Nicaragua

Eurodiputado liberal, socio del ladrón Eduardo Montealegre, quiere la violencia

Hans van Baalen, presidente de la Internacional Liberal, apenas llegado a Nicaragua, interviene en nuestros asuntos internos, llama a la derecha a tomar las calles y no tiene rubor en proclamar su apoyo a quien está acusado de robar 600 millones de dólares al Estado

Hans van Baalen
Eurodiputado liberal, socio del ladrón Eduardo Montealegre, quiere la violencia | Internet

Redacción Central |

Hans van Baalen, presidente de la Internacional Liberal, apenas llegado a Nicaragua, interviene en nuestros asuntos internos, llama a la derecha a tomar las calles y no tiene rubor en proclamar su apoyo a quien está acusado de robar 600 millones de dólares al Estado

Hans van Baalen parece seguir creyendo que la Vieja Europa puede continuar interviniendo a su antojo en los países latinoamericanos y caribeños como hacía antes imponiendo sus órdenes utilizando para ello  su desarrollo económico y hasta la fuerza.

Por eso, el ahora presidente de la Internacional Liberal y eurodiputado, apenas llegó a Nicaragua, dio rienda suelta a su espíritu injerencista y corrió a buscar a su gran amigo y socio político, el banquero Eduardo Montealegre, el mismo que está acusado de robar 600 millones al  Estado y pidió a  todos los liberales salir a las calles para  enfrentarse a los sandinistas que celebran el primer aniversario de su arrolladora victoria en las elecciones municipales del 2008.

Van Baalen, a sólo horas de ingresar al país, tuvo la desfachatez de asegurar que su llamado no debe considerarse como un acto de injerencia. “Pienso que todos los demócratas y todos los liberales, en este momento, deben ir a las calles, obviamente de una manera pacífica”, indicó.

El llamado del eurodiputado, que en su país, Bélgica, no permitiría afirmaciones de ese tipo de un político de un país pobre, se produce cuando los liberales han convocado a una marcha el 21 de noviembre, para continuar con su muletilla de que hubo fraude en las elecciones municipales de 2008 y tratar de provocar desórdenes  que nadie quiere.

Pero aún es más chocante  comprobar que a Hans van Baalen no le bastó llamar a los liberales a tomarse las calles, sino que intervino además en la sentencia de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, que declaró inaplicable dos artículos de la Carta Magna , y ahora permite la reelección continua del Presidente y los Alcaldes.

Con soberbia, se toma la libertad de interpretar nuestra Constitución, tratar inútilmente de dar consejos al presidente de la República y al gobierno y reunirse con los jefes de las agrupaciones liberales para coordinar con ellos su inaceptable plan intervencionista.

El injerencista eurodiputado confirmó que su visita a Nicaragua es “para apoyar a los verdaderos liberales”, pero de inmediato demostró que su apoyo es para el títere de Estados Unidos, Eduardo Montealegre,  pues precisó que incluiría en ese respaldo al Partido Liberal Constitucionalista (PLC), si se une al señalado por el fraude con los CENI.

Indicó que, después de ese encuentro, todos los liberales “me dijeron que se quieren unir, eso significa para mí que, en los comicios generales de) 2011 va a haber un sólo candidato liberal, porque aquí, en Nicaragua, hay un gran desafío y una gran pelea por constitucionalismo, liberalismo y libertad”.

Después de todo, hay que sentir tristeza por este europeo trasnochado que no ha sabido entender la fortaleza, no sólo del sandinismo junto a su líder, sino la consolidación en Nicaragua del Poder Ciudadano, de la Democracia Directa ejercida por el pueblo, el cual, en los próximos comicios, propinará otra derrota contundente a quienes quieren que nuestro país vuelva al pasado.

también te puede interesar