Nicaragua

Comparecencia del Presidente-Comandante Daniel defendiendo el Derecho Soberano del pueblo de Nicaragua sobre el Río San Juan de Nicaragua

Palabras de Rosario Queridos hermanos, queridas hermanas, queridas familias nicaragüenses, estamos desde esta Casa de la Presidencia para transmitir la Comparencia del Presidente de la República en relación a la lucha por nuestra Soberanía, por nuestros Derechos Soberanos sobre el Río San Juan, Patri-monio Natural de Nicaragua y orgullo de todo nuestro pueblo, Orgullo Nacional. […]

Redacción Central |

Palabras de Rosario

Queridos hermanos, queridas hermanas, queridas familias nicaragüenses, estamos desde esta Casa de la Presidencia para transmitir la Comparencia del Presidente de la República en relación a la lucha por nuestra Soberanía, por nuestros Derechos Soberanos sobre el Río San Juan, Patri-monio Natural de Nicaragua y orgullo de todo nuestro pueblo, Orgullo Nacional.

Acompañan al Presidente, Su Eminencia, el Cardenal de la Reconciliación, la Paz y la Unidad por el Bien Común, Miguel Obando y Bravo; el Jefe del Ejército de Nicaragua y el Estado Mayor del Ejército de Nicaragua; la Jefatura Nacional de la Policía y su Estado Mayor; la Cancillería, su Canciller, compañero Samuel Santos, el Vice Can-ciller, compañero Valdrack Jaentschke; la Minis-tra del Ambiente, compañera Juanita Argeñal, el Director del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, compañero Alejandro Rodríguez; el Jefe de Asuntos Jurídicos de la Cancillería, Doctor César Vega. Compañeros Dirigentes de Orga-nizaciones Ambientalistas, Movimientos Sociales y Miembros Destacados de Juventud Sandinista 19 de Julio.

Para iniciar esta Comparecencia por nuestros Derechos Soberanos, vamos a escuchar el mensaje de Su Eminencia, el Pastor de los nicaragüenses, de la Unidad por el Bien Común, Miguel Obando y Bravo.

Mensaje de Su Eminencia

Cardenal Miguel Obando y Bravo

Comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de Nicaragua, señora Rosario Murillo, Coordinadora de Comunicación Social y Ciudadanía; un saludo respetuoso a todas las autoridades; hermanos todos en Cristo Nuestro Señor.

La Patria tiene derecho a que nuestra alma, nuestro talento, nuestra razón, le consagren sus mejores y más nobles facultades; no hemos nacido para nosotros, sino para nuestro país, decía Platón.

Felicitamos al señor Presidente, a la Primera Dama y a la Asamblea Nacional, al Ejército, a la Policía, al pueblo de Nicaragua, que se han unido para tratar de resolver el problema por cauces civilizados. Los nicaragüenses hemos demostrado que somos personas amantes de la Paz, el compor-tamiento de la persona es plenamente humano cuando nace del Amor, manifiesta el Amor y está ordenado al Amor.

Esta verdad vale también en el ámbito social; es necesario que los cristianos sean testigos pro-fundamente convencidos y que sepan mostrar con sus vidas, que el Amor es la única fuerza que puede conducir a la perfección personal y social y mover la Historia hacia el Bien.

Los antiguos romanos decían: “si quieres la Paz, prepárate para la guerra.” Pero nosotros, que somos un pueblo amante de la Paz, seguiremos agotando todos los medios que están a nuestro alcance para evitar, en cuanto sea posible, el derramamiento de sangre.

Debemos orar, pidiendo luces al Divino Espíritu, para que ilumine nuestras mentes y le dé a nuestro vecinos también luz, para que podamos obtener una Paz que esté basada en el Amor, la Justicia, la Verdad y la Libertad:

Dios Todopoderoso y Eterno, que con amor inefable nos has creado, derrama Tu Santo Espíritu sobre nuestras autoridades, a fin de que tomando decisiones sabias y ponderadas, resguarden la integridad de nuestra Patria y por intersección de La Purísima Concepción, Patrona de Nicaragua, alcancemos la Concordia y la Paz, por Jesucristo, Nuestro Señor, amén.

Palabras de Daniel

Buenas noches, hermanos nicaragüenses, familias nicaragüenses, estamos en este fin de semana del mes de noviembre, acercándonos a las festividades de Las Purísimas, de las Navidades y del Año Nuevo. En medio del trabajo diario de todas las familias nicaragüenses, de la juventud estudiosa, de los campesinos, de los diferentes sectores de la sociedad nicaragüense, hoy nos hemos convocado para abordar este tema que ha venido a alterar las relaciones entre dos pueblos hermanos, Costa Rica y Nicaragua…. ¡somos dos pueblos hermanos!

Es importante destacar la forma en que todos los nicaragüenses en general, hemos cerrado filas; la visita de la Asamblea Nacional a la zona donde ejerce su Soberanía el pueblo nicaragüense, el Estado nicaragüense; el Río San Juan de Nicaragua, nombre oficial ahora del Río, luego de las Resoluciones tomadas por la Asamblea Nacional de Nicaragua.

No hemos visto aquí manifestaciones en contra del pueblo costarricense, ni en contra de las autori-dades que representan aquí al pueblo de Costa Rica; incluso, en estos días fueron auxiliados en las costas del Mar Caribe, cuatro pescadores costarricenses que estaban ya bastante adentro del mar territorial de Nicaragua, bastante el Norte. Eso nos preocupó, lógicamente, a las autoridades, porque bien podían ser pescadores perdidos o bien podrían ser las famosas opera-ciones de narcotráfico.

Se les dio la protección, se les dio la atención, pero también, lógicamente, se les hicieron las preguntas correspondientes; y el día de hoy fueron entregados a las autoridades costarri-censes, al Consulado, que fueron los que estuvieron haciendo las gestiones correspon-dientes y se encargaron de dar los datos de los pescadores. Pero se han dado manifestaciones, en el hermano pueblo costarricense, no del pueblo, sino de algunos sectores, que tratan de poner la situación más grave de lo que realmente es.

Anoche, la Embajada de Nicaragua en Costa Rica fue objeto de un atentado, le lanzaron cócteles molotov desde un vehículo que fue identificado; está de testigo el vigilante de la Policía cos-tarricense que estaba en el sitio; inmediatamente llamaron a otras unidades de la Policía. Pero son manifestaciones de violencia que no se han presentado, ni se van a presentar en Nicaragua.

Igualmente, la detención de unos camiones que venían de Panamá y trataron de detenerlos, pen-sando que eran camiones del Ejército; unos camiones procedentes de Alemania, venían por Panamá hacia Nicaragua. Esto fue una acción ya de las autoridades costarricenses, y cuando se encontraron que no eran camiones que viniesen para el Ejército, sino que son de las operaciones comerciales normales que existen en nuestro país, entonces, lógicamente, los liberaron. Pero son señales que nos preocupan y tenemos que denunciar el atentado de que ha sido víctima la Misión de la Embajada de Nicaragua en Costa Rica. Gracias a Dios que el coctel no penetró al interior, si hubiese penetrado al interior de la Misión ¡se incendia! con todas las consecuencias que esto trae.

De ahí la trascendencia del mensaje de Su Eminen-cia… tenemos que enfrentar estos problemas con firmeza, con respeto, con un espíritu construc-tivo, pero sin alentar a la confrontación, sin alentar a la xenofobia, sin alertar al racismo, que son elementos que se están moviendo en la hermana República de Costa Rica. Hay grupos, fuerzas interesadas en que esta situación, en lugar de resolverse a través del diálogo incondicional, más bien, se complique aún más.

Tengo aquí, en mis manos, un mapa de la zona famosa del diferendo. Esta es una toma satelital, imagen de radar, dice, 1960; aquí tenemos esta otra imagen del 24 de febrero del 2010… este es el foco del conflicto, fíjense bien. De esto, han abundado en argumentaciones, en fundamentaciones, en la presentación que le hicimos aquí a la Delegación de la OEA; en la presentación que le hizo el Jefe del Ejército, el General Avilés, a la Asamblea Nacional en San Carlos, Río San Juan; en la exposición que hizo el Asesor Presidencial y científico nicaragüense, Jaime Incer, en la Sesión de anoche, en la reunión que se realizaba allá en la OEA.

Ahí está claro, aquí está Punta Castilla donde está el primer mojón, o como le llamamos, el primer hito, que es el que sirve de punto de partida para luego ir trazando lo que es la frontera entre Nicaragua y Costa Rica; aquí está la laguna de Harbor Head, aquí se encuentra la laguna que pertenece lógicamente a Nicaragua. Aquí está el famoso caño que va a Harbor Head, o sea, aquí va el Río San Juan y el Río San Juan debería, en un cauce normal, retomar esta ruta y llegar a esta laguna, en una zona donde hace muchos años existió una gran bahía.

Esa bahía, con el paso del tiempo, ahí se conju-garon factores de todo tipo y, sobre todo, el desarrollo de Costa Rica en esta zona. O sea, Costa Rica decidió sacrificar el bosque, la Reserva. Decidió sacrificarla ¿para qué? Para desarrollar proyectos, programas ganaderos, pro-yectos agrícolas, es decir, llevar ahí lo que es la modernidad, pero a costa de lo que era una Reserva, donde prácticamente, aquí era todo un corredor, la Reserva desde Costa Rica y luego a caer a la Reserva en Nicaragua, en Indio-Maíz.

Ahí desapareció la Reserva… aquí, quedó la Reserva y ahí está la lucha por mantenerla, porque no es una vez que esta Reserva Indio-Maíz ha sido invadida por gente manipulada por narcotraficantes de madera; tanto han manipulado a campesinos nicaragüenses como a campesinos cos-tarricenses y los han metido en la Reserva. Y ahí ha tenido que llegar el Ejército, la Policía, con MARENA, para decirles: vean, por favor, salgan de este sitio, que este es un sitio sagrado que tenemos que respetar; es vida para nuestro país y es vida para la Región y es vida para el Planeta.

Tenemos las dos tomas de 1960 y del 2010, esta es reciente, aquí está la laguna; y como se ve, el Río San Juan, es un río que en época de verano pierde caudal, no logra todavía llegar a su desembocadura histórica de acuerdo a los mismos Tratados, Laudos, Resoluciones, etc., que esta-blecen en los años 1858. No logramos todavía recuperar, y es lo que estamos haciendo con la limpieza del río, utilizando la draga Soberanía; la limpieza del río, limpieza de los caños, para poder lograr que el río recupere su caudal. Eso pasa necesariamente, por dragar también la zona donde Nicaragua alimenta en un 90% al Río Colorado.

Y voy a pasar a otro mapa… fíjense bien, este es el Río Colorado, que era un río que, en su caudal, no tenía el volumen que tiene actual-mente; y con el paso del tiempo, obstrucciones que se dieron en este punto, entonces, se fue desviando el agua del Río San Juan hacia el Río Colorado. De tal manera que el Río Colorado, es alimentado en un 90% por aguas nicaragüenses.  

¿Cuáles son estas aguas nicaragüenses? Las que vienen desde el norte del país a desaguar al Lago de Managua, a desaguar al Gran Lago de Granada y luego, eso va a desaguar por el Río San Juan. En aquellos tiempos, cuando la Ruta del Tránsito, el caudal era suficiente como para que se pudiese contar también con una inmensa bahía, y que ahí, al desembocar el río, se pudiese dar una navega-ción normal de todo tiempo.

Pero en la medida que las aguas se fueron des-viando hacia el Río Colorado, se fue afectando el caudal del Río San Juan; se fue arralando el caudal del Río San Juan. Fíjense, el Río San Juan hasta el Río Colorado, viene con una gran fuerza, pero ahí, ya en ese punto… empieza a perder fuerza, empieza a perder caudal, ¿por qué? porque el grueso de las aguas de Nicaragua van a alimentar al Río Colorado.

Como les decía, esto significa que nosotros tenemos un Río San Juan que, en tiempo de lluvias es navegable, sin lograr recuperar su trazo histórico; en tiempo de verano, no es navegable y, hay kilómetros de kilómetros que quedan en pura arena; lugares donde lo que quedan son pequeños charcos. Esto lo saben los que han visitado el río ¡que se puede caminar incluso por el lecho del río, por kilómetros! porque sen-cillamente, el agua lo que está haciendo es alimentando al Río Colorado.

Ahora, nosotros ¿qué es lo que estamos haciendo? Estamos simplemente trabajando en la limpieza del río, ¿para qué? Para recuperar nuestro caudal, y como les decía, eso lleva necesariamente a limpiar esta zona que va al Río Colorado. De tal manera que al limpiar esta zona que va al Río Colorado, va a haber una merma del flujo de agua del río hacia el Río Colorado; o sea, va a haber una merma de agua del Lago de Nicaragua a través del Río San Juan, hacia el Río Colorado. Lo que no significa que se vaya a secar el Río Colorado, pero, va a permitir que el Río San Juan recupere su caudal, y que de manera permanente, en todo tiempo, tengamos una ruta navegable. Eso es todo lo que estamos nosotros defendiendo. Lo que mandan los Tratados, lo que mandan los Laudos, lo que mandan las Resoluciones de la Corte Inter-nacional de Justicia, ¡eso es lo que estamos defendiendo! Recuperar el caudal del Río a nivel del año 1858, que queda claramente establecido en todos los Laudos, en todas las Resoluciones que se han tomado sobre esta materia.

Mientras tanto, también, acatando una Resolución de la Corte, reconocemos el derecho que tiene el hermano pueblo de Costa Rica, a utilizar el río en una zona que ya está claramente definida, que es de la zona del Castillo, 3 millas al sur… de ahí en adelante, pueden entrar las lanchas de Costa Rica, los barcos de Costa Rica y, transitar sin ningún problema, hasta la desembocadura ¡si existiera! Si tuviéramos una desembocadura nosotros, ellos se beneficiarían porque podrían salir tranquilamente con sus barcos hasta la desembocadura.

Y por este tráfico, que es comercial, que es turístico, no se le aplican las normas que se aplican cuando se trata de ir a transitar un río a un país que tiene normas de tránsito, normas establecidas correspondientes, de migración; en este sentido, son nada más pasos elementales, ya definidos, que ellos tienen que llenar, pero pueden transitar el río ¡y lo transitan! Y yo invito a los hermanos costarricenses a que sigan transitándolo, nosotros no estamos cerrando el tránsito de Costa Rica hacia el río.

Incluso, como se está celebrando, a partir del día de hoy allá en San Carlos, Río San Juan, la fiesta acuática en San Juan de Nicaragua, entonces, hemos dejado las puertas abiertas, para que lleguen, sin ningún problema, los hermanos costarricenses, que ahí se juntan con los her-manos nicaragüenses y disfrutan de los recursos de la Naturaleza.

Vamos a ver ahora… ¿cuál es Isla Calero? Porque aquí se ha levantado una campaña de que Nicaragua ha ocupado militarmente Isla Calero. Esa es la campaña lanzada por las autoridades costarri-censes. ¿Cuál es Isla Calero? Es este terri-torio… aquí viene el Río Colorado, fíjense, y aquí viene el Río San Juan; entonces, como este territorio se encuentra entre el Río Colorado y el Río San Juan, ellos le llamaron Isla Calero. En este territorio que es Isla Calero, son cerca de 180 kilómetros cuadrados, en ese territorio, les puedo asegurar, hermanos nicaragüenses y hermanos costarricenses ¡no hay un solo soldado nicaragüense! Ni ha entrado un solo soldado ni policía nicaragüense a ese territorio, no ha entrado en un ningún momento.

Luego, está la zona que llaman Isla Portillo, igual; y luego está esta zona donde tenemos la Laguna y el caño que se está trabajando, y aquí, ya estamos en territorio nicaragüense. En territorio costarricense, ni hemos ocupado Isla Calero, ¡eso no es cierto! Ni les hemos ocupado lo que ellos llaman Isla Portillo… ahí no hay ni soldados, ni policías en esos sitios.

Donde Nicaragua está ejerciendo su Soberanía, es en esta zona, en la que estamos desarrollando la operación de limpieza del Río para recuperar nuestro caudal; recuperando el caudal nos vamos a beneficiar ambos, porque ambos recorremos este Río. Pero tenemos la siguiente situación… Costa Rica tiene la ventaja que puede recorrer el Río San Juan, sin ningún tipo de obligaciones para un visitante extranjero, lo pueden recorrer en todo ese tramo de 140 kilómetros; en época de invierno pueden recorrer los 140 kilómetros, porque el Río agarra agua, tiene agua; pero en época de verano ya no pueden.

Y ¿qué es lo que hacen ellos? hacer sus recorridos, su tours turísticos, van por el Río San Juan, y luego bajan por el Río Colorado, porque el Río Colorado sí tiene agua permanen-temente, ¡porque se la está dando Nicaragua…! el 90% del agua se la está entregando Nicaragua.

Yo estaba conversando telefónicamente con el compañero Carlos Argüello, nuestro Representante para defender a Nicaragua en la Corte Interna-cional de Justicia de La Haya; intercambiando con él, llegamos a una conclusión, que es la siguien-te y que nosotros la vamos a trabajar, ya les explico luego cómo.

Como Nicaragua tiene un problema, porque no recu-peramos todavía el caudal del Río, ni su salida, ¿cuál es la posición de Nicaragua? Mientras seguimos desarrollando la limpieza, el dragado, limpiando el caño, para que se pueda cumplir con todo lo que mandan los Laudos, y se pueda ya establecer una salida a través de la Isla Harbor… Eso nos amplía un espacio que va a beneficiar a Costa Rica y Nicaragua, porque ellos tienen derecho a salir por ahí también, en cuanto a comercio y turismo.

En tanto nosotros trabajamos y culminamos esas obras, que Costa Rica admita, acepte, que Nicaragua reciba el mismo tratamiento para tran-sitar por el Río Colorado… ¡son aguas que vienen de Nicaragua! Pero además, partiendo de un principio que está establecido en el Derecho Internacional y, es el principio del paso, que eso está en todas partes del mundo. Hay ríos en Europa, que son de paso común, lo utilizan todos los países europeos; hay ríos en África, igual; ríos en América Latina, igual.

Digamos, que lo que nosotros estamos planteando, es simplemente buscar un punto de equilibrio, de justicia; así como ellos se benefician del Río San Juan, que también nosotros podamos optar con las mismas condiciones que ellos tienen para navegar por el Río San Juan; igual nosotros, por razones comerciales, razones turísticas, no se nos ocurre plantear, como ellos estaban plan-teando, meter gente armada, ¡no, eso jamás! sino turísticas, comerciales, pero con las mismas prerrogativas, con las mismas facilidades, con los mismos privilegios que tiene Costa Rica para navegar por el Río San Juan.

Cuando Nicaragua ya haya culminado la labor de limpieza con las dragas, y recuperado el flujo y el paso del Río hacia la Laguna Harbor, y que tengamos ya de manera permanente ese paso, un Río navegable en tiempos de verano y de invierno; entonces, en ese momento, yo no diría que deberíamos de renunciar a ese derecho, sino que creo que habría que mantenerlo también, porque ellos se van a beneficiar de obras que le cuestan a Nicaragua, porque así lo dicen los Laudos… tiene que hacerlo Nicaragua; esfuerzo que le cuesta a Nicaragua.

Y quiero saludar en estos momentos, a los hermanos que se encuentran, en territorio nica-ragüense, trabajando en la limpieza del Río con la draga; a los hermanos que están trabajando en la limpieza del caño. Que lo están haciendo en condiciones realmente difíciles, duras, porque están trabajando sobre pantanos ¡y ahí están trabajando a pico y pala! Es decir, están trabajando para recuperar la Soberanía plena de nuestro Río y su navegación, derramando sudor, aguantando piquetes de zancudos, aguantando la lluvia, la humedad, ya sabemos ahí los niveles de humedad que hay en esa zona inhóspita. Recordemos que son zonas donde fácilmente se puede enfermar una persona por mucha fortaleza que tenga.

En estos momentos, tenemos ya un contingente de patriotas nicaragüenses, cuyas armas son las palas y los picos ¡esas son sus armas! Y la fortaleza, los puños que sostienen esas armas, que son los picos y las palas, están en la conciencia de esos hermanos, en el corazón, en el espíritu de esos hermanos, de estar haciendo una obra para beneficio de Nicaragua ¡y para bene-ficio de Costa Rica! Eso es lo más increíble… que Costa Rica se oponga a una obra que los va a beneficiar, porque ellos ya tienen derecho a transitar.

Nosotros, hasta hoy vamos a plantear formalmente, en todo un planteamiento que al final voy a explicar, el tema de la navegación de Nicaragua por el Río Colorado, en iguales condiciones a las que Costa Rica navega por el Río San Juan.

Anoche, fuimos todos testigos de un fracaso de la OEA. No es el primero, esa es una Institución que cada día pierde la mínima credibilidad, si es que queda alguna credibilidad en ella. Fuimos tes-tigos de la forma en que se manipuló la Sesión, hubo una manipulación, una conspiración, eso ya estaba a la vista. Manipulación que llegó incluso, a tratar de sorprender con votaciones rápidas, donde no se tomó en cuenta los porcien-tos que establece esa votación calificada, o se burló esto. Porque el Consejo Permanente de la OEA tiene un total de 35 miembros, de estos 35 miembros estuvieron presentes en los debates, en la discusión, y en la votación misma, 28 países, o sea, no estuvieron presentes 7 países. Y de acuerdo con lo que establece la OEA en sus mecanismos, que fueron ahí leídos en varias ocasiones, porque como que nadie estaba claro, ni la misma Mesa Directiva.

Decía: “El Consejo Permanente en el ejercicio de estas funciones, Artículo 89, adoptará sus decisiones por el voto afirmativo de los dos tercios de sus miembros, excluidas las partes; salvo aquellas decisiones, cuya aprobación por simple mayoría autoriza el reglamento.” No se cumplió con esto último, y se impuso una votación donde no fueron excluidas ni Costa Rica ni Nicaragua. ¿Por qué? porque ellos están claros que si Costa Rica y Nicaragua no votaban, no alcanzaban los 21 votos, se quedaban en 20 votos, el voto 21 lo da Costa Rica.

Pero además, de acuerdo a lo que establecen las normas y procedimientos, se necesita de los dos tercios de los Miembros del Consejo Permanente para la aprobación de una Resolución… eso significaba que se necesitaban 22 votos para aprobar esta Resolución, 22 votos para la aproba-ción y no 21, como mentirosamente lo estable-cieron ahí… ¡mintieron, manipularon!

Peor aún, también incluyeron a Costa Rica y Nicaragua para poder contar con el voto 21, porque ellos dijeron que eran 21, cuando no era así, eran 22. Pero como ellos partían de la mentira, de la falsedad que eran 21, entonces incluyeron a Costa Rica, porque sabían que con ese voto llegaban a los 21… ¡eso ya estaba trabajado! El plan estaba trabajado, un plan, lógicamente político, para tratar de imponer condiciones. ¡Condiciones que no pueden ser impuestas!

Fue notorio cómo, la iniciativa en todos estos debates, aparte lógicamente del Representante de Costa Rica, él está ahí para defender a Costa Rica a como sea y lo hizo a su manera; se destacó

el liderazgo de Colombia… ¡ya sabemos qué significa Colombia! Colombia es una política expansionista que ha querido apoderarse del Mar Caribe; mantiene ocupadas por la fuerza de las armas, a San Andrés, Providencia, los Cayos Roncador, Quitasueños, Serranías. Mantiene por las fuerzas de las armas, en contra de la Resolución de la Corte de La Haya, su patrullaje en zonas donde no deberían de estar esos barcos de guerra colombianos.

Ya perdieron una primera batalla en la Corte, precisamente, en el Fallo que dictó la Corte en el año 2008, a favor de Nicaragua, y donde le dice a Colombia… no, las fronteras marítimas no son donde vos estás diciendo que son, no son ahí. Y está pendiente el Fallo de la Corte, donde la Corte va a decir dónde están esas fronteras marítimas y donde, lógicamente, todo indica que Nicaragua va a ganar esta Sentencia, en beneficio de lo que le pertenece, su Mar territorial.

El escenario ha sido claro… una conspiración encabezada por Colombia, a la cual se suma Costa Rica, se suma Honduras, y corren a la Corte, a decir que ellos tienen que entrar también ahora como partes que pueden ser afectadas en la sentencia que la Corte va a dictar, en un diferendo que está entre Nicaragua y Colombia exclusivamente. ¿Qué tiene que hacer ahí Costa Rica? ¿Qué tiene que hacer Honduras? ¡Ah, pero aparecen ahí, Honduras y Costa Rica!

Esto no era más que parte de un plan que venía caminando y que lo hacen explotar, lo más triste es que lo hacen explotar, a partir de las denun-cias de unos narcotraficantes, ¡fíjense! O sea, las autoridades costarricenses, se hicieron eco de las denuncias de narcotraficantes que, huyendo de las autoridades nicaragüenses, se fueron a refugiar a San José, y allá dijeron que el Ejército de Nicaragua había ocupado territorio costarricense… ¡Los narcotraficantes dirigiendo la política exterior costarricense! ¿Desde cuándo? Esto nos tiene que preocupar… ¿Y esa deses-peración porque retiremos el Ejército de la zona? Un Ejército que no está en ninguna confrontación más que con el narcotráfico… ¿quiénes serían los beneficiados con esa propuesta, con esa exigencia que hace Costa Rica, de que el Ejército deje de operar en territorio nicaragüense combatiendo el narcotráfico? ¿Quiénes son los beneficiados? Los narcotraficantes.

Y sabemos que los narcotraficantes tienen grandes tentáculos, tentáculos que entran en las Institu-ciones de Estado, tentáculos que mueven recursos multi-billonarios y que tienen en crisis actualmente, una crisis extrema, a hermanos países latinoamericanos como México. ¡México tomado por el narcotráfico! México está en una guerra donde el narcotráfico se ha tomado hasta instituciones militares mexicanas, destacamentos enteros de soldados del Ejército mexicano, de Fuerzas especiales del Ejército mexicano, se han pasado a ser destacamento de los narcotra-ficantes. Armamento de guerra por todos lados, muertes, asesinatos, daños por todos lados en México.

México hoy es un país ocupado por el narcotrá-fico, y México debería de preocuparse porque el narcotráfico no se extienda hacia Nicaragua; porque ya se extendió sobre Guatemala, que es otro país ocupado por el narcotráfico. Narcotra-ficantes asesinando Diputados salvadoreños, en territorio guatemalteco, Diputados al Parlamento Centroamericano. ¡Fíjense bien! como que el narcotráfico se estuviera moviendo detrás de estos Estados, detrás de México, de Guatemala, Colombia, para buscar cómo influir ¿para qué? Para influir en una operación contra los esfuerzos en Nicaragua, que se detenga la operación contra el narcotráfico.

No hablaron del tema del narcotráfico anoche. Ellos, los mexicanos que están totalmente conta-minados por el narcotráfico, no hablaron; no hablaron los colombianos del problema del narco-tráfico; no hablaron los guatemaltecos, sino lo que hicieron fue, sencillamente, hacer causa común con una posición política, donde se están invadiendo también espacios que son de orden estrictamente jurídico, limítrofe, que no tienen por qué ser abordados, decididos o condicionados por la OEA, ¡no tiene que hacer nada en este sentido la OEA!

Entonces, da la impresión que el narcotráfico se ha vuelto tan poderoso que agarra al Represen-tante de Panamá, y éste se lanza también… ¡no quieren que Nicaragua esté combatiendo el narcotráfico! Esa es la conclusión que yo saco de esas intervenciones. Como que les dieron la línea… hay que trabajar ahí fuerte para que Nicaragua no siga combatiendo el narcotráfico. ¿Qué intereses están detrás de esas posiciones políticas? Desde Colombia, desde Panamá, desde Costa Rica, desde Guatemala, desde México, que son países que están totalmente contaminados por el narcotráfico. Y algunos de ellos, totalmente desestabilizados, se han vuelto ya ingobernables, como el caso de Guatemala y el caso de México.

Ahí, simplemente, lo que se planteó fue una batalla entre países defensores del narcotráfico y Nicaragua, que está combatiendo el narco-tráfico, porque en este sitio, donde Costa Rica alega que hemos invadido… primero, es terri-torio nicaragüense ¡y estamos luchando contra el narcotráfico! Ahí no ha habido ningún enfren-tamiento entre costarricenses y nicaragüenses; no ha habido una sola bala entre nicaragüenses y costarricenses.

Porque algunos hablaban, ponían ejemplo de otros países latinoamericanos donde ha habido balas… ¡si ha habido balas hubiera muertos! Pero aquí no ha habido balas ni muertos, porque sencillamente, la presencia del Ejército en esa zona nicara-güense, está, ha estado y estará, para combatir el narcotráfico. Parece que ya la influencia del narcotráfico, realmente va avanzando, sigue avanzando.

Pero bueno, nosotros queremos destacar la posi-ción del ALBA en ese debate y a la hora de la famosa votación manipulada, distorsionada… destacar al hermano pueblo venezolano; estaba hablando, precisamente, en estos momentos por teléfono con el Presidente Hugo Chávez, nos llamó. Y él se encuentra realmente, no sorpren-dido, porque ¿quién se va a sorprender? Ya sabemos lo que es la OEA, pero sí, indignado; nosotros estamos también indignados por lo que aconteció.

Porque en la OEA se tenía que haber buscado el consenso, ese ha sido el principio. La votación lo que lleva es a confrontaciones y a que se fracture y termine desapareciendo la tal OEA, que ya tenía que haber desaparecido hace rato, es la verdad. Nosotros nos mantenemos ahí como por inercia en la OEA, ¡ya tenía que haber desapare-cido hace rato! Pero están rompiendo con el principio del consenso, que lo defendió con mucha firmeza el Representante de Venezuela. Yo diría que el Representante de Venezuela, con el Representante de Nicaragua, mantuvieron una posición firme hasta el último segundo, dando la batalla por el consenso y el diálogo sin condi-ciones, ¡esa era la posición!

Reconocemos la posición de Bolivia, que tuvo una buena intervención; y dijo el representante boli-viano: nosotros, ante esta situación, preferimos no participar de esa votación. Es decir, no se abstuvieron, sino que simplemente se borraron, o sea, Bolivia dijo: no estoy; Guyana se abstuvo, una actitud digna; Ecuador se abstuvo, una posición digna; Dominica se abstuvo y, como era de esperarse, Venezuela y Nicaragua, dando la batalla por América Latina, dando la batalla por nuestros pueblos.

¡Y dando la batalla, sobre todo, contra el narcotráfico…! porque yo considero, que esto ya se ha convertido en una batalla entre los intereses del narcotráfico, que son transnacio-nales y los intereses de nuestros pueblos y de las instituciones que estamos luchando, porque Nicaragua, en estos momentos, es el punto de con-tención. Ya el narcotráfico se tomó Guatemala, avanza sobre El Salvador, avanza sobre Honduras y el punto de contención es Nicaragua. Y debería de agradecer Costa Rica, que Nicaragua es el punto de contención, para que Costa Rica no sea total-mente tomada por el narcotráfico en la forma en que ha sido tomada Guatemala, México, lo que no significa que el narcotráfico no esté en Costa Rica como lo está en Panamá.

Esta reunión de la OEA, realmente mató la posi-bilidad de un diálogo incondicional, ¡la mató! porque se metieron a establecer elementos de condicionamiento, y eso mata un diálogo incondi-cional. Y nosotros, repito, por principios, no nos estamos retirando de ningún sitio del terri-torio nicaragüense en zonas fronterizas con el hermano pueblo de Costa Rica y con el hermano pueblo de Honduras, o en zonas marítimas… noso-tros no estamos retirando a nuestras fuerzas, ni al Ejército, ni a la Policía en el combate contra el narcotráfico. Ahí no hay retirada que valga.

Y esa propuesta de la OEA anoche… “aprobada” entre comillas, lo que nos está diciendo es que le dejemos el terreno libre al narcotráfico. Fíjense bien… ¡que le dejemos libre el terreno al narcotráfico! Nosotros no aceptamos esto.

Pero bueno, quiero concluir, porque el Presidente Hugo Chávez, querido compañero Comandante, me dijo que iba a estar pendiente de esta inter-vención. Él es amante del deporte, y aquí somos amantes del deporte y hay una gran expectativa hoy, querido hermano Presidente Comandante Hugo Chávez, porque hay una pelea entre un gran pelea-dor mexicano, Margarito, y un gran peleador filipino, Pacquiao, la van a transmitir, pero tenemos tiempo todavía.

No voy a abundar en repetir tantos argumentos que han sido presentados, pero creo que hay que seguir trabajando, que nuestro pueblo, que nues-tros jóvenes estén al tanto, que dominen este tema, porque es dolorosa la forma en que Nicara-gua ha perdido miles de kilómetros cuadrados. Los perdimos en Mocorón con Honduras, los perdimos con Costa Rica en el Guanacaste y Nicoya; nos quisieron arrebatar todavía el Río San Juan, lo que llevó a la Corte fallar en el 2009, ¡que es de Nicaragua el Río San Juan! Siguen los colombianos queriendo arrebatarnos nuestros mares, nuestras plataformas marítimas; siguen conspirando los intereses hondureños y costarri-censes con los colombianos, para buscar cómo alcanzar esos objetivos expansionistas. Y noso-tros, lógicamente, no podemos dejar de continuar en esta batalla.

Quiero comentar que el día de ayer por la tarde, cuando empezaban los debates, no había sitio en nuestro país, aún en medio de la jornada de trabajo… donde hubiesen televisores, se estaban transmitiendo los debates; incluso en los centros comerciales, los televisores que están en venta, en oferta, transmitiendo los debates; y los ciudadanos de todos los estratos económicos, sociales, de toda la diversidad de pensamiento político, todos, siguiendo los debates… ¡con un profundo sentido de dignidad y de orgullo de ser nicaragüense! Y que estamos defendiendo una causa justa, porque lo que estamos defendiendo es que no nos sigan destrozando, bastante daño se le ha hecho a Nicaragua en cuanto a su territorio.

Yo veo la imagen de Nicaragua, como que quieren repetir la historia del hermano nicaragüense allá en Costa Rica, a vista y paciencia de periodistas costarricenses, camarógrafos, celadores, lo que hicieron fue disfrutar las tomas de cómo unos perros muy fieros, destrozaban a ese hermano nicaragüense, ¡cómo que así quisieran destrozar a la Patria! pero la Patria ya no puede ser destrozada y… ¡ya basta, basta! No podemos permitir que se le siga cercenando territorio a Nicaragua.

Quiero expresar que, haciendo un resumen de lo que serían nuestras conclusiones, en la línea de trabajo que estamos desarrollando… uno, aquí tengo la carta que envió el compañero Denis Moncada Colindres al señor Joaquín Alexander Maza Martelli, Presidente del Consejo Permanente de la OEA, donde le dice que Nicaragua retira la solicitud de convocatoria de la Reunión de Consulta de Ministros de la OEA. Ustedes recor-darán que eso fue parte del debate, y era la oportunidad de empujar el consenso, si no podían encontrar el consenso los Embajadores, en la práctica de la OEA ha sido seguir, hasta encontrar el consenso, entonces se convocan a los Cancilleres y que sean ellos los que encuentren el consenso.

Nosotros, en ese momento, todavía estábamos apostando a que el consenso se podía lograr, pero cuando ya se nos somete a una votación mani-pulada, amañada, mentirosa, entonces, sencilla-mente, no vemos sentido alguno para convocar a la Reunión de los Cancilleres; sencillamente, hemos perdido toda credibilidad en la OEA. Incluso, hasta sería conveniente ir considerando, ir trabajando un retiro de la OEA… ¿qué hacemos en la OEA?

A Cuba la expulsaron de la OEA en un acto de barbarie, y luego, en un hecho histórico, reivin-dicaron el derecho de Cuba. Esas injustas sanciones impuestas contra Cuba fueron levan-tadas. ¿De qué sirvió el papel de la OEA cuando el golpe en Honduras? ¿Acaso pudo la OEA frenar el golpe? No. Lo que hizo la OEA fue ir a promover diálogo con el golpista. Y, a estas alturas, hay una cantidad de países que han ido abriendo relaciones con Honduras y tienen rela-ciones normales con este país. Entonces, yo me pregunto ¿qué sentido tiene estar en la OEA?  

Tenemos que considerar seriamente nuestro retiro de la OEA, y trabajar para que se conforme ese nuevo frente de Naciones Latinoamericanas y Cari-beñas, el Proyecto de Mancomunidad de Naciones Latinoamericanas y Caribeñas, que es lo que aprobamos en febrero de este año en México, Cancún, y habrá una reunión el próximo año en Caracas, Venezuela, en el mes de julio para sentar las bases. La reunión en México fue histórica, porque ahí, todas las naciones latino-americanas y caribeñas, sin exclusión, ahí estaba Cuba, acordamos integrar esta fuerza de Gobiernos, de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Venezuela va a ser la sede de la próxima reunión, donde se van a sentar las bases y ahí tendremos los latinoamericanos, por primera vez en nuestra historia, el instrumento que no hemos podido tener; entonces se va a hacer realidad el Supremo Sueño de Bolívar, del cual hablara Sandino en aquel famoso Manifiesto desde las montañas de Nicaragua, cuando se enfrentaba a la intervención yanqui.

Entonces, no nos interesa la Reunión de Can-cilleres; si la convoca Costa Rica, cosa de ellos si la quieren convocar; nosotros ya no tenemos ningún interés en Reunión de Cancilleres, ni interés en participar… ¿qué sentido tendría participar en esa reunión de Cancilleres? Ninguno. Si la convocan, que lo hagan, nosotros no vamos a estar ahí, no vamos a participar en esa Reunión de Cancilleres.

Nicaragua, va a proceder, de eso estuve hablando con el compañero, el Doctor Carlos Argüello, vamos a proceder, ya ir haciendo el trabajo, el afinamiento, irnos preparando todos nosotros para formar el equipo. Ya le dije a Carlos que él vaya avanzando con algunas ideas, y en los próximos días nos reunimos aquí en Managua, para trabajar la estrategia de cara a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que es el lugar donde se deben debatir estos temas.

Es decir, nosotros, como parte ofendida, porque estamos siendo parte ofendida por Costa Rica, vamos a recurrir a la Corte y denunciar a Costa Rica, por querer ocupar territorio nicaragüense, ¡porque eso es lo que quiere Costa Rica! adue-ñarse de territorio nicaragüense. Y que también se proceda al amojonamiento, densificación de las fronteras terrestres y a la delimitación de las fronteras marítimas. Buscar una solución integral, porque si hoy resolvemos esto y no resolvemos el todo, en cualquier momento nos resulta otro conflicto; y no queremos estar en conflicto con pueblos hermanos, con naciones hermanas, que al final de cuenta, los pueblos se ven involucrados, manipulados en estos conflictos.

Vamos a plantear ahí, y se lo planteamos ya a Costa Rica, públicamente se lo planteamos… si a Costa Rica no le parece, vamos a llevarlo a la Corte, que Nicaragua pueda utilizar, a lo inmediato, el Río Colorado para transitarlo, en las mismas condiciones en que Costa Rica transita el Río San Juan. Estos son los puntos funda-mentales que nosotros vamos a trabajar, partiendo de que ya este tema se murió en la OEA, donde ya no tenemos nada que hacer; la OEA, por lo menos en este tema… “requiescat in pace”,  como diría Su Eminencia.

Y, hacer un llamado al pueblo costarricense a que no se dejen llevar por la confrontación. Vean la diferencia aquí en Nicaragua, aquí se está viendo todo esto con madurez, con seriedad, con respon-sabilidad. Dicen que ellos tienen un altísimo grado de cultura, se precian de ser los más cultos de América Latina y El Caribe, pues el pueblo nicaragüense está demostrando más cultura, más responsabilidad en darle seguimiento a todos estos temas; los trabajadores, las mujeres, la juventud, los diferentes sectores económicos y sociales de este país, las diferentes fuerzas políticas.

Yo quiero dejar bien claro aquí, que este es un tema que nos une, y que con este tema que nos une, yo no estoy ignorando ni trato de evadir, ni me interesa tapar los temas que no nos unen a los nicaragüenses, donde están temas de orden polí-tico, institucional… ahí tenemos diferencias, ¡ahí están! Y esas diferencias, a final de cuentas, las va a dirimir, las va a decidir el pueblo nicaragüense, de manera pacífica, el próximo año en el mes de noviembre, depositando su voto… ¡ahí está la solución!

Hermanos nicaragüenses, a seguir trabajando en todos los campos, en el campo económico, en el campo social; en el campo político, cada quien con sus ideas, con sus planteamientos. Hay quienes van a hacer marchas en estos días, ¡magnífico, que hagan sus marchas! que vayan a protestar contra el Gobierno, ¡que protesten, no hay ningún problema! Protesten todo lo que quieran… pero, en este tema: ¡unidos, todos unidos! que es lo más importante, y ahí estamos siendo consecuentes con nuestro ser nicaragüense.

Muchas gracias, queridos hermanos, queridas hermanas, queridas familias nicaragüenses, buenas noches, y que Dios nos de paciencia y sabiduría para salir adelante en esta situación. Gracias.

también te puede interesar