Nicaragua

Evalúan de positiva respuesta de Nicaragua ante alerta de tsunami

Varias autoridades resaltaron la participación de los Gabinetes del Poder Ciudadano y la solidaridad de Alcaldías sandinistas

Redacción Central |


Varias autoridades resaltaron la participación de los Gabinetes del Poder Ciudadano y la solidaridad de Alcaldías sandinistas

Varios expertos de nuestro país analizaron la respuesta positiva de Nicaragua ante la alerta por tsunami generada la semana pasada debido al intenso terremoto que destruyó el noroeste de Japón.

El jefe de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, general Mario Pérezcassar; el director de INETER, Alejandro Rodríguez y el viceministro de MARENA, Roberto Araquistain, evaluaron como adecuada y clara las acciones que emprendió el país durante la emergencia generada por el alerta de tsunami tras el sismo en el país asiático.

Los tres expertos comparecieron en el programa En vivo que dirige el periodista Alberto Mora en Multinoticias Canal 4 de la televisión nacional, para hacer un balance de cómo se cumplieron las orientaciones del Presidente Daniel quien estuvo al frente de esa emergencia y el cumplimiento del Plan Nacional Antidesastres.

El general Pérezcassar destacó que la voluntad del Gobierno de preservar la vida de los nicaragüenses se manifestó desde las 3 y 45 de la madrugada del viernes pasado, cuando el propio mandatario comenzó a dar seguimiento a toda la emergencia.

El jefe de la Defensa Civil destacó que a las siete de la mañana del viernes ya estaba todo listo y preparado para impulsar los planes de emergencia.

Dijo que el Ejército se puso en completa disposición combativa en todos los comandos que abarcan la Costa Pacífico de Nicaragua, en la Región II (León y Chinandega), la Región III (Managua) y la Región IV (Granada, Masaya, Carazo y Rivas).

Tras el aviso correspondiente de INETER  a través del Centro de Operaciones y Desastres se activó todo el Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED).

A las diez de la mañana, precisó el general Pérezcassar el 70 por ciento de los 12 municipios costeros ya estaban alertados en 74 puntos de la faja costera del Pacífico nicaragüense.

Eso da como reflejo los niveles de organización y capacitación y las estructuras del Gabinete del Poder ciudadano, dijo el alto mando.

Al mediodía del viernes ya se había cumplido la labor de aviso de tsunami hasta en el último lugar de la costa nicaragüense y más de 24 municipios del país estaban preparados para brindar socorro a los posibles afectados en caso de desastre.

El general Pérecassar subrayó que todo funcionó a la perfección, y que, aunque calculaban un enorme porcentaje de probabilidades de que no se registrarían víctimas mortales ni daños, estaban preparados.

A las cuatro de la tarde las playas del Pacífico estaban vacías y las 99 mil personas que habitan en esas zonas costeras, informadas del peligro y lejos de la costa.

En Puerto Corinto, por ejemplo, todo estaba listo para la evacuación de unas 30 mil personas por una sola vía en cumplimiento con los planes de evacuación previstos.

Con esta política de protección hacia la población y este derecho que este gobierno viene impulsando sobre la vida, el Presidente (Daniel Ortega) orientó que hasta las 9 de la noche se suspendiera todo el dispositivo de protección, dijo el jefe de la Defensa Civil.

Resaltó el rol del Ejército, la Policía, los bomberos y la Cruz Roja, pero acotó que sin la organización de la población no se hubiesen tenido esos resultados. Dijo que la actuación extraordinaria de los Gabinetes del Poder Ciudadano y la solidaridad de las Alcaldías se multiplicó por diez la efectividad de las medidas adoptadas.

Por su parte, el director de Ineter dijo que su institución siguió paso a paso el desplazamiento del tsunami en coordinación con el Centro Internacional de Alerta para Tsunami del Pacífico, ubicado en Hawai, donde reciben información veraz de todos los países alertados.

Añadió que Ineter transmitió a la Defensa Civil todas las probabilidades que se iban planteando de acuerdo a los modelos numéricos que se manejan en Hawai, los cuales dan una aproximación a la realidad y una idea cercana de la evolución de los fenómenos, en este caso el tsunami.

Indicó que de esa forma tenían una idea clara de la hora en que podría llegar la eventual ola, pero sin precisión de cuál sería la altura de las mismas porque eso depende de las condiciones locales del fondo marino.

Si la plataforma del fondo marino está más elevada, la ola será más alta; es muy difícil crear un modelo universal cuando depende de condiciones locales del fondo marino. Por eso es que hay que estar informándose de cómo viene evolucionando, explicó el compañero Rodríguez.

Por su lado, el viceministro del MARENA, compañero Roberto Araquistain, señaló que actualmente están a la expectativa por la situación generada por los daños a las plantas nucleares en Japón.

En este momento eso es muy difícil evaluar la situación, hasta que ya logren controlar esta fuga que aparentemente no es tan grande o la están tratando de minimizar, dijo en alusión a las advertencias de una probable contaminación nuclear a gran escala.

Resaltó que existe preocupación por las consecuencias que cualquier desastre generado por los daños a las plantas nucleares japonesas pueda desencadenar en el medio ambiente y en particular en la misma biodiversidad, porque pueden generar cambios importantes.

también te puede interesar