Nicaragua

Califican de graves daños ecológicos causados por Costa Rica al Río San Juan

Contaminaron cuerpos de agua con desechos tóxicos, desvíaron aguas del Río y destruyeron humedales

Redacción Central |


Contaminaron cuerpos de agua con desechos tóxicos, desvíaron aguas del Río y destruyeron humedales

Un balance de los daños ecológicos causados por Costa Rica a la zona de Río San Juan, incluyendo a la propia vía acuática, muestra que Nicaragua ha sido profundamente perjudicada por el accionar del país vecino en el área limítrofe.

El asesor presidencial Paul Oquist y la Embajadora de Nicaragua en Naciones Unidas, María Rubiales, profundizaron este martes sobre los graves perjuicios causados por Costa Rica y coincidieron en que ese país, desde hace años, usa los recursos naturales nicaragüenses para desarrollar su industria ecoturística.

Durante una comparecencia en el programa En Vivo de Multinoticias, Canal 4, ambos funcionarios del Poder Ciudadano hicieron una amplia relación de los mencionados daños que han afectado tanto al Río San Juan  como al Lago Cocibolca.

Toda la información suministrada por Oquist y Rubiales forma parte de la documentación que el país recoge para elaborar un Libro Blanco sobre las verdades que oculta Costa Rica.

Oquist sintetizó los daños ambientales causados por Costa Rica en tres aspectos fundamentales.

Ellos  son la erosión y sedimentación, la contaminación de los cuerpos de agua con desechos altamente tóxicos y el desvío de las aguas del río San Juan de Nicaragua, así como la destrucción de humedales.

“Sí, hay muchos daños, hay impactos sobre el Lago de Nicaragua, también hay impacto sobre humedales alrededor del Lago de Nicaragua, hay impacto sobre la calidad del agua en Río San Juan, hay impacto sobre la biodiversidad”, enfatizó  Oquist.

Añadió que hay potenciales perjuicios ambientales por la mina de cielo abierto Las Crucitas, ubicada en suelo costarricense y están también los inflingidos al caudal del río debido al desvío de sus aguas, explicó.

Al referirse a la Cuenca del Río San Juan, dijo que Costa Rica no ha cumplido con el principio número dos de Río de Janeiro, que dice  los Estados son responsables por los daños que ocasionen a otros países.

Resaltó que aunque sean finqueros o empresarios privados costarricenses, es el Estado costarricense el que debe responder por ello.

Citó un estudio del Banco Mundial de 2010, que indica que el 77 por ciento de los sedimentos que están llegando al lago provienen de Costa Rica. Es una pequeña parte de esa subcuenca, pero de ahí proviene 77 por ciento. Y en el caso del Río San Juan de Nicaragua más del 80 por ciento de sedimentos vienen desde el vecino país.

Oquist destacó que Nicaragua está pagando el 100 por ciento del costo para limpiar esos sedimentos y dragar la desembocadura del río nicaragüense para garantizar la navegación todo el tiempo.

El asesor presidencial alertó de que también desde Costa Rica se están destruyendo los humedales como la reserva del Lago conocida como Los Guatusos.

En su importante informe indicó que el desvío de agua que hacen los ticos desde su territorio por medio de la construcción de canales casi secaron la Laguna La Uva en el sector de Los Guatusos. Esa laguna se ha reducido de unas 100 hectáreas a tres hectáreas,se han construido canales que sacan el agua de los humedales.

Con eso Costa Rica viola la Convención Ramsar que tanto invoca ese vecino país.

Recordó que en 2007 los ticos construyeron diques y canales artificiales en zonas nicaragüenses, para desviar las aguas hacia su país, pero en esa ocasión el Ejército de Nicaragua y el MARENA los destruyeron, para evitar que los arroceros ticos continuaran dañando los humedales.

Dijo posteriorente que los costarricenses han convertido el bosque tropical húmedo en grandes plantaciones donde depositan agroquímicos, fertilizantes, químicos, insecticidas y pesticidas altamente tóxicos. Costa Rica es el cuarto país en cuanto a uso de fertilizantes químicos.

Calificó el proyecto minero Las Crucitas que se desarrolla en territorio costarricense una amenaza ecológica para esa región, por su proximidad a los ríos y a las fuentes acuíferas, como lo han denunciado los ambientalistas ticos.

Se refirió a  un estudio del doctor  Nicolás Boeglin, experto en Derecho Internacional Ambiental de la Universidad de Costa Rica, quien advirtió que la construcción de una mina de cielo abierto en un bosque tropical húmedo con un pluviosidad de casi cuatro mil  milímetros por año y con acuíferos y ríos adyacentes es una invitación para la contaminación masiva.

Boeglin señala que “Una posible demanda ante un tribunal internacional de Nicaragua contra Costa Rica, significaría una probable condena internacional acompañada de una millonaria indemnización por daños ambientales al Río San Juan”.

Por su parte, la Embajadora María Rubiales refirió que a Nicaragua le asiste la razón y por ello en todos los diferendos que se han llevado a la Corte entre ambos países, es Costa Rica la que siempre anda corriendo, acudiendo de un foro a otro, sin asidero legal, mientras Nicaragua ha llevado sus casos pausadamente y debidamente documentados.

Según Rubiales Costa Rica ha vivido para el mercadeo de su país. “Pero ahora  esta es una oportunidad para que de una vez por todas Nicaragua salga ante el mundo con la verdad en la mano”, dijo en alusión al Libro Blanco.

Advirtió que eso será no solo para descubrir los aspectos ambientales sino también los de derechos humanos, pues Costa Rica, un país que se dice ser amante de la paz, permite la actividad de varias empresas que hacen armamento en su territorio.

Rubiales señaló que Costa Rica ha hecho todo su desarrollo turístico en su frontera norte utilizando los recursos de Nicaragua.

“Eso tiene que quedar clarísimo que es con nuestros recursos que ellos han logrado posesionarse como un país ecoturístico. Y segundo, ellos el gran temor que tienen en este momento es el desarrollo de Nicaragua”, añadió.

“Ellos no pueden concebir dentro de su cabeza que haya una vecina Nicaragua que se proyecta ante el mundo, que se desarrolla, que tenga relaciones con todos los países del mundo”, añadió-

Rubiales destacó que cuando vuelve el Presidente Daniel Ortega y vuelve el Frente Sandinista al poder, Costa Rica comienza a maquinar toda una estrategia para detener el desarrollo de Nicaragua. Puso como ejemplo las críticas realizadas por el vecino país al megaproyecto Brito.

Destacó la información que salió ayer, donde  la publicación US News coloca a Nicaragua en el primer lugar de los destinos para que los retirados puedan vivir. “Ya ahora no está Costa Rica, ahora está Nicaragua”, indicó Rubiales.

también te puede interesar