Declarado Rubén Darío Prócer de la independencia cultural de Nicaragua

El Parlamento de nuestro país decidió otorgar tal condición en reconocimiento al histórico legado del poeta

Poeta Rubén Darío
La Asamblea Nacional de Nicaragua declaró este martes al poeta Rubén Darío (1867-1916), prócer de la independencia cultural de la nación, mediante una reforma a la ley que protege sus obras y bienes desde hace diez años, informó una fuente legislativa. lavozdelsandinismo

El Parlamento de nuestro país decidió otorgar tal condición en reconocimiento al histórico legado del poeta

La Asamblea Nacional de Nicaragua declaró este martes al poeta Rubén Darío (1867-1916), prócer de la independencia cultural de la nación, mediante una reforma a la ley que protege sus obras y bienes desde hace diez años, informó una fuente legislativa.

Se declara al ilustre poeta Rubén Darío el nicaragüense universal de los siglos y prócer de la independencia cultural de la nación, reza el texto, aprobado con el voto de 60 diputados, en reconocimiento al histórico legado del poeta, anunció el presidente del legislativo, René Núñez.

Darío, máximo representante del modernismo hispánico del siglo XX, lideró muchos movimientos literarios en Chile, España, Argentina y Nicaragua que recogieron la influencia del romanticismo y del simbolismo que el poeta recibió durante sus viajes a Europa, indica parte del texto leído ante el plenario.   

Considerado un lector precoz, Darío se interesó en la obra del escritor francés Víctor Hugo, que sería determinante en su joven formación literaria.

Darío marcó el inicio de la revolución literaria modernista con su obra Azul, una recopilación de poemas y prosas que escribió durante su estadía en Valparaíso, Chile entre 1886 y 1888.

Tras varios periplos por el continente, llegó en 1893 a Buenos Aires, donde fue bien recibido por los intelectuales de la época, país al que luego dedicaría uno de sus mejores poemas Canto a la Argentina y otros poemas (1914).

Guiado por su deseo de conocer Europa, en 1898 logró que el diario La Nación de Argentina lo enviara como su corresponsal a Madrid para cubrir los acontecimientos en torno a la guerra hispano-estadounidense, que se libraba en Cuba.

En 1907 fue nombrado representante diplomático de Nicaragua en Madrid, pero en 1915 decidió regresar a Nicaragua debido al estallido de la Primera Guerra Mundial.

Darío nació el 18 de enero de 1867 en el pintoresco pueblo de Darío, al  norte de Nicaragua y murió a los 49 años en la colonial ciudad de León, en el noroeste del país.