Nicaragua

Discurso del presidente Daniel Ortega en la juramentación de la brigada médica cubana

Texto completo del discurso del presidente Daniel Ortega en la juramentación de la brigada médica cubana “Todos con Voz”

Redacción Central |

Texto completo del discurso del presidente Daniel Ortega en la juramentación de la brigada médica cubana “Todos con Voz”

Faltan diez minutos para las siete de la noche aquí en Managua, en La Habana faltarán diez minutos para las nueve de la noche, en Caracas van a ser las ocho y treinta; entonces tenemos, 8:20 en Caracas, 8:50 en La Habana. A las 5:00 de la tarde, hora de Managua; 6:30 de la tarde, hora de Caracas; 7:00 de la noche, hora de La Habana, en Caracas estaban ya congregados los hermanos de la Brigada Cubana con médicos, jóvenes venezo-lanos, graduados también en Cuba. A esa hora ya había pasado un concierto y estaba hablando nuestro querido hermano, compañero, el Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez. Y como nos venimos acá, no sería raro que continúe hablando todavía el Presidente Hugo Chávez… hablando ¿de qué? de las batallas que hoy estamos librando en América Latina.

La Revolución Cubana triunfó en el año 1959; veinte años después triunfó la Revolución Popular Sandinista aquí en Nicaragua. Eran años de lucha en todos los pueblos latinoamericanos y cari-beños; de lucha armada, las ideas, acompañadas de los fusiles. Así se tenían que enfrentar los pueblos, como se había enfrentado el pueblo cubano conducido por Fidel… así se tenían que enfrentar los pueblos a las tiranías impuestas por la hegemonía del capitalismo, del imperia-lismo en Nuestra América.

La lucha en Centro América se tornó particular-mente violenta, y recrudeció después del Triunfo de la Revolución Popular Sandinista, porque el imperio no admitía la victoria de la Revolución Sandinista, y vino la guerra en contra de la Revolución Sandinista.

En Centro América recrudeció la lucha del pueblo salvadoreño y la represión en contra de ese pueblo; la lucha del pueblo guatemalteco…  ¡pueblos en armas y pueblos desarmados! porque ahí no habían armas para todo el pueblo. Una parte del pueblo luchaba con el fusil, con la escopeta, con el revólver, con la pistola; otra parte del pueblo luchaba nada más con el corazón, con la conciencia, o con las piedras, como la que lanzó Andrés Castro aquí en Nicaragua en el año 1856 a los yanquis, en aquella Batalla de San Jacinto. Andrés Castro se quedó sin fusil, sin cartuchos, y como tenía enfrente una cerca de piedras, que le servía de trinchera a los combatientes nicaragüenses frente a los invasores yanquis, él tomó una piedra y con ella derribó a los agresores.

Nuestros pueblos luchaban utilizando todas las formas conocidas; las luchas sindicales, las luchas sociales se multiplicaban en toda América Latina, pero eran brutalmente reprimidas, y no quedaba más opción que tomar las armas.

En el año 1967 en el mes de agosto, el Frente Sandinista está librando una nueva batalla en las montañas de Nicaragua; ustedes van a recorrer esas comunidades, esos municipios en el Departamento de Matagalpa. Esta jornada se conoció como la Jornada Histórica de Pancasán, porque ahí fue, en esa zona de montaña, en esas filas del Quirragua, todavía con bastante bosque, muchas quebradas, riachuelos, ríos, donde las columnas del Frente Sandinista encabezadas por Carlos Fonseca, se organizaban para seguir desarrollando la lucha contra la tiranía somocista.

Esta columna guerrillera fue desarticulada y murieron en combate la mayoría de los hermanos que estaban en dicha columna; entre ellos murió un médico, el Doctor Oscar Danilo Rosales, joven de origen leonés, graduado en Medicina en la ciudad de León. La guerrilla necesitaba de un médico, porque estaban siendo afectadas por las enfermedades, sobre todo gastrointestinales, o por el paludismo y no había un médico.

Él, en ese momento, se encontraba al frente de una cátedra en la Universidad de León, pero era un compañero, un joven consciente, revolucio-nario, comprometido con la lucha del Frente Sandinista; y cuando se le planteó la urgencia que tenía la guerrilla de un médico ¡no dudó en dejar la cátedra en la Universidad de León! Renunciar a la cátedra, en carta que luego hizo pública e incorporarse a la guerrilla del Frente Sandinista de Liberación Nacional. En el mes de agosto caería en combate el compañero Oscar Danilo Rosales.

Dos meses después, en el mes de octubre del mismo año 1967, cae en combate, herido, el Comandante Ernesto Che Guevara, que luego fue asesinado… otro médico que dedicó y entregó su vida en la lucha por los más nobles ideales de los pueblos latinoamericanos y caribeños. El Che, compro-metido con las causas de la Humanidad en todos los continentes; consecuente con los postulados de la Revolución Cubana y de lo que eran los principios de Fidel. ¡Comandante Che Guevara! Presente, siempre presente en la lucha de los pueblos.

Cayó el Che y continuaron las luchas en América Latina, continuó la lucha en Nicaragua; llegamos al triunfo en Nicaragua y vino esa guerra en Centro América y, otras luchas revolucionarias en los países latinoamericanos. Al final, se fue logrando la Paz, conquistada por la voluntad de los pueblos. Ya los pueblos se fueron imponiendo en su voluntad de Paz; yo diría que el último proceso de Paz se libró en la Región Centro-americana, en Nicaragua primero, en El Salvador a continuación, y en Guatemala.

Fue surgiendo una Nueva América Latina, y es la que nos permite entender que un día como hoy, en el 42 Aniversario del Comandante Ernesto Che Guevara, hermanos cubanos se encuentren en Venezuela, en Nicaragua, en Bolivia, en Ecuador, como se han hecho presente médicos cubanos, enfermeras, enfermeros cubanos, en más de 70 países de nuestro Planeta. Se han hecho presentes, ya no con el fusil, ustedes andan armados de conciencia, andan armados con esa gran fortaleza moral, espiritual, que significa el ejemplo de la Revolución Cubana, un pueblo valiente, un pueblo solidario.

Esto, les decía, gracias a los cambios que está viviendo América Latina. Algunos de ustedes, muy jóvenes, les ha tocado incursionar ya en esta nueva etapa; otros, otras, han vivido las diferentes etapas de esta Historia de gloria, de lucha, de los pueblos de América Latina y El Caribe.

Hoy, se construye el ALBA en América Latina, la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América… ¿quiénes dieron el primer paso en la construcción del ALBA? Fidel y Hugo Chávez, y luego se incorporaron otros pueblos hermanos,  Bolivia con Evo, nos incorporamos nosotros, se incorporó Honduras, Ecuador, se incorporaron varios hermanos de las islas del Caribe, hasta sumar en estos momentos, nueve países en el ALBA… vamos creciendo.

Hablar del ALBA es hablar de la Solidaridad, en momentos en que, en el mundo, ha quedado al descubierto el fracaso del modelo que promueve el individualismo, el egoísmo; y que no hay más alternativa para el futuro de la Humanidad que la Solidaridad de la misma especie humana; y la Solidaridad de la especie humana con nuestro Medio Ambiente, con nuestro entorno, para poder continuar y construir un verdadero futuro de Paz, de Bienestar, de Estabilidad para los Pueblos en el mundo.

Queridos compañeros, compañeras de la Brigada Cubana, querida compañera Marcia Cobas, Vice-ministra de Salud de Cuba, querida compañera  Miladys Orraca, ella es de Pinar del Río; ella hablaba de la disposición que ustedes tienen y hablaba también de la crisis en que se encuentra el mundo, es una crisis de valores, que solamente los principios de la Solidaridad, del Socialismo, del Cristianismo… Cristo dijo: “Ama a tu prójimo como a ti mismo,” ahí está la esencia misma del Socialismo. El día que la Humanidad, que todos los Seres Humanos en nuestro Planeta, tengamos la capacidad de ser consecuentes con ese precepto de amar al prójimo como a uno mismo, entonces, ahí estará la Nueva Sociedad construida verdaderamente en Paz, verdaderamente en Jus-ticia, verdaderamente en Libertad.

Mientras tanto, hay que continuar batallando. Batallando está Cuba, bloqueada ya por décadas, por el Imperio; batallando están los Cinco Héroes víctimas del Imperio, en las cárceles del Imperio, ahí están batallando los Cinco Héroes, dándonos un ejemplo de Dignidad, de entereza, dando un ejemplo de combatividad.

Batallando está Cuba, en medio de las dificul-tades que le ha traído al mundo esta crisis del capitalismo global. Está batallando Cuba ¡sin renunciar a la Solidaridad! y ustedes son el mejor ejemplo de esa consecuencia, que ha sido la prédica y la práctica de la Revolución Cubana; que ha sido la prédica y la esencia de la forta-leza de la Revolución Cubana, siempre estimulada por la palabra de nuestro querido hermano, el Comandante Fidel Castro Ruz.

Fidel… ¡aquí estamos Fidel! librando esta batalla, y aquí estás vos, Fidel, al frente de estos luchadores, al frente de estos combatientes por la Vida, luchadores por la Vida, que están llegando a los hogares nicaragüenses, a llevar un mensaje de esperanza. Porque seguramente ya nos estaremos preguntando, bueno… ¿después de este diagnóstico, qué? El diagnóstico es fundamental para luego desarrollar los programas corres-pondientes.

Con un diagnóstico, independientemente de la cooperación que, de manera extraordinaria, Cuba siempre nos ha brindado, sabemos que las demandas son enormes, pero ahora somos parte del ALBA y, con un diagnóstico, podemos presentarlo en el ALBA y decirle a los hermanos países del ALBA: “aquí está este diagnóstico, lo certifican los hermanos cubanos que estuvieron laborando en Nicaragua, y para poder atender las demandas de este diagnóstico, están estos proyectos, estos programas.” Y ahí, seguro que vamos a contar con recursos para atender las demandas de las familias nicaragüenses que tienen este tipo de situaciones.

De igual manera a los Organismos Interna-cionales, o sea, con un diagnóstico vamos con la fortaleza, con la seguridad que, presentado a los Organismos internacionales, a la OMS, a la OPS, Organismos que tienen que ver con el tema de la Salud, seguramente tendremos ahí, el instrumento para poder contar con los recursos que nos permitan atender a las miles de personas, niñ@s, jóvenes, adultos, ancianos, que se encuentran padeciendo de diferentes discapacidades.

Y cuando hablamos de discapacidades aquí en Nicaragua, estamos hablando de discapacidades que tienen que ver, muchas de ellas, con la situación de extrema pobreza que durante siglos se esta-bleció en nuestro país. Cuando hablamos de diferentes discapacidades, también estamos ha-blando de las víctimas de guerra, de los miles de hermanos lisiados de guerra, que perdieron el brazo, la pierna, que perdieron la vista, donde ahora estamos haciendo esfuerzos para que a los que ya se les venció la prótesis, puedan tener una prótesis nueva. Porque desgraciadamente, en los últimos 16 años, aquí la política era de “sálvese quien pueda”, y se fueron venciendo las prótesis de los compañeros víctimas de guerra. Y nos hemos dado a la tarea, en la medida de nuestras posibilidades, de ir reponiendo estas prótesis por unas nuevas.

Además, demandan lógicamente, de una atención integral, porque tiene que ver con las condi-ciones físicas del compañero; talvez cuando le pusieron aquella prótesis, su peso era mucho menor, era más delgado, ahora ya ha cogido más peso; y son detalles, es decir, ya la prótesis no funcionaba, aparte de que está deteriorada.

Entonces, lo importante es que el diagnóstico va a ser la principal herramienta, el principal instrumento, para buscar y encontrar los recursos que seguramente vamos a encontrar, presentando los programas correspondientes, a la par de este diagnóstico.

No nos queda más que decirles, querid@s compa-ñer@s cuban@s, que nos sentimos muy contentos de tenerlos en estas tierras, que son sus tierras; en esta Patria, que es su Patria.

Ahora, a incorporarse al Contingente de herman@s cuban@s que ya tienen un buen rato de estar por acá, que se encuentran desde Waspam, en Río Coco, en la frontera con Honduras; hasta los que se encuentran en Bilwi, en Bluefields, en la Costa del Caribe también; en Muelle de los Bueyes, en la zona central, sur de Nicaragua; en Río San Juan, en Matagalpa, en Ciudad Sandino… ¡están presentes por todos lados!

Para todos ellos, en este Día del Guerrillero Heroico, para todos estos hermanos y hermanas cubanas que se encuentran laborando en todos estos sitios, y  para todos ustedes… nuestro abrazo, lleno de Amor, lleno de Solidaridad, lleno de Esperanza. ¡Bienvenidos, queridos hermanos…! ¡Hasta la Victoria Siempre!

también te puede interesar