Nicaragua

Afectaba salud de vecinos procesadora clandestina de grasa clausurada

Ubicada en la comunidad El Portillo también despedía malos olores. Una procesadora clandestina de grasa, situada en El Portillo, Nindirí, fue clausurada por la Procuraduría General de la República, la Policía Nacional de Nindirí, el Ministerio de Salud (MINSA) y el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales,(MARENA). Este lugar y la actividad allí realizada […]

Aceitera clandestina
Procesadora clandestina de grasa, situada en El Portillo, Nindirí, fue clausurada por la Procuraduría General de la República, la Policía Nacional de Nindirí, el Ministerio de Salud y el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales. | el19digital

Redacción Central |

Ubicada en la comunidad El Portillo también despedía malos olores.

Una procesadora clandestina de grasa, situada en El Portillo, Nindirí, fue clausurada por la Procuraduría General de la República, la Policía Nacional de Nindirí, el Ministerio de Salud (MINSA) y el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales,(MARENA).

Este lugar y la actividad allí realizada atentaban contra la salud de los vecinos, contaminaban los suelos y provocaban fuertes hedores al procesar grasa en mal estado.

En el sitio no se encontró a ninguna persona. Aparentemente trabajan por las noches, pero sí hallaron decenas de barriles repletos de grasa putrefacta que desprendía un fuerte mal olor, así como también una pila de unos dos metros de profundidad llena de grasa también en estado de descomposición. Se logró descubrir este lugar gracias al Poder Ciudadano, que se preocupa por la salud de los pobladores.

Se presume que allí opera, sin permiso alguno, la empresa Proveedores de Palma y Aceite S.A., (Palmasa), la que por presiones de los vecinos fue cerrada recientemente por ocasionar daños al medio ambiente y afectar la salud, en especial la de niños, niñas y ancianos.

“La Procuraduría General de la República está interesada en preservar el medio ambiente. Nuestro comandante Daniel firmó la Declaración del Bien Común de la Madre Tierra, y en ese sentido hemos tenido instrucciones de trabajar en pro del bienestar ambiental y aquí hay una eminente contaminación al medio ambiente. Este es un producto que presuntamente es grasa amarilla proveniente de maní y sorgo”, dijo el Procurador departamental de Masaya, Julio González.

“Nosotros presumimos que  es calentado para luego ser envasado para una comercialización al consumo humano”, agregó.

Señaló que  las autoridades del MINSA y el MARENA no han autorizado el local para la realización de esas funciones e indicó que la PGR procederá de acuerdo a lo establecido a la norma penal, elevando esta acción a una acusación penal contra los dueños de este local.

“Por un trabajo de inteligencia que está haciendo la Policía Nacional, se tiene información que se trata de los señores de apellido Castillo”, presuntamente  los dueños de la empresa Palmasa, “se trata del mismo giro, la misma actividad comercial y en cierto modo hasta las mismas características”, dijo González.

Por su parte Miriam García, inspectora ambiental del MARENA – Masaya, dijo que evidentemente se está contaminando el suelo debido al drenaje pues  no está impermeabilizado el sitio y  para este tipo de actividades es necesario un tratamiento especial, del cual carece.

también te puede interesar