Nicaragua

Participan Daniel y Rosario en la VIII Cumbre del ALBA

La cita fue inaugurada por el presidente cubano, Raúl Castro, y extenderá sus trabajos hasta mañana

Redacción Central |

La cita fue inaugurada  por el presidente cubano, Raúl Castro, y extenderá sus trabajos hasta mañana
» Asistió Daniel a inauguración de Casa del ALBA en La Habana
» Importante la interrelación comercial y económica de países del ALBAcomercial

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, participa de los trabajos de la VIII Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA)

El segmento de alto nivel de la reunión comenzó en La Habana, con la presencia de jefes de Estado, cancilleres y otros representantes de los países miembros, con una agenda centrada en balances, resultados y perspectivas de la organización.

El foro de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Libre Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) analizará además desafíos y oportunidades para América Latina y el Caribe, y estado de las negociaciones con vistas a Copenhague.

A la cita, que se extenderá hasta mañana, asisten, además de Daniel,  los presidentes de Cuba, Raúl Castro, de Venezuela, Hugo Chávez  y de Bolivia, Evo Morales.

Además, están presentes los cancilleres Patricia Rodas, en representación del legítimo gobierno de Honduras, y Fander Falconí, de Ecuador, Philber Aaron, embajador de Dominica en Venezuela y coordinador nacional del ALBA, y Andreas Wickham, secretario permanente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Antigua y Barbuda.

La reunión se denomina ALBA-TCP: V aniversario. Por la independencia, la unidad y el desarrollo de nuestros pueblos.

El foro reconocerá los avances del mecanismo de integración regional y su efectiva confirmación como alianza política, económica y social, precisaron fuentes diplomáticas.

En este encuentro de La Habana, los mandatarios ratificarán la continuidad de los proyectos a favor del desarrollo social, en la formación de recursos humanos, la presentación de servicios de salud y de educación a personas anteriormente marginadas, con énfasis en las discapacitadas.

El presidente cubano, Raúl Castro, al inaugurar el evento afirmó  que la batalla del ALBA constituye la lucha histórica para concretar la realización de la visión bolivariana y martiana de nuestra América.

En sus palabras iniciales, trasladó a los presentes un saludo del jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro, quien, señaló, sigue atentamente el desarrollo de esta reunión.

Igualmente, y en nombre de todos los asistentes, expresó el regocijo por la contundente victoria del pueblo boliviano lograda al reelegir por amplia mayoría a Evo Morales para un nuevo mandato como presidente.

Lamentablemente, no contamos con la presencia física del presidente de Honduras, Manuel Zelaya, pues al pueblo de esa nación se le privó de sus derechos constitucionales, imponiéndole, con el apoyo de la administración norteamericana un gobierno usurpador y golpista, el cual trataron de legitimar con una farsa electoral, subrayó.

El Jefe de Estado precisó que la historia registrará la actitud asumida por el ALBA-TCP y la mayoría inequívoca de los países en rechazo al golpe militar y también la actitud de quienes, doblegados ante el Imperio, terminaron aceptando la maniobra golpista.

Al heroico pueblo hondureño, a través de la canciller Patricia Rodas, su legítima representante, le enviamos el más caluroso saludo, añadió.

Raúl Castro evocó que esta VIII Cumbre sesiona coincidiendo con el aniversario 15 de la primera visita a Cuba del presidente venezolano, Hugo Chávez, y el quinto de la declaración firmada por éste y Fidel Castro, la cual marcó el nacimiento oficial del ALBA.

Han sido cinco años de intenso trabajo, de búsqueda común, en los que hemos alcanzado resultados alentadores en el orden social, aún posibles de superar y los cuales debemos mencionar y celebrar, recalcó.

A continuación, resaltó el enorme significado de la declaración de territorios libres de analfabetismo de Venezuela, Bolivia y Nicaragua, y lo calificó de un paso en el combate para erradicar totalmente ese flagelo social.

Por otra parte, la Operación Milagro ha mejorado o devuelto la visión a más de un millón de pacientes, se graduaron más de dos mil estudiantes como médicos de los países miembros en la Escuela Latinoamericana de Medicina y se forman otros seis mil 653, con concepto de integralidad, internacionalismo y humanismo.

Se refirió al estudio genético social en Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia que persigue la búsqueda de soluciones e integración social de dichas personas y a la firma del mecanismo financiero que funcionará a partir del 2010.

Este se firmó en Cochabamba durante la anterior Cumbre e implica la promoción del comercio mediante la compensación de pagos sin utilizar el dólar a través de una unidad de cuenta denominada Sucre.

La creación de empresas transnacionales es una realidad y el acuerdo firmado para el funcionamiento del Banco de Sur, así como otros logros, apuntan hacia el desarrollo económico y social.

Al hablar sobre la agenda propuesta para esta reunión, Raúl Castro, mencionó como temas los éxitos y las vías para profundizar en el desarrollo, perfeccionamiento e impacto de la Alianza y proclamó la necesidad de metas y objetivos audaces ante los peligros de la actual coyuntura internacional.

El presidente cubano se refirió a la actual crisis económica internacional generada por las profundas contradicciones del sistema capitalista, la cual continúa impactando a todo el mundo y desestimó el optimismo de quienes proclamaron el fin de la recesión.

Se mantendrá por mucho tiempo, las estimaciones del número de personas desempleadas dicen que aumentará en 50 millones y en el caso de la extrema pobreza casi 300 millones, y unidos estaremos en mejores condiciones de enfrentar esa crisis, resaltó.

Planteó que los tiempos actuales reflejan en América Latina y el Caribe la agudización del enfrentamiento entre las fuerzas elitistas y explotadoras, y las revolucionarias y progresistas representando las clases tradicionalmente desposeídas.

Estamos comprometidos con la justicia social y la aspiración de distribuir justamente las inmensas riquezas del Continente, sentenció.

Las bases militares en la región son una expresión de la ofensiva hegemónica del gobierno norteamericano y constituyen un acto de agresión contra los pueblos de América Latina y el Caribe y la intención de ocupar y dominar a cualquier precio el territorio siempre considerado como su traspatio natural, subrayó.

La reactivación de la IV Flota estadounidense, con objetivos estratégicos anunciados para, incluso, navegar en aguas interiores de los Estados de la región, demuestra que no tendrán límites, excepto el impuesto por la resistencia que los pueblos sean capaces de ofrecer, comentó.

Tras recalcar que el ALBA no puede ignorar esa realidad, mencionó el control de los medios masivos de comunicación y el fracaso de las negociaciones sobre el cambio climático en Copenhague, un asunto decisivo para el futuro de la especie humana.

La cooperación entre todos constituirá una importante contribución al fortalecimiento de nuestra Alianza, concluyó.

también te puede interesar