Nicaragua

Destacó Jefe del Ejército heroica labor en el desminado

Fueron destruidas también minas que existían en los arsenales

General Julio César Avilés
El Jefe las Fuerzas Armadas, recordó que la tarea de desminado nacional fue una firme decisión tomada hace 21 años por las autoridades nacionales | Cesar Perez

Redacción Central |

Fueron destruidas también minas que existían en los arsenales

El Jefe las Fuerzas Armadas, General Julio César Avilés, recordó que la tarea de desminado nacional fue una firme decisión tomada hace 21 años por las autoridades nacionales, luego de que la guerra de los años 80 provocara que las fronteras nacionales, los puertos, los puentes, los centros de acopio de granas básicos, repetidoras de comunicación y las plantas de generación eléctrica, entre otros puntos estratégicos, se poblaran de minas, causando muerte y destrucción en el pueblo nicaragüense.

Señaló que en esos tiempos de la etapa final de guerra Nicaragua contaba con limitados recursos, pero que con una gran voluntad el país inició solo el programa de desminado humanitario tratando de evitar más daño.

Afirmó que de 1989 a 1992 los ingenieros zapadores y soldados del Ejercito trabajaron removiendo minas en las zonas de mayor peligro para la población y en los objetivos estratégicos. En este primer esfuerzo se logró desminar 31 objetivos y 11 mil 819 minas.

En 1993 Nicaragua comprendiendo las dimensiones y la dificultad de la tarea presentó un estudio ante la Organización de Estados Americanos (OEA) lo cual permitió obtener de esta entidad asistencia técnica a través de la Junta Interamericana de Defensa. Con esta ayuda se logró primeramente salvaguardar 60 objetivos y destruir dos mil 373 minas.

Ya para 1994 y 1995 con esfuerzos propios  el país logra desminar 158 objetivos más y 13 mil 577 minas.

Pero fue a partir de 1996 cuando con el apoyo sostenido de la comunidad internacional, esfuerzo que se ha mantenido invariable hasta esta fecha, es que ha culminado oficialmente el programa.

Después de 21 años los resultados finales son 179mil 970 minas antipersonales destruidas en mil 29 objetivos del territorio nacional. Dentro de ellos 70 puentes, 378 torres de alta tensión, dos pistas aéreas, siete centrales eléctricas y subestaciones, seis repetidoras de comunicaciones, 33 áreas cercadas por minas en poblados, 533 campos minados en zonas fronterizas y del litoral, logrando despejar 313 kilómetros de la frontera norte y 96 kilómetros de la frontera sur, lo que totaliza 74 municipios del país libres de estos artefactos.

A ello también hay que sumar la destrucción de dos millones de artefactos explosivos.

Importante de destacar es que casi 12 millones de metros cuadrados del territorio nacional luego de finalizado el programa han sido reinsertados a la actividad económica y productiva, beneficiando de manera directa a una población de más de dos millones y medio de habitantes.

Otro dato importante es que Nicaragua como suscriptora de la Convención de Ottawa también llevó a cabo entre 1992 y 2002 la destrucción de 133 mil minas antipersonales que el Ejército mantenía en sus arsenales.

Esta cifra, sumadas a las 179 mil 970 minas ubicadas en más de  mil objetivos a nivel nacional, a las 963 minas de instrucción destruidas y a otras 500 destruidas durante el acto de finalización del programa, totalizan una cifra global de más de 314 mil minas destruidas a lo largo de 21 años de arduo trabajo.

El Ejército también trabajó en la construcción de cerca de 500 kilómetros de camino en Jinotega, San Fernando, Mozonte, Wiwillí, El Tortuguero, entre otras localidades donde estuvo desplegado el cuerpo de ingenieros.

El general Avilés manifestó que la finalización del programa convierte a Centroamérica en la primera región en lograr esta hazaña, pues antes que Nicaragua, lo habían logrado entre 1995 y el 2005, Honduras, Guatemala, y Costa Rica.

Dijo que esta titánica labor no le pertenece solo a las fuerzas armadas sino también al pueblo y a las autoridades nicaragüenses, así como también a los organismos cooperantes.

Eso sí, especial agradecimiento brindó a los 44 zapadores heridos y a los seis fallecidos. Así mismo se solidarizó con los  mil 234 civiles lesionados y con los familiares de los 84 fallecidos.

Reconoció el aporte financiero de países como Dinamarca, Rusia, Japón, la Unión Europea, y OEA, organización a través de la cual canalizaron ayuda países como Estados Unidos, Suecia, Canadá, España y Noruega, Italia, Argentina y  Holanda, entre otros.

Avilés aseguró que a partir de este mes y tras finalizar el programa de desminado el Ejército inicia operaciones contingentes con  pequeños equipos de zapadores dispuestos a destruir aquellas minas que pudiesen haber sido removidas de sus sitios originales. También se continuará con la destrucción de municiones no explotadas  y que puedan ser una amenaza para la población.

Informó que este viernes también inició el proceso de reconversión del cuerpo de ingenieros el que se pretende pase a contribuir con el país en la reparación y mantenimiento de la red de caminos secundarios del país. Para este reto  dijo contar con el apoyo del presidente  de la República, comandante Daniel Ortega Saavedra.

Durante el acto recibieron la Medalla “Honor al Merito Civil Militar y la Medalla Reconocimiento al Valor en primera y segunda clase al personal que trabajó en esta labor humanitaria.

también te puede interesar