Nicaragua

Mujeres de Jinotega y Matagalpa agradecidas al Bono Productivo

Este programa social del Gobierno Sandinista les abrió nuevas oportunidades de trabajo y vida digna

Redacción Central |


Este programa social del Gobierno Sandinista les abrió nuevas oportunidades de trabajo y vida digna

Las mujeres de Jinotega y Matagalpa, favorecidas por la entrega hecha por el Gobierno Sandinista del Bono Productivo, muestran su agradecimiento y se empeñan ahora  en aumentar la producción y aprovechar bien todas las oportunidades abiertas ante ellas.

Los patios de las casas de cada una de las mujeres favorecidas lucen con más vida y colorido debido a las gallinas, los cerdos y la vaca que forman parte del componente del bono.

Ellas esperan a corto plazo aumentar la producción de sus animales para garantizar el alimento de sus familias, y así combatir la desnutrición, el hambre y la pobreza a través del Bono, considerado una herramienta de desarrollo.

En la comunidad Lomas de Palo de Piedra, de la ciudad de Jinotega vive doña María Elba Montenegro Zavala de 61 años de edad. Ella dijo que por primera vez en su vida y que sólo con un Gobierno Sandinista ha sido beneficiada directamente.

Desde el mes de diciembre recibió el bono productivo, a través del Ministerio Agropecuario y Forestal (MAGFOR), lo cual  la ayudará a salir de la pobreza. Aseguró que le entregaron 10 gallinas, una cerda y una vaca preñada.

“Nos sentimos tranquilos. Este programa ha sido una gran bendición y de gran provecho, porque ahora que parió la vaca tenemos leche todos los días y los huevos que las gallinas ponen. Eso es un gran ahorro para nosotros, porque ya no tenemos que comprar, sino que tenemos los alimentos aquí en la casa”, expresó.

El esposo de doña María, es don Andrés Sánchez Chavarría quien aseguró que el Bono Productivo les cayó como ‘anillo al dedo’. “No teníamos qué darle (de comer) a los niños y ahora nos sentimos agradecidos porque toda la familia consume leche, cuajada y huevos que los animales nos dan”.

Ambos aseguraron que el Bono Productivo les cambió la vida. En ese sentido la hija mayor de la familia, Elizabeth Rizo, quien por años se dedicó al trabajo de doméstica en Managua, también dijo que su vida tuvo un giro de 180 grados, porque renunció a su oficio para regresar donde sus padres y ayudarles a producir el bono de patio.

El Bono Productivo para doña Sonia López Cerna, de la comunidad Waswalí Arriba, en la ciudad de Matagalpa, también ha sido una bendición, porque se benefician además de sus tres hijos, su madre y sus hermanos.

“Nunca se me había pasado por la mente que yo sería dueña de una vaca, siempre tuve una que otra gallina, pero una vaca y un ternero nunca. Me siento muy satisfecha, porque es una ayuda que nunca antes la había tenido”.

Doña Sonia López, al igual que el resto de mujeres beneficiadas manifestó que tiene muchos planes, entre ellos aumentar la producción de los animales, garantizar el alimento de sus hijos y ahorrar dinero para mejorar su casa.

“Estoy muy agradecida con Dios y el gobierno, porque con este programa el Presidente Ortega nos ayuda a las mujeres a  salir adelante. Espero que él siga en el Gobierno para que siga ayudando a los pobres”.

En la comunidad Waswalí Abajo vive doña Vilma Antonia Aguilar Chavarría, otra mujer beneficiada con el Bono Productivo. Ella asegura que a diario vende leche y cuajada gracias a la vaca que el Gobierno Sandinista le entrego para desarrollar su economía de patio.

“Todos los días me gano 30 córdobas con la venta de tres litros de leche,  aparte de lo que me queda para el consumo de la casa y la elaboración de las cuajadas, que también las vendo. Espero en Dios crecer y tener mi granja”.

Aseguró que con los gobiernos neoliberales nunca pensó que tendría tantos beneficios como con el Bono Productivo. “Sólo con el presidente Ortega tenía la esperanza que sería beneficiada y así fue, porque vinieron hasta mi casa a ofrecerme el Bono, sin  tener que ir a pedirlo”.

Doña Vilma sostuvo que ella necesitaba que le dieran el Bono para tener los alimentos en su mesa, y porque estaba enterada de cómo otras mujeres le han sacado provecho y han crecido económicamente.

Todas las mujeres beneficiadas coincidieron que están organizadas en cooperativas, en sus respectivos lugares, y suelen recibir asistencia técnica sobre el manejo de los animales, así como capacitaciones administrativas, financieras y de comercialización.

también te puede interesar