Nicaragua

Moral muy alta en brigada humanitaria nica en Haití

General Perezcassar, jefe de la Defensa Civil, informo desde Puerto Príncipe que todos los integrantes sienten un gran orgullo y satisfacción por las vidas salvadas

Victima rescatada
Integrantes de la brigada humanitaria en Haití auxilian a una de las 4 victimas rescatadas | César Pérez

Redacción Central |

General Perezcassar,  jefe de la Defensa Civil, informo desde Puerto Príncipe que todos los integrantes sienten un gran orgullo y satisfacción por las vidas salvadas

» Brigada nicaraguense en Haití extenderá su presencia allí

El general de brigada, Mario Perezcassar, jefe de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, y coordinador de la brigada humanitaria que se encuentra en Haití, informó sobre la alta moral que existe entre sus integrantes y la satisfacción y orgullo por las vidas salvadas.

Hasta ahora, en condiciones muy difíciles y peligrosas, los rescatistas nicaragüenses devolvieron a la vida a cuatro personas que se encontraban sepultadas bajo los escombros de edificaciones destruidas por el terremoto, prácticamente el 10 por ciento del total logrado por todas las brigadas que allí trabajan en esa tarea solidaria.

“Este año el gobierno ha decretado que es el Año de la Solidaridad y nosotros como Ejército de Nicaragua vamos a hacerlo cumplir tal a como lo ha indicado nuestro presidente. Nosotros iniciamos nuestro trabajo desde que llegamos aquí el 14 de enero y hasta el momento hemos tenido resultados extraordinarios y milagrosos, porque hemos logrado con un pequeño grupo, pero de gran calidad y una gran moral y solidaridad,  rescatar con vida a  esas cuatro personas”, expresó.

De las personas sobrevivientes  rescatadas por nuestra brigada , la primera tenía 75 horas de estar bajo los escombros de un edificio de cuatro pisos. La segunda tenía 83 horas “y este trabajo lo hicimos luchando de forma permanente por más de 18 horas”.

Este sábado 16 de enero “logramos nuevamente y de forma milagrosa, por el tiempo que tenían de estar bajo los escombros, sacar a dos personas, un varón y una mujer con vida, los dos con vida”, señaló Perezcassar

“Esto nos da una idea de la calidad y el arrojo de esa voluntad del nicaragüense de darse de corazón en condiciones difíciles, ya que Puerto Príncipe está completamente colapsada y se siente la descomposición de los cadáveres”, explicó .

Nuestra brigada está ubicada en un centro de albergue en donde se atienden a casi seis mil personas y otras 700  que han sido rescatadas de las viviendas y edificios colapsados.

El jefe militar señaló que pese a que las condiciones son difíciles “vamos a continuar aquí el tiempo que sea necesario”.

Los nicaragüenses se  encuentran en un campamento de campaña y  los alimentos de la brigada durante cuatro días han sido raciones frías. “El servicio es un pom-pom de plástico negro, todo es difícil no hay agua ni luz, sin embargo mantenemos nuestra moral y entusiasmo y durante la noche hacemos el análisis y el resumen de nuestras actividades”.

La brigada humanitaria, que el comandante Daniel Ortega Saavedra orientó enviar a apoyar al hermano pueblo haitiano en estos momentos difíciles de mucho dolor inicia sus operaciones diariamente a las ocho de la mañana.

“Hemos tocado  más de 10 barrios, un recorrido de unas cien calles, el trabajo es sumamente pesado y peligroso”, detalló el general Perezcassar. Aquí es prohibido andar a partir de las seis de la tarde, pero nosotros volvemos a nuestro campamento a las dos de la mañana y hemos logrado, a pesar de esas dificultades, cumplir” expresó.

Indicó que  sólo con el hecho de haber salvado esas cuatro vidas, “nuestro viaje ha sido de lo más exitoso, todos los 32 miembros que conforman esta brigada nos sentimos sumamente satisfechos, con un enorme orgullo, con nuestro corazón henchido por haberle cumplido a Nicaragua y estar cumpliendo con el lema de que este 2010  es el Año de la Solidaridad”.

Relató que nuestra brigada está ubicada muy cerca del aeropuerto internacional de Puerto Príncipe, “con una planta eléctrica, nuestra comida es de ración fría, para hacer nuestras necesidades hicimos como en la guerra, un pom-pom de campaña con cuatro palos, plástico  negro y un hoyo, siempre tratando de preservar la higiene que está normada”.

“Obviamente que nuestras condiciones como país tenemos muchas debilidades en comparación con otros, en donde se ve que sus campamentos tienen muchos recursos porque traen plantas que duran 12 horas, champas con aire acondicionado, puestos de mando satelitales y con todo tipo de condiciones. Sin embargo, a pesar de esas dificultades y no contar con el equipo necesario, nuestros resultados son 100 veces mucho mejores y nuestro rendimiento es cien veces mucho mejor”, destacó Perezcassar.

Elogió el trabajo de los 32 compañeros que conforman la brigada, en especial  los equipos de salvamento y rescate y el equipo médico. “Es meritorio el reconocimiento a estos compañeros”.

“Tenemos aquí nuestra bandera y andamos con el porte y aspecto en la medida de nuestras posibilidades, el grupo está muy bien cohesionado con una gran moral y el Ejercito de Nicaragua, el ejercito de todo el pueblo, está cumpliendo las indicaciones de nuestro presidente, Daniel Ortega Saavedra, y nosotros nos vamos a quedar acá el tiempo que el presidente disponga y sea necesario”, subrayó el general.

El jefe de la Defensa Civil  relató que el primer día fue un desorden, lo que les obligó a tener mucha iniciativa y creatividad y  sólo el cúmulo de experiencia acumulada por sus hombres les permitió organizarse rápidamente.

“Realmente en el país los días 14 y 15 no había ningún control. Me reuní con el Ministro del Interior, jefe del grupo de crisis, y me percaté que era tal la magnitud del desastre que le costaba a las autoridades poder resolver las situaciones”.

Detalló que en la distribución de las zonas han trabajado coordinadamente con brigadas de Perú, Rusia y Francia.

Para superar las barreras del idioma la brigada solidaria de Nicaragua cuenta con un ciudadano haitiano que vive en Nicaragua. “Tuvimos la gran suerte de tener a un ciudadano que vive en Nicaragua y es haitiano, el gobierno nos lo proporcionó y nos ha servido de interprete, de guía y consejero y a través de él se nos ha facilitado un poco el trabajo”.

Asimismo señaló que en los barrios que ha trabajado nuestra brigada y han rescatado a las cuatro víctimas del terremoto, “el barrio entero se ha volcado a protegernos, a apoyarnos”.

Según Perezcassar ya para el sexto o séptimo día después del terremoto es muy difícil encontrar sobrevivientes bajo los escombros, por lo que  en dos días comenzará la segunda etapa que consiste en la limpieza y el escombreo, ya la descomposición es insoportable y miles de personas andan en las calles por falta de centros de albergue para la cantidad de habitantes que tiene Puerto Príncipe.

Sólo hay dos albergues de seis mil personas y otro con una capacidad de cuatro mil, cuando hay más de millón y medio de afectados, con centenares de personas en las calles pidiendo agua y comida.

“Todavía no se ven, no se sienten aquellas medidas que la experiencia para este tipo de desastres señala  hay que implementar, como grandes centros de albergue, centros de abastecimiento, hospitales de campaña. Nosotros estamos haciendo una enorme labor, pero no tenemos un hospital para hacer una operación y las fracturas y heridas las remitimos a hospitales pequeños que ponen otros países para poder ser curados”.

“Considero que en dos días se debe de iniciar una nueva etapa donde ya no es búsqueda y salvamento y rescate, sino que mucha atención médica, centros de albergue y la reconstrucción de los que sería Puerto Príncipe”, puntualizó.

El general de brigada Mario Perezcassar señaló que los 32 miembros de la brigada solidaria se encuentran bien de salud y con mucho ánimo para continuar este trabajo.

“En primer lugar, estamos cumpliendo con el mandato de nuestro presidente, estamos cumpliendo con el lema de la solidaridad, estamos cumpliendo con la escuela que nos ha enseñado nuestro Ejército y estamos bien de salud, orgullosos y con mucho ánimos para continuar el trabajo”

“Que nuestro pueblo no se preocupe, aquí el mandato es, además de ser solidarios es que lleguemos los 32 compañeros sanos y salvos a Nicaragua y pienso  aquí lo vamos a hacer, estamos esperando nada más las decisiones de gobierno, nosotros tenemos un mandato de ocho días y si el gobierno decide cualquier otra cosa estamos en disposición de cumplirla”, concluyó.

también te puede interesar