Nicaragua

Continúa el combate al dengue

Las acciones para detener al mosquito transmisor de la enfermedad se hacen sentir con más fuerza en Managua, con la visita casa por casa de los brigadistas sanitarios

Larba del mosquito
Larba del mosquito del dengue | Jairo Cajina

Redacción Central |

Las acciones para detener al mosquito transmisor de la enfermedad se hacen sentir con más fuerza en Managua, con la visita casa por casa de los brigadistas sanitarios

La campaña sanitaria para tratar de reducir que las personas se enfermen con el dengue ha continuado sistemáticamente en todo el país, pero con mayor énfasis se desarrolla en Managua, adonde están llegando con cada vez más frecuencia los responsables de llevarla a cabo.

Y dentro de su labor, los brigadistas encuentran personas como José Hernández, habitante del barrio Bertha Calderón de Managua, quien al llegar los brigadistas de salud del SILAIS-Managua a su casa de habitación, los recibió de manera educada y estuvo presto, durante la visita, a todas las recomendaciones de los jóvenes.

Hernández sabe que los brigadistas del Ministerio del Poder Ciudadano para la Salud (Minsa) andan realizando un trabajo con grandes beneficios para la población en general, dado que visitan casa a casa inspeccionando y buscando los criaderos del mosquito transmisor del dengue y depositando abate en todos aquellos recipientes que contienen agua y de esa manera eliminar a las larvas y huevecillos que el insecto deja en los líquidos.

Hernández expresó que no debe negarse la entrada a los brigadistas porque ellos están velando por la salud de todos, principalmente de los niños que son los más afectados al momento de un brote de dengue.

Nosotros no nos negamos a que nos visiten y abaticen nuestra vivienda, al contrario, creo que si vienen diario, diario los dejaría entrar a abatizar, porque este es un bien para todos nosotros, para los niños, y hacen muy mal los que no dejan entrar a las brigadistas a sus casas para que busquen los criaderos y abaticen porque, al fin y al cabo, el mal no se lo hacen sólo a ellos, se lo hacen al resto de la población, porque si por ejemplo yo les niego la entrada y resulta que aquí está el criadero de zancudos, lógicamente voy perjudicar a todo el barrio, agregó.

Por su parte, María de los Ángeles Delgado, una brigadista que lleva años realizando el trabajo de abatización, señala que en esa labor se enfrentan a algunos peligros y a recibir ofensas de parte de la población que en muchas ocasiones nos les permite el ingreso a sus viviendas para que efectúen su tarea.

Les hacemos un llamado a las casas renuentes a que nos dejen entrar a abatizar porque hay mucha gente que nos han dicho cuando andamos en la manzana que de qué sirve abatizar sus casas si no abatizamos en las otras, señaló.

Marcos Torres, responsable de la brigada que estuvo trabajando en el sector del barrio Bertha Calderón manifestó que en sólo las primeras horas de la mañana habían logrado visitar 300 casas para totalizar las 3 600 casas abatizadas e inspeccionadas desde el lunes 1 de febrero que inició la jornada de abatización y de las cuales en el 40 por ciento encontraron criaderos de mosquitos.

Hay bastante Aedes-Aegypti en las casas y por eso le hacemos el llamado a toda la población para que mantenga limpia su casa, que los barriles lo mantengan tapados y que no boten el abate, indicó Torres.

también te puede interesar