Nicaragua

Restitución de Derechos y Participación Ciudadana

A tres años y medio de Revolución, entre los principales logros de nuestro proceso, están la restitución de derechos al pueblo y la participación ciudadana en las decisiones de gobierno

Redacción Central |

A tres años y medio de Revolución, entre los principales logros de nuestro proceso, están la restitución de derechos al pueblo y la participación ciudadana en las decisiones de gobierno

A tres años y medio de Revolución, entre los principales logros de nuestro proceso, están la restitución de derechos al pueblo y la participación ciudadana en las decisiones de gobierno

El informe rendido en saludo al 31 aniversario de la Revolución por el presidente de la República, Daniel Ortega, a nombre del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (GRUN),  sobre los avances alcanzados durante ese espacio de tiempo, señala estos dos aspectos que identifican claramente al proceso revolucionario.

En primer lugar, todas las políticas y programas del GRUN están fundamentados en los Convenios y Tratados de Derechos Humanos aprobados por todas las naciones del mundo como principios y valores colectivos para la humanidad. Igualmente, están consagrados en la Constitución Política de la nación.

Paralelamente, las estrategias y políticas del gobierno son instrumentos para materializar los derechos económicos, sociales, políticos y culturales del pueblo.

Así se convirtió en una hermosa realidad para los nicaragüenses el reconocimiento de sus derechos negados por los gobiernos neoliberales en los casos de la salud y la educación gratuita y universal, vivienda digna, empleo, alimentación, seguridad ciudadana, una vida libre de violencia y contaminación, preservar y conservar la cultura y participar en los asuntos de la administración pública, entre otros que se están promocionando y restituyendo para la dignidad de toda la sociedad nicaragüense.

La participación ciudadana es un componente fundamental del nuevo modelo, puesto que es decisiva para lograr el bienestar del pueblo, resalta el informe.

La participación se concreta en el Poder Ciudadano que es el poder del pueblo en todos los asuntos que le afectan a nivel nacional, así como en su departamento, municipio, comarca o barrio y en su comunidad.

En este sentido, los alcaldes tienen el deber de planificar, analizar, discutir y tomar decisiones sobre el municipio en conjunto con la población, efectuando su gestión coordinada con las comunidades y debiendo rendirles cuenta del trabajo realizado.

Su gestión debe estar siempre al servicio de la Restitución de Derechos de la ciudadanía. El Poder Ciudadano decide si los alcaldes se mantienen o no en su puesto, todo dependerá de si están satisfaciendo las necesidades de la población.

Luego de tres años y medio de vigencia del nuevo modelo, el Poder Ciudadano funciona a todos los niveles y en todos los sectores sociales y productivos. Lo decisivo para consolidarlo es garantizar la representatividad de los sectores, la mayor inclusión posible y la beligerancia en el proceso de toma de decisiones.

Con la participación ciudadana, afirma Daniel,  se construye la democracia directa. Esta es un componente del nuevo modelo de sociedad y gobierno que busca rescatar el potencial que tienen las y los nicaragüenses para construir su propio bienestar a través de políticas, programas y proyectos incluyentes.

también te puede interesar