Nicaragua

Daniel: Tenemos que seguir luchando, batallando, para que el nicaragüense dependa de sus propias capacidades

Así afirmó el presidente de nuestro país durante el acto por el aniversario 31 del Ministerio de Gobernación

Presidente Daniel Ortega
Presidente Daniel durante el acto por el aniversario 31 del Ministerio de Gobernación. | César Pérez

Redacción Central |

Así afirmó el presidente de nuestro país durante el acto por el aniversario 31 del Ministerio de Gobernación

El Comandante Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, afirmó que tenemos que seguir luchando, batallando, para que el nicaragüense dependa de sus propias capacidades, al hablar en el acto conmemorativo por el aniversario 31 del Ministerio de Gobernación.

En sus palabras, Daniel expresó que el nicaragüense no puede estar dependiendo de la caridad pública, porque nicaragüense que dependa de la caridad pública, es nicaragüense que no es libre.

Agregó que de ahí que la dirección de nuestras políticas en el combate a la pobreza es generar fuentes de empleo, en todos los campos, en todas las direcciones, sin hacer diferencias de ningún tipo; buscando cómo complementar esfuerzos, desde los trabajadores, que son la base fundamental de las actividades productivas; los campesinos, las cooperativas, la pequeña empresa, e incluso la gran empresa, que se incorpora en esta Gran Alianza Nacional, para seguir librando la batalla contra la pobreza.

El mandatario señaló que hay que atacar la pobreza, no con limosna, sino con esas parcelas que ha andado entregando Su Eminencia, al frente de la Comisión de Paz, y sigue entregando a campesinos que necesitan esa parcela para trabajar la tierra, para producir y convertirse en agentes económicos.

Entregarles con la tierra, precisó, también láminas de zinc, para que puedan levantar sus viviendas; entregarles semillas para que puedan arborizar, y también puedan producir alimentos.

Es decir, dijo Daniel, todos los Programas de orden social, que hemos venido desarrollando y estamos desarrollando desde diferentes direcciones, como el Programa Hambre Cero, son Programas que están dirigidos a incorporar, como sujetos económicos, a aquellos nicaragüenses, a aquellas familias que estaban dependiendo, como se dice, de la caridad pública.

Reconoció nuevamente el papel desempeñado por Su Eminencia Cardenal Miguel Obando, y dijo que si alguien ha aportado a la paz, desde aquellos tiempos en que el Frente Sandinista levantaba el fusil libertario en la lucha guerrillera, para mediar y evitar baños de sangre, hasta el triunfo mismo de la Revolución en 1979, y después,

para alcanzar la paz en Nicaragua y, a lo largo de estos años, para seguir cimentando las bases de esa Paz, es su Eminencia el Cardenal Miguel, el Cardenal de la Paz, el Cardenal de la Reconciliación.

Reconoció la labor de todas las instituciones presentes en el acto, en labores que tienen que ver con la seguridad ciudadana, con la solidaridad, como son las labores humanitarias. No hay labor humanitaria más noble que la que practican los bomberos, los cruzrojistas; los policías, cuando protegen a la población, detalló.

Y qué labor también más humanitaria y más compleja que la que desarrollan los hermanos del Sistema Penitenciario. Igualmente, los hermanos que tienen que ver con todas las actividades en el cruce de rutas, de fronteras marítimas, terrestres, aéreas… los hermanos que están en los puestos de Aduana, en los puestos fronterizos; los hermanos de Migración, los hermanos de la Policía Nacional, apuntó.

Es decir, un cuerpo de hombres y mujeres cohesionados, unidos, no por el puesto de trabajo, sino por la disposición de servirle a sus semejantes, por ese principio cristiano de amar al prójimo como a uno mismo. Esa es la práctica de todos ustedes, queridos compañeros y compañeras, queridos hermanos y hermanas.

Ustedes actúan como verdaderos Cristianos, Socialistas, Solidarios, principios básicos para que un país pueda caminar en paz, pueda enfrentar todos los mayores retos en armonía, y pueda, sobre todo, salvar situaciones que se conviertan en un desafío gigantesco, como son los embates de la naturaleza, y los embates de la descomposición

del sistema global, cuya mayor manifestación se da en el narcotráfico y el crimen organizado. Yo diría que esa es la gran peste del Siglo XXI y, no es más que una manifestación de la descomposición del sistema global, manifestó.

Tenemos que batallar, como lo hemos venido haciendo en todos estos campos, desde la entrega de medicamentos, cuando se presentan amenazas como la leptospirosis, casi a 2 millones de personas se les ha entregado el medicamento, la dosis, en todo el país, expresó y agregó que más de dos millones de nicaragüenses, adultos, niños, ancianos, Mujeres, hombres, han recibido su medicamento. Una tarea que solamente es posible, cuando existe conciencia, solidaridad, cuando se da la participación del pueblo en las grandes batallas, afirmó Daniel.

Batallas sociales, humanitarias y siempre preparados para enfrentar los fenómenos de la Naturaleza que afectan a nuestras regiones; temporadas de lluvias, temporadas de huracanes, que todavía no terminan, y el pueblo siempre participando organizado, sin dejar de atender las otras tareas que estamos obligados a atender, para que la economía del país no se paralice, para que las instituciones no se desintegren, para que los Procesos que en Leyes están marcados en nuestro país, se puedan cumplir… lo que significa, luchar por la estabilidad de nuestro país, abundó el presidente de nuestro país.

Y la gran batalla que libramos en esa lucha por la estabilidad, por la gobernabilidad… es la batalla contra la pobreza, atacar la pobreza, concluyó enfáticamente Daniel.

Por su parte Carlos Nájar, viceministro de la institución, dio lectura al acuerdo que otorga la Medalla al Valor Pedro Aráuz Palacios a miembros de la Seguridad Personal de la Policía Nacional y mencionó de manera especial, la presencia de 20 madres de compañeros caídos de este Ministerio, en sus diferentes etapas, 12 de ellos en los años 80, 2 en los años 90, cinco en la etapa del 2000.

Igualmente, resaltó la presencia de la madre del compañero Walter Mendoza, caído en la Guerra de Liberación Nacional.

La presencia de ellos, expresó, representa nuestro reconocimiento al legado inmortal de estos compañeros, quienes ofrendaron su vida en la lucha por la defensa de la soberanía y la seguridad ciudadana.

 

también te puede interesar