Nicaragua

Los argumentos de Costa Rica que rechazó la CIJ

Los planteamientos contra Nicaragua hechos por Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya no sólo fueron rechazados por el Alto Tribunal, sino que especialistas, medios de difusión y analistas coinciden en que llevaron a ese país a un verdadero fracaso en el ámbito internacional

Corte Internacional de Justicia
Costa Rica, a pesar de su campaña propagandística para tratar de hacer ver que consiguió sus objetivos con el fallo emitido por la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre el diferendo que provocó contra Nicaragua, sufrió en realidad un rotundo fracaso reconocido a nivel internacional por especialistas, medios de difusión y analistas. | Internet

Redacción Central |

Los planteamientos contra Nicaragua hechos por Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya no sólo fueron rechazados por el Alto Tribunal, sino que especialistas, medios de difusión y analistas coinciden en que llevaron a ese país a un verdadero fracaso en el ámbito internacional
» Texto íntegro del fallo de la CIJ

Costa Rica, a pesar de su campaña propagandística para tratar de hacer ver que consiguió sus objetivos con el fallo emitido por la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre el diferendo que provocó contra Nicaragua, sufrió en realidad un rotundo fracaso reconocido a nivel internacional por especialistas, medios de difusión y analistas.

En primer lugar, la Corte rechazó el objetivo fundamental buscado pór el gobierno tico: detener las obras de dragado de nuestro Río San Juan, lo cual, implícitamente, ratifica la soberanía de Nicaragua sobre esa vía fluvial.

En este punto fundamental, la sentencia de la CIJ es bien clara y dice textualmente:

“En cuanto a la segunda medida provisional solicitada por Costa Rica, que requiere que Nicaragua suspenda su programa de dragado en el río San Juan junto a la zona en cuestión, la Corte encuentra que no se puede concluir en esta etapa de las pruebas aportadas por las Partes que el dragado del río San Juan causa un riesgo de perjuicio irreparable al medio ambiente de Costa Rica o al flujo del río Colorado, ni se ha demostrado que, incluso si hubiera un riesgo de perjuicio de los derechos que Costa Rica afirma en el presente caso, el riesgo sería inminente”.

Por otra parte, Costa Rica pretendió convencer a los jueces del Alto Tribunal de que estaba siendo víctima de una invasión por parte del Ejército de Nicaragua, alegando que nuestras fuerzas tenian ocupada la llamada Isla Portillo, algo que había sido negado reiteradamente por el Gobierno Sandinista y pidió que la CIJ adoptara acciones al respecto.

Aquí también sufrió un descalabro la argumentación de Costa Rica y si se revisa el fallo puede comprobarse fácilmente.

La respuesta del Tribunal está contenida en los párrafos donde recogió  y aceptó  la declaración nicaraguense de que ” ­­­­ninguno de los miembros de sus fuerzas armadas están estacionadas en la actualidad en la Isla Portillo, y que no tenía intención de enviar tropas u otro personal al área en disputa, ni de establecer un puesto militar allí en el futuro”.

Otro tanto sucedió con las falsas imputaciones sobre daños ambientales a la parte fronteriza costarricense porque no pudieron sus representantes convencer de ese peligro a la Corte.

Prueba de ello es que, en el fallo se apunta también que ” la Corte toma nota de que Nicaragua, después de haber sostenido que las actividades llevadas a cabo en su propio territorio, el impacto ambiental de las cuales habían sido debidamente evaluado con anterioridad, no tienen probabilidad de causar un daño inminente a Costa Rica y afirmó que la limpieza y las operaciones de compensación en relación con el caño habían terminado y acabado”.

Un comentario de Carta Bodan calificó de dura derrota la sufrida por Costa Rica y en su desarrollo apunta algunos aspectos que subrayan lo anteriormente señalado.

“Costa Rica sufrió una dura derrota diplomática en respuesta a su campaña internacional de difamación contra Nicaragua y no logró detener su objetivo más codiciado: Detener el soberano dragado de nuestro Río San Juan. La Corte Internacional de Justicia (CIJ) se pronunció sobre las medidas cautelares que solicitó el vecino país y estimó que la limpieza no ha provocado ningún daño ambiental en territorio tico o afectado el caudal del Río Colorado, como clamaron los costarricensenses al borde de las lágrimas dentro y fuera de sus fronteras.

La Haya también orientó una medida que Nicaragua esperaba: Ordenaron de forma unánime que ambos países se abstengan de enviar personal militar o civil al área en disputa, incluyendo la laguna Harbour Head, mientras la CIJ no resuelva de forma definitiva el caso, en unos tres o cuatro años. Con trece a votos y cuatro en contra, le permitió a Costa Rica el envío de personal civil a la región, “en tanto sea para evitar daño irreparable”, pero debe consultar con el secretariado de la Convención Ramsar, avisar con anterioridad a las autoridades nicaragüenses y buscar con ellas una solución. “.

Por su parte, Carlos Arguello, representante de Nicaragua en La Haya, dijo que el contundente fallo debe “paralizar la lengua” a los diplomáticos ticos y anunció que ahora tocará a Nicaragua iniciar su ofensiva también en el ámbito diplomático internacional.

César Vega, director jurídico de la Cancillería, señaló que  el fallo es una gran victoria para Nicaragua y para el derecho internacional y agregó que quedo demostrado que el diferendo  con ese país “no se trata de un tema de ocupación, ni de un tema de daños (ambientales), ni se trata de un tema de violación de soberanía”, sino de “un tema de orden estrictamente territorial”

El científico nicaragüense y asesor en temas ambientales del gobierno, Jaime Incer Barquero, afirmó que con la resolución en la Haya, Nicaragua desmintió “todas las falacias, todas las falsedades que Costa Rica venía propagando en el mundo, de que éramos un país invasor, de que éramos un país destructor del medio ambiente”.

Sin embargo, un elemento de extraordinaria contundencia lo constituyeron las opiniones de numerosos costarricenses que La Voz del Sandinismo reproduce en esta página y fueron expresadas al diario La Nación, de San José, criticando abiertamente a su gobierno y desmintiendo hubiera obtenido algún éxito con el fallo de la Corte.

también te puede interesar