Nicaragua

Exponen a estudiantes avances del Plan Nacional de Desarrollo Humano

El crecimiento económico, el aumento del empleo, la reducción de la pobreza y la desigualdad, resguardando los principios de Soberanía, Seguridad e Integración regional, son elementos principales.

Paul Oquist, Asesor Presidencial
El asesor presidencial de Políticas Nacionales, Paul Oquist expuso este jueves ante los estudiantes de la Universidad Agraria (UNA), los aspectos fundamentales del Plan Nacional de Desarrollo Humano que tiene como objetivo el crecimiento económico, el aumento del empleo, la reducción de la pobreza y la desigualdad, resguardando los principios de Soberanía, Seguridad e Integración regional, entre otros temas. | lavozdelsandinismo

Redacción Central |

El crecimiento económico, el aumento del empleo, la reducción de la pobreza y la desigualdad, resguardando los principios de Soberanía, Seguridad e Integración regional, son elementos principales.

El asesor presidencial de Políticas Nacionales, Paul Oquist expuso este jueves ante los estudiantes de la Universidad Agraria (UNA), los aspectos fundamentales del Plan Nacional de Desarrollo Humano que tiene como objetivo el crecimiento económico, el aumento del empleo, la reducción de la pobreza y la desigualdad, resguardando los principios de Soberanía, Seguridad e Integración regional, entre otros temas.

Recordó las palabras del Presidente Daniel Ortega Saavedra quien subrayó que al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional no le interesa el crecimiento económico como un fin en sí mismo, sino el tipo de crecimiento económico que aumente el empleo y reduzca la pobreza.

“Para llevar a cabo ese Plan hay una Estrategia Económica, Social y Ambiental 2007-2011, que consiste en un conjunto de políticas cristianas, socialistas y solidarias”, refirió Oquist.

“Esas políticas son cristianas, porque preconizan la paz y la reconciliación. Son cristianas porque tienen claramente una opción preferencial para los pobres. Y son políticas cristianas porque reconocen y promueven la dignidad de cada ser humano, sin los enfoques racistas o de otra índole que históricamente han llevado a la exclusión”, añadió.

Por supuesto, son contrarios a las políticas de los gobiernos neoliberales y oligárquicos que propugnaban por la exclusión de las minorías, de los pueblos originarios, de los grupos afrodescendientes y de los pobres.

Expresó que esas  políticas son socialistas porque preconizan la igualdad y la redistribución del ingreso y la riqueza en la sociedad, como mecanismo para reducir la pobreza y promover una sociedad más justa.

“Son Solidarias porque esas políticas comienzan y terminan conceptualizando a las personas, las familias, su situación en las circunstancias reales de este país y cuáles son las soluciones que pueden ayudar a resolver sus problemas en una forma solidaria”, precisó.

La premisa básica es que no se puede transformar Nicaragua sin transformar a las y los nicaragüenses. “Tenemos que transformarnos nosotros mismos para desarrollar el país. Por eso se comienza con Alfabetización, Educación y Salud universal y gratuita como primer punto en la estrategia del PNDH”, indicó el asesor.

Puso como ejemplo que la Política de Educación restituye el derecho constitucional y humano de los nicaragüenses a la Educación gratuita consagrada en el artículo 121 de la Constitución Política de la República.

Dijo que cuando los gobiernos neoliberales impusieron la llamada Autonomía Educativa se hacían cobros en las escuelas no solo excluían a la gente más pobre, sino que violaban sus derechos humanos universales y Constitución de Nicaragua.

“Ahora hay una educación gratuita, la alfabetización, un gran impulso que para hacer crecer la educación técnica, la capacitación técnica; se va a buscar una matrícula universal en 2011 y se va a librar la batalla del sexto grado en 2012”, añadió el compañero Oquist.

Informó que en los últimos cuatro años 445 mil personas fueron alfabetizadas, la mitad de ellas mujeres; y se redujo el analfabetismo en dos ocasiones.

Reseñó que en 1980 había 52 por ciento de analfabetismo y que con la Cruzada Nacional de Alfabetización esa cifra se redujo a 12.9 por ciento.

No obstante, en los 16 años neoliberales (1990-2006), ese porcentaje subió de nuevo a 12 por ciento, porque los gobiernos neoliberales no priorizaron a la alfabetización.

Indicó que el presidente Daniel Ortega ha manifestado su decisión de que se seguirá con alfabetización permanentemente si hay un nicaragüense que no sabe leer y escribir.

Entre otros objetivos señaló que se aumentarán las raciones alimenticias para unos 960 mil niños que reciben merienda escolar; además se les entregará mochilas, textos escolares, se están reparando los centros de estudios y se prevé incorporar a unos dos mil nuevos maestros este año.

El gasto total de educación pasó del  9.4 del PÍB a 10.1 por ciento, basado en un crecimiento notorio del gasto público, explicó el compañero Oquist.

En tanto, en la Educación Superior en los últimos cuatro años se ha entregado puntualmente el seis por ciento que corresponde a las universidades, lo que no ocurría en los 16 años de la pesadilla neoliberal.

Dijo que en este sector se registra una matrícula  de 160 mil jóvenes y adultos; el 73 por ciento en entidades públicas y 36 por ciento en las privadas; la matrícula femenina es de 57 por ciento de la matrícula total.

En la educación superior existen más de cinco mil  docentes; dos mil 649 son de planta y  dos mil 460 de tiempo parcial; hay 100 mil becados y 25 mil  estudiantes que además de la becas tienen alojamiento y alimentación. La Educación Superior ofrece 286 carreras.

Oquist resaltó que en el neoliberalismo se violó el derecho a la Salud, con la llamada recuperación de costos, en otras palabras, que para tener una operación el paciente tenía que llegar con medicamentos, con materiales de reposición y hasta con la ropa de cama, o si no se moría. La gente no era atendida, por falta de dinero.

“Ahora hay mayor acceso al servicio y fortalecimiento de calidad y cariño del trato”, dijo.

Además se busca mejor suministro de medicamentos, se han disminuido las muertes materno infantiles y se impulsa una política de seguridad alimentaria priorizando a la niñez.

Se ha provocado una explosión de la demanda, lo que revela que la población fue excluida durante los gobiernos neoliberales, dijo Oquist.

Precisó que las muertes maternas se han reducido 15.7 por ciento y las neonatales en 53.7 por ciento.

Se han distribuido 6,9 millones de dosis de vacunas aplicadas en Salud preventiva, al 90 por ciento de menores de un año.

Asimismo señaló que el Modelo de Salud Comunitaria y Familiar que impulsa el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional es el futuro,  porque en vez de que el médico este esperando a los pacientes en los hospitales, salen a las comunidades para atenderlos y ver las condiciones que propician sus males.

también te puede interesar