesar