Salud pública gratuita: bandera del gobierno sandinista

Exitos este año en enfrentar el virus de influenza humana y el dengue, en la Operación Milagro y en el inédito y resaltante estudio sobre la discapacidad en Nicaragua

Salud Pública
Salud pública gratuita: bandera del gobierno sandinista. El 19 digital

Exitos este año en enfrentar el virus de influenza humana y el dengue, en la Operación Milagro y en el inédito y resaltante estudio sobre la discapacidad en Nicaragua

Para los nicaragüenses, 2009 cierra con resultados palpables en la salud pública, cuya gratuidad proclamó el presidente Daniel Ortega apenas asumió el poder en 2007 y donde se avanza pese a campañas derechistas para tratar de negarlos..

Intensas jornadas de vacunación y abatización para combatir el dengue y una amplia campaña destinada a enfrentar el virus de la influenza humana A (H1N1) pusieron a prueba el sistema de salud local.

El Ministerio de Salud (MINSA) con el apoyo popular evitó una mayor propagación y más víctimas por efectos de la gripe declarada como pandemia mundial por la Organización Mundial de Salud (OMS). Apenas seis fallecidos se registraron, la cifra más baja en toda la región centroamericana.

No menos importante resultó el combate contra el dengue clásico y hemorrágico, enfermedad que aunó solidariamente a todos los nicaragüenses. Civiles, militares, policía y pueblo en general, juntaron fuerzas en intensas jornadas para eliminar criaderos del mosquito transmisor y abatizar, sobre todo en Managua.

También como parte del esfuerzo gubernamental se inscriben otras acciones encaminadas a preservar la salud de la población.

La segunda graduación de médicos (44) formados en la Escuela Latinoamericana de Medicina, en Cuba, reiteró la preocupación de las autoridades por contar con profesionales en el sector.

En un acto encabezado por el presidente Daniel Ortega, los muchachos nicaragüenses reiteraron su decisión de servir en los lugares más apartados del país, donde hoy adquieren experiencias y se hermanan con los integrantes de la brigada médica cubana que lleva salud a regiones apartadas de la geografía local.

Miembro de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), Nicaragua también es beneficiario de una serie de proyectos en el área de la salud que impulsa el grupo.

Así, la Misión Milagro deja su impronta en el país y muchas personas que nunca habían visto la luz, hoy descubren las maravillas  del mundo, mientras otras preservaron la visión.

Más de 60 mil personas intervenidas quirúrgicamente  en tres clínicas oftalmológicas es una cifra respetable en un país donde esos tratamientos no están al alcance de los más pobres, a los que se unen otros miles que fueron atendidos en Venezuela.

En octubre otra de las iniciativas del ALBA llegó al país con las batas blancas de la operación “Todos con Voz”. Sesenta y seis especialistas cubanos encabezan un estudio aquí sobre las causas de la discapacidad, acompañados por médicos nicaragüenses graduados en la ELAM.

Según Alma Nubia Baltodano, de los Gabinetes del Poder Ciudadano de las Personas con Discapacidad, más del 10 por ciento de los nicaragüenses tienen algún tipo de discapacidad y la mayoría desconoce las causas.

La población de los departamentos de Masaya, Matagalpa, Chinandega y próximamente Managua, fueron partícipes de la solidaridad y el humanismo de esta tarea con un sector de la sociedad que, en gran número, nunca había visto un médico.

Otros esfuerzos concretó también el gobierno con la apertura de más hospitales y la introducción de avanzadas tecnologías para disfrute de todos los nicaragüenses como el centro de Tomografía y Resonancia Magnética, instalado en el hospital Lenin Fonseca de esta capital.

Pese a las campañas de sus detractores, el gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional cuidó con cariño y solidaridad  la salud de los nicaraguenses en el año en que el sandinismo celebró el 30 aniversario de la Revolución Popular de 1979.