Nicaragua

Habla el mayor general Julio César Avilés

Daniel tiene enorme voluntad por apoyar al Ejército de todos los nicaragüenses Forjado desde muy joven en la lucha de la guerra de liberación previa al triunfo de la Revolución Popular Sandinista, fundador del Ejército y uno de sus principales jefes en la zona norte del país durante la guerra impuesta por Estados Unidos a […]

Julio César Avilés
Habla el mayor general Julio César Avilés. | Jairo Cajina

Redacción Central |

Daniel tiene enorme voluntad por apoyar al Ejército de todos los nicaragüenses

Forjado desde muy joven en la lucha de la guerra de liberación previa al triunfo de la Revolución Popular Sandinista, fundador del Ejército y uno de sus principales jefes en la zona norte del país durante la guerra impuesta por Estados Unidos a Nicaragua en la década de los 80, el Mayor General Julio César Avilés, asumirá el próximo 21 de febrero  la jefatura del Ejército de Nicaragua con el reto de fortalecer a esa institución y asumir un compromiso de servicio con el pueblo de Nicaragua.

“Aquí, esta institución, bajo mi comandancia no puede ir en menos, en todo caso el reto es ir en más. En más por tratar de asumir un compromiso con el pueblo en general”, reitera.

En declaraciones a la revista En Vivo, Multinoticas, canal 4 y El 19 Digital, destacó que recibe una institución con altas calificaciones y se muestra orgulloso de haber trabajado hombro a hombro con el General Omar Hallesleven, a quien califica de “un gran compañero”, una especie de hermano mayor.

El Mayor General Avilés resalta la voluntad que existe de parte del presidente Daniel Ortega  y su gobierno por apoyar a la institución militar. “Una enorme voluntad por apoyar el desempeño de este Ejército, que es el Ejército de todos los nicaragüenses. Sabemos de que él quisiera hacer más por apoyar esta institución, lo sabemos perfectamente, se lo agradecemos enormemente”, afirma.

P: Conversamos con el mayor general Julio César Avilés, quien el 21 de febrero recibirá la jefatura del Ejército, nos acompaña el periodista Juan José Lacayo, gracias por acceder a esta entrevista General y queríamos nosotros hablar un poco de los orígenes de su vida militar que data de 1979, pero hay un período en el que los jóvenes nicaragüenses se involucraron en una lucha armada en contra de la dictadura de los Somoza, quisiéramos nosotros conocer de su vida de joven cuando le tocó a usted asumir responsabilidades frente a un sistema nefasto, que significa la dictadura de los Somoza. …. De ese periodo de su vida.

R: Bueno, yo soy fundador del Ejército, igual a una cantidad de compañeros pues que veníamos de una lucha necesaria. En Nicaragua, creo, demás está decir habían sido cerrados todos los espacios políticos y no permitían realizar cambios si no era por la vía de las armas.

Ser joven, en aquel entonces, pues, era prácticamente un pecado, una condena. Prácticamente morir en una calle, morir ahí tirado en una esquina y creo que la mayoría de los nicaragüenses comprendieron que la única forma de cambiar las cosas era tomando las armas.

Dentro de ese gran grupo y esa gran mayoría de nicaragüenses pues ahí estábamos nosotros y transitamos por diferentes momentos, por diferentes etapas, que creo yo, a mi manera de ver, iniciaron las motivaciones desde el seno mismo de la familia, no.

Porque en la familia, tanto mi abuelo, tanto como mis tíos y los padres pues sencillamente eran personas comprometidas, convencidas, diría yo, de que las cosas había que cambiarlas de una forma que ya el pueblo nicaragüense se le había sido signada.

Y en ese proceso no solamente nosotros, sino que la mayoría de nicaragüenses se involucraron.

Si aquí no hubiera habido una dictadura como la que existía, sencillamente no hubiera habido un movimiento de masas y una lucha armada a nivel de envergadura que hubo en aquel entonces.

Y no hubiera habido un Julio victorioso, que permitiera un nuevo sol de libertad aquí en Nicaragua.

Transitamos por diferentes etapas, las experiencias son muchas, muchos hermanos, amigos, compañeros, familiares en este trayecto quedaron porque toda guerra de liberación para sacudirse una dictadura como la que había en ese entonces aquí en Nicaragua, sencillamente tenía sus costos.

Tenía sus costos y que indudablemente pues al final, al final de tanto dolor y sacrificio pues había un momento mejor para Nicaragua.

Y entre ese contexto aquí se formó un Ejército nutrido de una enorme cantidad de combatientes que habíamos participado en la lucha por derrocar a la dictadura de Somoza, y todos esperanzados en construir un ejército de nuevo tipo, como es el que miran ustedes.

P: Pero esta experiencia previa de la guerra de liberación fue lo que acercó al Ejército, a la vocación militar o ya existía algo de eso en Julio César Avilés.

R: No, fijate que el uniforme militar, los militares aquí eran rechazados. Es decir, aquí creo yo que la gran mayoría de los nicaragüenses… para la gran mayoría de nicaragüenses no eran atractivo los militares, porque era prácticamente represión, muerte, atropello.

Entonces no sé, serían muy pocos los  que aspiraban a ser militares, realmente los que estábamos aquí es en armas, en todo caso lo que estábamos viendo era buscar cómo sacudir, apartar eso que era lesivo para el país.

Y en todo caso, aquí, después, a la hora que triunfó la revolución, muchos compañeros decían: bueno, esto ya terminó, ya terminamos con esto, muchos se fueron a sus casas, otros reflexionamos y bueno, vamos a construir un Ejército, un Ejército nuevo, que es el Ejército que hoy miramos, que es el Ejército hoy vinculado con amplios sectores de la población, tratando de trabajar y de dar lo más que pueda en beneficio de la nación nicaragüense.

Realmente, es para mí, esos ejemplos de ese Ejército de ese entonces, no eran para mí admirados, en todo caso había que apartar eso, cambiarlo y después cuando vinieron un nuevo momento y el convencimiento de crear una estructura militar que respondiera a los intereses de la nación.

P: Pero después del triunfo hubo retos, vino la guerra…

R: Vino la guerra, también una etapa compleja difícil. Mercenarios aquí en el norte del país, altamente complejo y me correspondió estar cinco años en esas circunstancias..

P: ¿En el Sexto Comando Militar?

R: Más bien estuvimos en el Primer Comando, en los departamentos de Estelí, Nueva Segovia y Madriz, fronterizos con Honduras. Posteriormente en otras responsabilidades en la etapa de la posguerra.

Todavía habían grupos armados y estuvimos al frente del Sexto Comando Militar que corresponde a los departamentos de Matagalpa y Jinotega, había una cantidad de grupos irregulares ahí, que había que realizar todo un proceso de desarme y pacificación.

Porque tenían en vilo también, esa era el efecto secundario terminada la guerra aquí en los 90 mucha gente, aquí unos con planteamientos políticos y económicos, pero al final todos fuera de la ley.

Aquí la única institución armada en este país es el Ejército de Nicaragua y en tal sentido había que seguir tratando cómo estabilizar la paz de este país.

La época de los 80 es también una época difícil, compleja, dolorosa, mucha gente también murió pero bueno, ahora los esfuerzos de unos y otros, porque nosotros luchamos pensando en una Nicaragua digna, justa y próspera, y también otros creyendo que estaban haciendo el bien por Nicaragua, y al final estábamos enfrentados una cantidad de nicaragüenses que …. Difícil esos momentos, pero yo creo que a estas alturas ya Nicaragua ha superado esas etapas.

Y ahora lo que estamos encaminados todos los nicaragüenses y nosotros aquí desde el Ejército buscando cómo contribuir a consolidar este país en prosperidad.

P: ¿General en qué condiciones usted recibirá la jefatura del Ejército? Y si puede adelantarnos alguna evaluación que usted haga del trabajo de la jefatura anterior.

R: Mire, una institución con altas calificaciones, orgullosos de haber estado trabajando hombro con el General Hallesleven, un gran compañero, a quien le debemos nosotros un enorme respeto, es nuestro amigo; yo le he dicho a él es una especie de hermano mayor que con su actuar él ha dado muchos ejemplos aquí al seno de la institución.

Con él pues termina una generación de hombres que eran los que encabezaban el esfuerzo por construir esa institución.

Ya él es, el último comandante de los que fueron ascendidos en su momento en el año 80. En todo caso para mí es un honor recibir el mando de esta institución de manos de él.

Y evidentemente aquí estamos entrando a una nueva etapa donde hay retos, retos que en todo caso apuntan a seguir trabajando por Nicaragua, por el pueblo, a seguir consolidando esta institución que le pertenece a todos los nicaragüenses.

P: General, sus expectativas acerca del apoyo que pueda recibir de parte del Ejecutivo, su evaluación de esa relación con el comandante Ortega, el General Hallesven decía que no se cansaba de expresar que había recibido un gran apoyo de parte del presidente Ortega y también había tenido mucho respeto de parte del presidente y sobre todo también una comunicación muy fluida con el primer mandatario. ¿Cuáles son las expectativas?

R: Sí, así ha sido. Creo que … no creo, estoy seguro, porque me consta. porque he tenido la oportunidad de estar acompañando al General Hallesleven o estar solo con el presidente, la enorme voluntad por tratar de apoyar a esta institución, convencido, no, que esta institución está a favor de lo mejor para el país.

La relación ha sido franca, fluida, llena de una enorme voluntad por apoyar el desempeño de este Ejército, que es el Ejército de todos los nicaragüenses.

Sabemos de que él quisiera hacer más por apoyar esta institución, lo sabemos perfectamente, se lo agradecemos enormemente.

Él quisiera apoyarnos más, pero bueno, muchas veces las limitaciones del país, realmente no lo permiten, pero en todo caso, la intención que él tiene para con esta institución esa tremenda y nosotros se lo agradecemos.

Y siempre ha sido una relación muy franca, pero también una relación de mucho respeto.

Hemos tenido la oportunidad como decíamos de estar con él trabajando en diferentes momentos, nos hemos sentido muy bien, muy franco, respetuoso y sobre todas las cosas, algo que aquí nosotros se lo decimos a nuestros oficiales, la enorme voluntad que él tiene por hacer algo.

P: ¿Cómo se siente usted ahora 30 años después de fundar este  Ejército, una institución sólida y reconocida por toda la sociedad nicaragüense?

R: Bueno, un gran reto por sostener esta institución, aquí esta institución bajo mi comandancia no puede ir en menos, en todo caso el reto es ir en más. En más por tratar de asumir un compromiso con el pueblo en general.

Somos del criterio de que debemos estar no solamente metidos en estas oficinas, ya lo hemos venido haciendo en la Comandancia General del General Hallesleven, vamos a estar en permanente contacto con amplios sectores de la sociedad.

Hay relaciones personales, pero también hay un quehacer del Ejército de Nicaragua que se traduce en la ejecución de una serie de planes que tiene que ver con la sociedad en general, con los productores, con la población en los barrios.

Yo tengo pensando en las palabras que voy a dar el día 21 en hacer un informe a la nación sobre aspectos relevantes del quehacer institucional sobre estos cinco años de la Comandancia encabezada por el General Hallesleven.

Ahí ustedes podrán ve el aporte significativo de este Ejército ante la nación y ante el pueblo.

P: ¿Siempre al lado del pueblo de Nicaragua, General?

R: Siempre, venimos del pueblo. Todos los que conformamos el Ejército de Nicaragua venimos de diferentes puntos de la geografía de nuestro país, somos surgidos de familias de campesinos, de obreros, de profesionales, de empresarios, de productores, realmente somos el pueblo mismo, vistiendo un uniforme para servir.

también te puede interesar