Nicaragua

Rosario: Las Mujeres, en sintonía con la Madre Tierra, reclamamos otro rumbo para la Humanidad

En mensaje a las mujeres nicaragüenses por el Día Internacional de la Mujer, dijo que ellas recuperaron el Derecho a protagonizar los Procesos Políticos, Económicos y Sociales

Redacción Central |


En mensaje a las mujeres nicaragüenses por el Día Internacional de la Mujer, dijo que ellas recuperaron el Derecho a protagonizar los Procesos Políticos, Económicos y Sociales

La compañera Rosario Murillo Zambrana, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, envió este lunes un mensaje a las mujeres de Nicaragua con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer.

En su mensaje, Rosario apunta que la lucha, la justicia, el reclamo, la urgencia de dignidad y derechos, tienen rostro de mujer y lo mismo sucede, en este mundo convulsionado con las banderas que reclaman presente y porvenir para la Humanidad.

El texto completo del mensaje es el siguiente

A LAS MUJERES DE NICARAGUA

La lucha tiene rostro de Mujer. La Justicia tiene rostro de Mujer. El reclamo, la urgencia de Dignidad y Derechos, tiene rostro de Mujer. En este Mundo, convulsionado por la progresiva ruptura de los Sistemas de dominación propios del Capitalismo, las banderas que reclaman presente y porvenir para la Humanidad, tienen rostro, voz, cuerpo, inteligencia y espíritu de Mujer.

El Planeta reclama otro modo de vivir.  Las Mujeres, en sintonía con la Madre Tierra, exigimos otro ritmo y otro rumbo para la Humanidad. Para que la vida prevalezca. Para ser. La Tierra-Madre nos urge detener las catástrofes. Las Mujeres, con potencial de Maternidad y Vida, nos hemos puesto de pie en el Mundo entero, para poner un alto al cataclismo de valores, y proponer otros enfoques y otras prácticas que prioricen Dignidad y Derechos en todas sus formas. Porque sólo así podemos plantearnos una perspectiva de vida para todos los Seres, desde la misma Tierra que hoy sabemos que vibra y se estremece, como Ser Viviente.

¿Qué puede ser más importante que la Dignidad y los Derechos que reclamamos…? ¿Qué puede ser más trascendente que la exigencia de una vida con reconocimiento, respeto, cariño, pero sobre todo, Justa…? ¿Qué puede ser más urgente e impostergable que ocupar la primera línea en la batalla por transformar la inequidad, en Dignidad, Solidaridad y Complementariedad…?  

El Siglo XXI es el Siglo de las Mujeres. El siglo, el año, el mes, la semana, el día, para hacer valer todas nuestras capacidades y derechos, y desde ellas, luchar con todas nuestras energías denunciando, exigiendo, ocupando nuestros espacios, con la Visión más clara y profunda:  devolver a la Humanidad la cordura, y devolver a la Vida el sentido trascendente de la Evolución.

Nos reunimos a proclamar que hace falta la Inteligencia y la Sensibilidad de las mujeres en los Procesos Políticos, Económicos y Sociales. Que hace falta una cultura que incorpore esa Visión propia y complementaria que contribuiría, estamos seguros, a equilibrar a la Humanidad, con las características propias de nuestro Género. El mundo, que han dirigido con exclusión y discriminación de la inteligencia y el talento de las mujeres, nos ha llevado a puntos irreversibles de destrucción que sólo podemos, hoy, mitigar, a la par de replantearnos la imprescindible necesidad de cambio.

Estamos convencidas de que la Historia nos ha llevado a asumir la responsabilidad de proponer otras formas y otras vías, para enfrentar los graves problemas de la Humanidad. A las Crisis Económicas, Ambientales, Alimentarias, Laborales, Sociales… a las crisis bélicas, a la cultura de guerra, que fomenta desplazamientos y emergencias humanitarias sin precedentes… a las catástrofes que antes calificábamos de naturales… a las centenares de miles de víctimas de todas las emergencias… a la implacable frialdad de la lógica del cerebro unidimensional, de la energía de dominio, de la carencia de sentimiento fraternal, de la inexistente concepción de Familia Humana, nos corresponde oponer el contraste.  Cómo se nota que hemos vivido con una sola corriente imponiendo razonamientos y criterios despiadados, que no consideran las condiciones propias de la vida, donde, sin la complementariedad, sin el encuentro de las fuerzas, sin una lógica de incorporación e integridad, no seríamos…!

Las Mujeres somos ésa otra Fuerza que la Humanidad contiene, y hoy reclama. La Fuerza que armoniza, promueve equilibrios, argumenta, dialoga, convence y acoge en una dinámica circular el movimiento de todos los procesos de la Vida. Las Mujeres hemos aportado más a la Paz y al Entendimiento, a través de la Historia. Somos más intuitivas, más reflexivas, ponemos más el corazón, la inteligencia espiritual, y somos capaces de aplicar la Generosidad y el Cariño donde el resentimiento, el rencor o el odio, han hecho estragos.

El Mundo necesita de esa Generosidad, de ese Cariño, de esa Fuerza que contrasta con la lógica de guerra, y que busca la sintonía como fortaleza.   

En los graves momentos que atraviesa nuestro Mundo, nos vemos en el rostro de las mujeres que luchan para hacer valer Derechos, Libertades; para defender Independencia, Soberanía, Recursos Naturales Patrimoniales, agua, tierra, minerales, vegetación, mares, glaciares, aire… nos vemos en el espejo de las distintas culturas con sus distintos Patrones y Modelos, que se ponen de pie frente al dominio global, económico, mediático, ideológico, y del ámbito del entretenimiento… Nos vemos en el espejo de las familias que defienden sus Territorios Patrimoniales frente a las dolorosas realidades del cambio climático… Nos vemos en el espejo de las Mujeres que defienden sus creencias, los símbolos de sus creencias, sus prácticas ancestrales, frente a la incomprensión o al colonialismo y neocolonialismo cultural y mental, de los Imperios… nos vemos en el coraje de las Mujeres de los Pueblos Originarios de todo el Mundo y en particular de Nuestra América, que han venido destacándose como indispensables defensoras de todos los Derechos… Nos vemos en el espejo de las Mujeres de todo el Mundo, que hoy denuncian y combaten la Bio-piratería, la fuga de cerebros, la neo-esclavitud, la trata, el tráfico de personas, o el comercio sexual, el racismo, y la terrible violencia doméstica y sexual, con toda su carga de crímenes y abusos a nuestra Humanidad.

Nos unimos a las campesinas y productoras, que se proponen recuperar las prácticas de la agricultura familiar tradicional, a las Jefas de Hogar y Familia, que exigen Precios Justos, es decir, Seguridad y Soberanía Alimentarias, frente a la voracidad del Modelo que prioriza agro-combustibles, que especula con los alimentos y que con sus grandes industrias y redes comerciales transnacionales, los encarecen y enrarecen, volviéndolos inaccesibles, e imponiendo a la par, una vergonzosa política de hambre, dependencia y mendicidad…   

Nos vemos en el espejo de las Mujeres Jóvenes de todo el Mundo, que demandan, con Justicia, Derecho a la Educación, la Salud, el Trabajo Digno, el Porvenir, de acuerdo a sus identidades, realidades y culturas. Las Mujeres Jóvenes, llenas de ideales y sueños, que debemos reclamar como propios, en esa ineludible Agenda Mundial de Género Humano que, cada día, nos corresponde reafirmar.

Desde Nicaragua, hoy 8 de Marzo, nos vemos en el espejo de todas las mujeres, en todos los rincones del Planeta, que se unen, se alzan, y son, somos, respuesta y propuesta diferente.

En este año 2011, las mujeres nicaragüenses hemos recuperado el Derecho a protagonizar los Procesos Políticos, Económicos y Sociales desde todas nuestras expresiones y manifestaciones. Sabemos que no hay nada más importante que defender este Derecho.  Estamos conscientes del camino que nos corresponde todavía recorrer.  Tenemos absoluto conocimiento de logros y carencias.  Sabemos que el neoliberalismo quiso arrebatarnos Revolución y Derechos. Sabemos que hemos venido derrotando al neoliberalismo y afianzando una Revolución de Derechos y Deberes, una Revolución en Paz, una Revolución tranquila, una Revolución que representa la transformación de nuestra conciencia y la recuperación de nuestra Salud, nuestra Dignidad, nuestra Capacidad, y Alegría de vivir con Sentido de Trascendencia y Poder.   

Las Mujeres nicaragüenses reconocemos en este Proceso Revolucionario nuestro presente y nuestro porvenir. Nos felicitamos de vivir en Nicaragua, hoy. Reconocemos el privilegio de protagonizar, en un país que cuenta con el Tesoro Patrimonial de un Pueblo valiente, que ha sido capaz de enfrentar los más grandes desafíos con Entereza, Fortaleza, Fé, y por tanto, ha sido capaz de salir adelante enarbolando su Identidad, Tradición, su Orgullo Nacional, sus Símbolos y sus Banderas Invictas.

Las Mujeres nicaragüenses valoramos el privilegio y la responsabilidad de este día, que nos reúne para la reflexión obligada, el compromiso inevitable, y la ratificación de nuestros Ideales, Aspiraciones y Derechos, en esta etapa de Construcción de Ciudadanía, de aprendizaje de la Democracia, de usufructo de la Libertad, de afirmación de Procesos de Mejoría Económica, y de garantía de decisión de un Pueblo que sabe que en la Unidad, está la Fortaleza, y el Triunfo.

Hoy, 8 de Marzo, las Mujeres nicaragüenses  vemos el horizonte con claridad. Nicaragua Unida, Triunfa !  Nicaragua Unida, representa el Bien Común !  Nicaragua Cristiana, Socialista y Solidaria nos representa a todas !  

Hacia esa Patria Libre de analfabetismo, Libre de pobreza, con Educación, Salud, Trabajo y Paz, con Derechos para [email protected], con Protagonismo, Voz, y Espíritu de Mujer, vamos seguras. El porvenir depende de esa certeza y de esa confianza que nosotras, las mujeres, somos capaces de transmitir, porque creemos, y porque estamos convencidas que donde hay corazón e inteligencia de mujer, hay Seguridad, hay Bienestar, hay Familia, hay Vida, hay Presente y Futuro. Hay Valores. Hay Bien de [email protected] Hay Revolución !

Rosario Murillo

8 de Marzo 2011

Con [email protected],

y por el Bien de

de [email protected] !

también te puede interesar