Nicaragua

Rosario: Los pueblos de Nuestra América están retomando su destino

Al hablar en el acto de entrega de títulos de propiedad a familias de Chinandega dio a conocer la declaración final de la Cumbre de movimientos sociales de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) efectuada en Cochabamba.

Rosario Murillo
Al hablar en el acto de entrega de títulos de propiedad a familias de Chinandega dio a conocer la declaración final de la Cumbre de movimientos sociales de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) efectuada en Cochabamba. | César Pérez

Redacción Central |

Al hablar en el acto de entrega de títulos de propiedad a familias de Chinandega dio a conocer la declaración final de la Cumbre de movimientos sociales de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA)  efectuada en Cochabamba.

La compañera Rosario Murillo, en el acto de entrega de tres mil títulos de propiedad a familias de Chinandega, dijo que los nicaragüenses, América Latina y la humanidad entera, tienen un compromiso enorme con nuestro planeta y con la conservación de la especie humana.

En ese contexto, recordó que el compañero presidente, ella y otros funcionarios del Poder Ciudadano, asistieron a la Cumbre de los Movimientos Sociales de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, realizada en Cochabamba, Bolivia, el fin de semana pasado.

A los asistentes al acto multitudinario del Poder Ciudadano, Rosario compartió algunos párrafos de la declaración final de ese encuentro, trascendental para América Latina y el mundo.

“Los movimientos sociales, las organizaciones indígenas afrodescendientes, campesinas, las asociaciones sindicales de mujeres, juveniles, gremiales, los maestros, los obreros, los sin tierras, los sin empleos; las asociaciones de vecinos, las asociaciones comunales, los profesionales y otros que luchan no sólo por salarios, si no también por la vida y el respeto de la Madre Tierra han sido los verdaderos artífices de la Revolución y de las transformaciones profundas que vivimos los pueblos de Nuestra América”, dice parte de esa declaración leída por Rosario a los chinandeganos.

“Hemos jugados los pueblos un papel central en los últimos años construyendo la democracia en nuestros países. Construyendo el cambio, construyendo las transformaciones económicas, ideológicas, en nuestra Patria Grande, como le dicen los pueblos originarios de América del Sur”.

La declaración sostiene “lo que estamos viviendo en nuestra América es un proceso para retomar nuestro destino con nuevas formas de organización política, con democracia directa, con Poder Ciudadano, con una economía que nos respete, considere e incluya a todos, y con la construcción de nuevas relaciones, nuevas maneras de entendernos, de vivir; nuevas relaciones solidarias y comunitarias para todos”.

“En nuestra América, nuestros pueblos, han construido estos días que hoy vivimos, estos días que nos hacen a cada uno de nosotros diferentes. Son miles nuestros héroes. Son miles nuestros mártires, y son miles los ciudadanos y ciudadanas que nos han permitido llegar a este día en el que juntos vamos alcanzando ya un presente y tenemos asegurado un futuro mejor”, agrega el texto.

Rosario agregó que también   se habló de los derechos de la Madre Tierra, los derechos de la Naturaleza; pues “si no construimos una relación diferente entre nosotros los seres humanos, entre nuestras familias y comunidades con la Madre Tierra la especie humana no sobrevivirá y tenemos que comprometernos, cada uno de nosotros, para trabajar, para reconstruir la armonía entre ser humano y naturaleza; entre naturaleza, tierra y los seres vivos”.

Más adelante, planteó que es necesario asumir el compromiso de todos los programas sociales, y quienes han sido beneficiados con ellos, de defender nuestra Tierra, nuestra naturaleza, y lograr esta nueva armonía que les permita heredar un país diferente, un país mejor, a nuestros hijos, y a nuestros nietos.

Recalcó que en el encuentro de los movimientos sociales, se redactaron Diez Mandamientos, muy sencillos para nuestra Madre Tierra.

Entre estos, acabar con el capitalismo destructor, renunciar a la guerra, un mundo sin capitalismo explotador, sin colonialismo explotador, que el agua sea derecho de todos los seres vivos, que las energías sean limpias y  sean amigables con la naturaleza, respeto a la Madre Tierra, que los servicios básicos, el agua, la luz, la salud, la educación  se le respeten a todos los seres humanos, que consumamos solamente lo necesario y  además consumamos lo que producimos localmente, subrayó.

Otro mandamiento es respetar nuestras culturas, ya que son diferentes, nuestros procesos económicos,  a todos los seres y  la igualdad entre hombres y mujeres, que construyamos esa igualdad, apuntó Rosario.

El ultimo de ellos es  aprender  a vivir bien,  lo cual significa no vivir mejor que otros, “porque no creemos en ese progreso y en ese desarrollo a costillas de otro, sobre todo a costillas de destruir la Naturaleza. Tenemos que complementarnos y no  competir y destruirnos”

“Debemos compartir, nunca aprovecharnos del vecino, del hermano, vivir bien es pensar no solo en términos de que cada uno de  nosotros tenga más sino que nuestra comunidad mejore,  nuestro entorno mejore y  tengamos armonía,  tengamos alegría,  nuestra sabiduría nos lleve a vivir y a compartir en paz, con tranquilidad, nuestra Madre Tierra”,  concluyó Rosario.

también te puede interesar